Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de diciembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Un nuevo integrante en la familia: compras impensadas

Desde hace un par de días vive en mi casa un gatito. Lo hallé en la calle abandonado, sucio, flaquito y no dude ni un segundo en adoptarlo. Aclaro que antes de llevarlo a mi hogar he acudido a un veterinario para que le realice las pruebas correspondientes. Todo ha salido bien y Benito, así le he puesto, ya está feliz viviendo en su nueva casa.

Benito es muy activo y le encanta estar donde yo voy. Duerme en mi cama a pesar que le he comprado una con muchas cositas para gatitos pero él ni caso. Prefiere acurrucarse a mi lado.

¡Benito ya ha hecho un par de destrozos!

A pesar de tener en casa solo un par de días ya ha roto y destrozado muchas cosas. Hasta el momento de escribir este artículo la lista contiene: 4 platos, 2 vasos, 1 mando de play station y 1 tecla de mi laptop.

Disfruta tirando cosas al suelo. Es increíble, le da igual que lo esté mirando o no. Él va con su patita y empuja todo lo que tiene a su alcance. Encima mira muy entretenido cuando las cosas caen.

Quienes tienen gato saben que esto suele ser común en estos animalitos pero el caso de Benito me parece particular. Él busca cosas para tirar al suelo.

Debo aclarar que los platos los ha roto no por empujarlos sino por haber saltado sobre ellos. Al hacer fuerza, los levantó de un extremo y como se encontraban muy a la orilla de la mesada de la cocina cayeron al suelo y se hicieron añicos.

Obviamente ni siquiera lo reté porque fue un accidente. Acudí a la tienda donde suelo comprar estos artículos para el hogar. Adquirí un set de seis platos, lisos, blancos tal como a mí me gusta y cuatro vasos. Allí busqué escurreplatos y la señora que me atendía me recomendó escurreplatos colgante pero en ese momento no tenían en stock y recién dispondrían de ellos en una semana.

Regresé a casa con mi vajilla nueva y busque opciones para comprar escurreplatos colgantes. En realidad buscaba ver muchas opciones de los mismos para tener una idea más clara acerca de lo que realmente preciso. Ingresé a varias webs pero me quedo con lo visto en https://escurreplatos.top. Tenían lo que precisaba un catálogo bien variado de este tipo de artículos.

En unos días me llegará el pedido realizado un escurridor de pared muy bonito y moderno. A Benito le será muy complicado destrozar la vajilla por otra parte, al ser colgante evito perder espacio de la mesada.

En pocas palabras, he tenido varios gastos que no tenía pensado realizar. En primer lugar, la consulta al veterinario, la desparasitación, los accesorios para Benito y las compras del bazar para reemplazar las cosas rotas. De todos modos Benito lo arregla siendo cariñoso y jugando conmigo.

Benito, el destrozón ¡Continuará!

Como bien dije anteriormente, Benito es súper cariñoso pero también súper destrozón. Me está siendo complicado educarlo para que no haga esas cosas. En este artículo iba contar otros desastres que ha realizado pero prefiero dejarlo para otro artículo porque de lo contrario este se extendería demasiado.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias