Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

4 Ventajas de tener un vigilabebés en casa

La llegada al mundo de un bebé hace muchísima ilusión, por lo que todo preparativo se vuelve poco. Ropitas, patucos, cuna, sábanas, silla de paseo, juguetes, biberones... Quien ha vivido ese momento sabe bien de qué hablamos.

E igualmente sabe la importancia de contar con un buen vigilabebés. Desde el punto de vista tecnológico, los padres de hoy día lo tenemos todo cada vez más fácil para criar a nuestros retoños, y este aparato es uno de los mejores ejemplos.


También es verdad que ahora mismo disponemos de una extensísima gama de modelos que abarcan desde los más básicos a otros verdaderamente sofisticados, en los que merece la pena emplear el dinero.


Así pues, los hay con cámaras giratorias para captar todo el entorno, con intercomunicadores para hablarles y calmarles a distancia, con posibilidad de vigilancia remota a través de la sincronización con otros dispositivos...


Incluso hay ejemplares que incluyen nanas para relajarlos y que pueden asimismo registrar la temperatura de la estancia en que el crío se encuentre. Lógicamente, cuánto más complejo sea el aparato, más costoso.
Pero no vamos a entrar ahora en un análisis de precios. En lo que queremos centrarnos es en las ventajas en general del uso de estos extraordinarios inventos, y son las siguientes:


1. Son unos elementos estupendos de cara a la seguridad del niño, pues nos permiten percibir su llanto de inmediato. De esta forma, si trata de incorporarse en su cunita, podremos acudir sobra la marcha a prestarle la debida atención.

Aunque hay bebés llorones por naturaleza, no olvidemos que el llanto proviene muchas veces de causas justificadas, como un vómito repentino o que el niño se encuentre incómodo por cualquier otra circunstancia.

2. Permiten gozar a los padres de absoluta tranquilidad, a sabiendas de que podrán conocer en todo momento cualquier irregularidad en cuanto a su sueño o su estado, a pesar de no estar cerca.

3. Brindan, por tanto, la oportunidad a los adultos de hacer otras cosas mientras ellos duermen o están tranquilamente jugando en su cunita o parque infantil.

4. Dan la oportunidad de observarles desde la distancia sin que se despierten en ningún momento. Ya se sabe que, por mucho cuidado que uno tenga, cuando entramos en su habitación... ¡zas!, basta un mínimo tropezón para que rompan a llorar como por arte de magia, y adiós a nuestra tranquilidad y la suya.


Creemos que estos 4 motivos son suficientes para plantearnos incluir entre sus enseres un vigilabebés, por sencillo que sea. No obstante, como decíamos, hay modelos que van mucho más allá.


Rizando el rizo, los hay con una serie de canciones de cuna grabadas que puedes reproducir para ayudarle a dormir. Asimismo, otros tienen lucecita incorporada, con lo cual no tendremos necesidad alguna de comprar aparte el típico pequeño piloto de luz que se mantiene encendido durante toda la noche.


Tú eliges, pero la experiencia profesional indica que contar con estos modernos equipos sirve de gran ayuda para los padres en su día a día.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias