Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 9 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cuántos tipos de préstamos bancarios existen

Los préstamos bancarios se refieren a una determinada cantidad de dinero que el banco concede, con carácter devolutivo, a un cliente para la realización de un evento planificado o no; debe ser solicitado con anterioridad. El Préstamo Younited Credit debe ser devuelto en su totalidad: al aceptar el contrato, el consumidor se verá en la obligación de cancelar la cantidad estipulada con sus respectivas comisiones, en el periodo pactado.

Cuando una persona pide un préstamo de cualquier cantidad de dinero a un banco, este se va a encargar de evaluar la situación financiera de la misma, para así poder aceptar o rechazar la petición. A la hora de tomar una decisión con estas, se debe tener un gran sentido de la responsabilidad y prudencia, ya que se busca que un préstamo bancario sea la solución a un problema y no un agravante.

Clasificación de los préstamos bancarios

Existen múltiples de subdivisiones cuando nos referimos a préstamos bancarios, puesto que los mismos se van a clasificar dependiendo de sus características específicas. Buscan cubrir a la perfección cada una de las necesidades de los beneficiados, mientras que al mismo tiempo buscan facilitarles un aspecto de su vida. A pesar de que existen muchos tipos de préstamos, podemos encontrar que los más comunes son según su plazo de vencimiento y finalidad.

Tipos de préstamos según el plazo de vencimiento que posean

Es una de las características más importantes cuando queremos solicitar un préstamo, puesto que va a representar el periodo de tiempo que tenemos para cancelar la deuda. Los préstamos a corto plazo son aquellos que son concedidos por una prórroga máxima de un año, por ende, son los que generan menor porcentaje de interés.

El periodo de vencimiento de los préstamos a mediano plazo va a rondar entre 1 año y 1 día hasta los 3 años, aproximadamente. Por último tenemos los préstamos bancarios a largo plazo, en los cuales el periodo de facturación oscila a partir de los tres años hasta el tiempo límite que crea conveniente la entidad bancaria.

Tipos de préstamos según el destino o finalidad

Como bien lo dice su nombre, estos se van ordenar dependiendo la finalidad que le tenga el beneficiario. Los préstamos personales son los que se utilizan para costear algún percance o necesidad que surja en un momento determinado, por ejemplo, una emergencia, irse de viaje, celebraciones, bodas, reparaciones, entre otros.

Los préstamos al consumo son específicos para que puedas cubrir el pago o la cuota inicial de un bien de consumo duradero que desees adquirir, es decir, este es el préstamo que deberás solicitar cuando quieras comprar un automóvil nuevo, una vivienda, muebles o electrodomésticos para tu hogar.

No obstante, suelen ser de una cantidad de dinero pequeña, la cual sebe ser liquidada en un corto periodo. Es el turno de los préstamos de estudio, uno de los más requeridos. A pesar de que su auge comenzó en Reino Unido y en Estados Unidos, ha logrado llegar a los diferentes bancos del mundo, para así permitir una mejor calidad de estudio a los futuros profesionales del país.

Su finalidad es la de financiar las matrículas universitarias, masters, postgrados, entre otros estudios que se encuentren avalados. Los intereses de este tipo de préstamo suelen ser más económicos que los de préstamos personales. Los préstamos hipotecarios también representan uno de los más solicitados por el público.

Cuando nos referimos a una hipoteca, hablamos de que el solicitante concede un bien como una garantía del cumplimiento de una obligación, en este caso, la solvencia del pago. Normalmente, se utiliza como garantía un inmueble que puede ser una vivienda, un local, entre otros.

Se caracteriza por ser a largo plazo, comprendiendo periodos entre los 3 hasta los 30 años. Existen diversos tipos dependiendo de los intereses, la cuota a pagar o la moneda en la que se cancele la deuda.

Por último tenemos a los préstamos para empresa, estos son una forma de financiación que las compañías con pocos recursos utilizan para poder costear la producción, conseguir capital para comenzar con tu empresa, realizar inversión en activos fijos, expandir el negocio o poner a marchar diferentes proyectos. En España se pueden encontrar el crowdlending o crowdfunding, los cuales son modelos modernos de financiación para empresas pequeñas. Los préstamos para empresa se pueden dividir en dos:

  1. Préstamos para empresa a corto plazo: tienen como finalidad amortizar algún inconveniente que surja durante el normal desenvolvimiento de la empresa o un pago que necesite solventar la misma. Por ejemplo, campañas de producción, empresas que tengan abundante flujo de entrada y salida monetaria, o invertir en la propia empresa. El préstamo será otorgado siempre y cuando la compañía pueda saldar la deuda en un plazo corto.
  2. Préstamos para empresa a media y largo plazo: enfocado en las empresas emergentes y en los emprendimientos. En la etapa de iniciar una empresa se requiere de mucho dinero puesto que se debe comprar maquinaria, equipos, instalaciones técnicas, remodelaciones, activos materiales, entre otros, por lo que este tipo de préstamo sería el ideal.
Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias