Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Técnica como cambiar una cerradura de la puerta

El cambio de la cerradura de una puerta puede darse por varios motivos, ya sea porque la misma es muy antigua, el extravío o robo de las llaves, que esta no cierre de la forma adecuada, infortunadamente se nos parta la llave dentro de la cerradura o porque simplemente queremos cambiarla por una mucho más nueva que nos brinde mayor seguridad y confianza.

En épocas de confinamiento, esto puede representar un problema, puesto que a pesar de que la cerradura no cumple su rol a cabalidad no podremos contactar a un cerrajero para que realice el cambio de la misma. Pero no te preocupes, no tendrás que dormir con la preocupación de que la puerta se encuentre abierta, ya que cambiar una cerradura es mucho más sencillo de lo que piensas y en este artículo te enseñaremos paso a paso como lograrlo.

Cambiar tu cerradura es muy fácil y te lo demostraremos

Nadie se encuentra excepto de sufrir algún inconveniente con la cerradura de cualquier puerta así sea del hogar, trabajo o cualquier otro sitio. Y es que estos accidentes son más comunes de lo que imaginas y en la mayoría de las oportunidades tenemos prisa por entrar o salir de donde nos encontramos, por lo cual esperar a una persona experta en el tema puede sentirse como una eternidad.

Sin importar cual sea el caso por el que requiramos cambiar la cerradura, siempre es pertinente tener conocimiento acerca de cómo cambiar la misma. Como sabemos que estas situaciones pueden ser de vida o muerte, en este artículo te enseñaremos una técnica muy útil para que tú mismo cambies la cerradura sin problema alguno.

Este procedimiento te puede parecer un poco engorroso, pero te aseguramos que no lo es. Para llevar a cabo el cambio de tu cerradura, vas a solicitar un destornillador y una cerradura nueva. Comienza zafando los tornillos de arriba y debajo de la manivela y todos aquellos que se encuentren alrededor, para así poder sacarla con mayor facilidad. En su mayoría estos tornillos son de cabeza cruciforme, por lo que necesitarás un destornillador de estrella.

Deberás realizar un poco de presión o fuerza hacia arriba o algunos lados para que este pueda salir sin problema alguno. Ahora, coloca la nueva cerradura donde se encontraba la anterior, asegurándote que el resbalón se encuentre del lado correcto y que este alcance perfectamente.

Este paso será primordial, así que con calma deberás ajustar la nueva cerradura en el hueco correspondiente para evitar problemas futuros como que la puerta no cierre correctamente. Siempre debes tener presente que, en el caso de puerta blindadas, el protocolo debe ser un poco más rustico, pero siempre serán los mismos pasos a seguir.

Para finalizar, solo resta colocar los tornillos nuevamente en su lugar e ir ajustado uno por uno hasta alcanzar su límite. ¡Y listo!, ya te encentras en capacidad de cambiar una cerradura sin ningún tipo de ayuda.

Si tienes inconvenientes con el bombín, también puedes solucionarlo

A veces nuestro problema no se centra en la cerradura, propiamente dicha, sino en el bombín; ese artefacto que está destinado a que introduzcamos la llave en él, para luego girarlo y así poder abrir la puerta con completo éxito. Aunque parezca un poco complicado, también podremos cambiarlo si llegamos a tener problemas con el mismo, y es que solo tenemos que seguir unas sencillas recomendaciones.

Antes de comenzar, deberás reunir todos los instrumentos a utilizar, los cuales serán un destornillador cuya punto u hoja sea acorde a los tornillos de cada cerradura.

Ahora bien, primero hay que retirar el tornillo que asegura el bombín a la cerradura que se encuentra en la parte lateral de la puerta, esto realízalo con un destornillador. Para poder mover el mismo, introduce una llave en él y gíralo de modo que pareciera que estuvieses abriendo la puerta.

En caso de no poseerla, utiliza una llave similar que encaje en la abertura. Si se atoró un pedazo de llave dentro del mismo, introduce otra por el lado que no se encuentra obstruido. Este paso es primordial, puesto que es la manera más sencilla de alinear los cierres internos del bombín, los que nos facilitará su salida. Es hora de integrar el nuevo bombín en el hueco que resultó después de haber sacado el antiguo.

Deberás reemplazarlo con uno similar, te recomendamos que adquieras el mismo llevando tu bombín viejo a la ferretería como ejemplo y así puedas adquirir uno exactamente igual. De esta manera te estarás ahorrando la molestia ocasionada por que la pieza no encaje en la puerta por ser de un tamaño diferente.

Cuando ya tengas el bombín nuevo en tus manos, procede a colocarlo en su lugar correspondiente en la puerta. Si se te hace un poco complejo este paso, te sugerimos que recurras a la llave que utilizaste anteriormente, para que así puedas adaptar el elemento con una facilidad mayor. Para finalizar este trabajo tan sencillo, lo único que debes hacer es volver a colocar el tornillo lateral y apretarlo hasta su máxima capacidad.

De esta manera estarás fijando el bombín por completo y tu trabajo estará finalizado. En menos tiempo del que imaginabas, lograste cambiar un bombín viejo por uno nuevo sin necesidad de recurrir a un cerrajero o de tener profundos conocimientos en el tema. Cambiar un bombín es más sencillo de lo que imaginabas.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias