Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 17 de enero de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El acoso escolar. Qué es y qué podemos hacer

El acoso escolar o bullying es una forma de maltrato que se expresa en el entorno de la escuela, los psicólogos expertos en bullying del Centro Cepsim señalan que se refiere a cualquier tipo de maltrato sea psicológico o físico que sucede de manera reiterada en un período de tiempo

 

Cuando nos referimos al entorno de la escuela, no sólo hacemos mención a que se produce dentro del recinto escolar, sino que son conductas de malos tratos que suceden entre alumnos de la escuela, pudiendo manifestarse tanto dentro como fuera del establecimiento escolar e inclusive también, el acoso puede expresarse por medios informáticos -internet, redes sociales, whatssap-, en lo que se llama ciberacoso.

Este tipo de violencia también se define como un abuso de poder, donde la víctima es puesta en un lugar inferior, siendo denigrada, psicológica, física y emocionalmente.

Los malos tratos lo sufren niños y niñas de diferentes edades y sus agresores también son niños y niñas de todas las edades.

El objetivo principal del acosador es el de someter y denigrar a las víctimas. Por ello se la intimida y humilla. Estas acciones se realizan de manera continua y muchas veces de forma metódica, con un hostigamiento constante.

 

Existen diferentes formas de acoso escolar o bullying, que pueden darse de forma separada o conjunta:

·      Maltrato Físico: se puede expresar en empujones, patadas, puñetazos, mordiscos, agredir con objetos, etc. Dentro de este grupo también podemos incluir las coacciones que se realizan para que la víctima haga cosas que no quiere. Con la coacción se pretende ejercer un dominio y un sometimiento total de su voluntad.

      Acoso Verbal: Poner motes, insultos, menosprecios en público, burlas, humillaciones.

       Acoso Psicológico: todos los actos de acoso afectan la autoestima y minan la seguridad de la víctima, en realidad detrás de todo tipo de violencia hay un daño psicológico. Con las conductas de acoso se le hace sentir al compañero como si fuera alguien despreciable, ridículo, digno de recibir burlas y menosprecios.

      Social: se caracteriza por conductas de aislamiento, encasillar a los excluidos en grupos que se desvalorizan –los pringados, los frikis, etc-, buscando su marginación. Con ello, se pretende estigmatizar a las víctimas. Otras formas de maltrato son prohibirles jugar en un grupo, buscar que nadie le hable o se comuniquen con la víctima. Se coloca al marginado o los marginados como chivo expiatorio de todo lo que pasa, culpándoles de todo, además se les tilda de blandos, flojos, tontos, etc.

 

      Ciberacoso: si bien este tipo de violencia puede agregarse en los otros, lo separamos porque en la actualidad ha adquirido dimensiones importantes, este tipo de bulling se caracteriza por menosprecios y humillaciones a través de las redes sociales, insultos y amenazas por los mismos medios o por chats. También se suelen grabar acciones de acoso y luego se suben a internet, etc.

 

Consecuencias y efectos

Las víctimas bullying o acoso escolar pueden sufrir distintas consecuencias psicológicas que si no se detienen y no se les ayuda a superarlas, pueden perdurar y marcar la vida de estas personas. Por ello es importante tomar consciencia de la gravedad y magnitud del problema y de la necesidad de erradicarlo.

Las principales consecuencias, dependen de diferentes factores, como por el tipo de acoso, la duración y gravedad sufrida, si se detuvo o no, si las autoridades y/o los padres hicieron algo para proteger a la víctima. Todo ello determinará la gravedad y magnitud de las secuelas psicológicas. Algunas de estas consecuencias pueden ser:

 

1.    Estrés

2.    Ansiedad y depresión

3.    Trastornos psicosomáticos

4.    Problemas relacionales.

5.    Problemas laborales.

6.    Adicciones

7.    Suicidio

 

Cómo detectar el acoso escolar

 

Existen muchos posibles indicadores, algunos de ellos pueden ser:

 

Indicadores que se manifiestan en la escuela

 

      Los niños y adolescentes acosados suelen estar solos y aislados, en los recreos, se puede observar que nadie quiere estar con ellos, se les alejan. En el aula nadie quiere trabajar con ellos.

      Suelen tener motes denigrantes, reciben burlas en todos lados, incluso en la misma clase para ridiculizarlos ante los demás.

      Faltan más a menudo de lo habitual a clases, expresa que se siente enfermo para irse, etc.

      Cambios bruscos de emociones.

      Conductas de huida y evitación.

      Pueden recibir agresiones físicas, además suelen ser niños tranquilos, si se le comienza a observar en peleas o que tiene una conducta más agresiva, puede ser un indicador de que se está defendiendo de agresiones.

      Cambio de conducta, se lo ve más deprimido y/o ansioso y con miedo.

      Falta de motivación en las clases y puede comenzar a bajar el rendimiento. Expresa apatía

      No quiere salir al recreo.

      Puede aparecer con el material escolar roto, arruinado o se le puede hacer desaparecer. Si tiene miedo dirá que se le perdió.

 

Indicadores para padres

 

Algunos indicadores que puede detectar la familia son:

 

      Pueden llegar de la escuela con arañazos o golpes. Suelen dar explicaciones poco consistentes. Observar si aparecen más veces.

      Pueden presentarse en casa con el material escolar estropeado o diciendo que se le ha perdido, también puede tener la ropa desordenada o dañada.

      No quieren ir a la escuela, se les nota nerviosos y con ansiedad por tener que ir. Pueden tener problemas de sueño, notarse más deprimido, sin apetito, incluso van dejando de hacer las actividades que antes les resultaban agradables.

      Expresan más problemas de salud: dolor de estómago, de cabeza, insomnio, pesadillas, falta de apetito, problemas gastrointestinales, ahogos, mareos.

      Piden a los padres más dinero o llevar más comida de lo habitual, que suelen ser el pago que tiene que efectuar a los agresores. A veces puede esconder esta conducta e incluso robar el dinero.

      No realiza actividades con su compañeros, nunca les invitan a fiestas y si lo hacen se niega a ir.

      Se encuentran cabizbajos, estresados y tristes. También puede presentar cambios de humor y estar más irritable y enfadado en casa.

      Se aísla y se torna más callado. Se lo ve apático y sin motivación. Se vuelve pesimistas.

      Dificultades de concentración.

      Se niega a ingresar a sus redes sociales o se encuentra triste o ansioso luego de estar en ellos.

Para poder evitar y prevenir el acoso escolar, es importante contar con protocolos establecidos que involucren a toda la escuela, profesores, directores, alumnos y padres. Todos son agentes importantes para detectarlo y detener los acosos y también para prevenirlo y fomentar el respeto y la solidaridad entre todo el colectivo educativo.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias