Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Nuevos estudios indican lo perjudicial que es comer carne roja

Diversas son las opiniones en las que se sabe que la carne roja no es buena para la salud, sobre todo se ha demostrado en estudios científicos. Cada uno de ellos ha tenido como objeto comprobar hasta qué punto es dañino en la salud de los seres humanos.

Recientemente se hizo un estudio elaborado por la Universidad de Australia del Sur en conjunto con la Universidad Nacional de Gyeongsang, donde se determinó nueva información de los posibles riesgos de consumir carne roja.

La AGE y la carne roja

Cuando la carne roja se cocina y queda casi quemada genera lo que se llama Glicación Avanzada (AGE), es el estado que al que llega cuando se frita o se hace a la parrilla. Estas AGE se acumulan en el organismo cuando se consume. Esto podría ocasionar problemas en la salud, específicamente que la células no funcionen adecuadamente.

El problema que ocasiona los AGE se incrementan cuando hay un consumo rico en carnes rojas y granos procesados. En este sentido, los investigadores determinaron que este tipo de dieta aumenta abruptamente los niveles de AGE.  Ahora bien, que haya niveles altos de AGE en la sangre es tener riesgos más altos de sufrir enfermedades cardiovasculares.

A menor consumo de carne roja, menor es el AGE

Otro estudio publicado en la revista Nutrients y que también se orientó en otra dieta a base de lácteos, nueces, legumbre y carnes blandas al vapor. Llevar la 2da dieta reduce los niveles de AGE en la sangre, por lo cual los riesgos de enfermedades coronarias son menores.

El estudio indica que consumir carne muy cocida puede generar problemas de salud a largo plazo, debido a la acumulación de niveles de AGE. Aunque los investigadores no aconsejan que la dieta a base de carnes rojas se elimine abruptamente.

La sugerencia que se hace es el consumo moderado de carne roja, de tal manera que no influya en niveles altos de AGE. También es necesario variar el consumo de tipos de carnes, que no siempre sea la misma.   

Lo más importante es que la carne roja no sea siempre parte del menú diario de los alimentos que consumes. De esta manera, los riesgos en tu salud son mínimos. Como dijimos lo mejor es moderar el consumo de carnes rojas.

Otros estudios

El 1ero de octubre se publicó seis artículos en la revista Annals of Internal Medicine sobre la influencia del consumo de carne roja en la salud. El primero de estos concluyó que comer carnes rojas puede generar problemas de salud a largo plazo. En el segundo estudio dio como resultado que un consumo menor reduce la probabilidad de cáncer.

Por otro lado, en el tercer estudio se determinó que la relación entre la carne roja y la mortalidad posee un vínculo muy pequeño. En el cuarto, nuevamente concluye que la carne roja tiene poco o ningún efecto en los resultados cardiometabólicos o mortalidad por cáncer.

En el quinto artículo se determinó que hay una relación entre la ingesta de carne roja y un índice mayor de cáncer o de muertes por esta causa. Y el sexto artículo que indicaba el consumo de carne roja como parte de la cultura y de no estar dispuesto a dejar de comer carne.

Género al que pertenece la obra: Guión
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias