Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 29 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Tipos y funciones de microscopio electrónico

Desde la invención de los microscopios, estos han representado un gran aporte al mundo de la ciencia, específicamente, en las áreas de la biología y la medicina, llevándose a cabo numerosas investigaciones que han forman parte de la historia. Todo esto gracias a que se encarga de ampliar los detalles más mínimos, de objetos o seres de un pequeñísimo tamaño, otorgando una mejor imagen de la misma.

Ahora bien, gracias a los avances de la tecnología existe el microscopio electrónico, el cual aporta una imagen mucho más nítida, detallada y amplificada, en comparación con los demás. Esto se debe a que a que funciona con electrodos que iluminan el objeto para que se pueda obtener una mejor resolución. Asimismo, se clasifica en varios subtipos y cuenta con diversas funciones, los cuales te vamos a profundizar a continuación.

Tipos de los microscopios electrónicos, con sus funciones

Dentro de la clasificación de los microscopios electrónicos, vamos a encontrar tres subtipos, cada uno con características y funciones diferentes. No obstante, existen dos tipos que serán más conocidos que el tercero. Cuando hablamos de aquellos que son más utilizados, nos referimos al microscopio electrónico de transmisión (TEM) y al microscopio electrónico de barrido (SEM).

El microscopio electrónico de transmisión, trasmission electron microscope en inglés, también es conocido como el microscopio electrónico original, puesto que fue el primero de su clasificación que empezó a fabricarse. Se caracteriza porque permite trabaja con muestra dispuesta en cortes ultrafinos (de no más de 2000 nanómetros), permitiendo que el observador logre captar las estructuras internas de la misma. La imagen que da como resultado es muy nítida, en tonalidades grises, semejante a una radiografía.

Funciona con haz electrónico de alto voltaje, el cual es proporcionado gracias a una pistola de electrón que se ubica por debajo de la muestra para iluminarla. Así, el haz al pasar a través de la muestra, los electrones se dispersan para ofrecer una imagen muy nítida, es decir, produce que el lente del microscopio capte hasta el detalle más pequeño del espécimen. Podremos visualizar el resultado, mediante la pantalla de un ordenador (a la cual pudiesen ser agregados colores si así se requiere), proyectar sobre una lámina fluorescente de zinc u otros métodos.

Normalmente, vamos a encontrar que este tipo de microscopio es altamente utilizado en para el área de la minería, específicamente para el estudio e investigación de minerales, metales y células moleculares. En el caso de la microbiología es perfecto para analizar la estructura de un virus, aportando datos importantes para la epidemiologia. Siendo así, indispensable en estos campos, puesto que solo otorga información acerca de la conformación interna de la muestra.

El segundo tipo es el microscopio de barrido o scannig electron microscope. Cuenta con una función un poco distinta al anterior, puesto que este se encarga de otorgarnos información acerca de la forma tridimensional y la superficie de la muestra. Utilizando un haz electrónico concentrado en electrones, pero de bajo voltaje, recorre el espécimen punto por punto simulando una especie de barrido.

Es considerado uno de los microscopios más prácticos, porque no requiere que se le realicen muchos preparativos a la muestra para analizar, por lo que no tendrás que cortarlo en capas. No obstante, solo podrá visualizar muestras que sean conductores, es decir, que se tienen que realizar pruebas, bañando diferentes partes de la muestra con oro u otro metal conductor, para determinar la conducción del espécimen.

Es muy valorado gracias a que ofrece imágenes tridimensionales, siendo estas mucho más realistas que cualquier otra. Asimismo, puede ampliar hasta un máximo de doscientas mil veces más de lo percibido a simple vista con el ojo humano, pero teniendo una ampliación más baja que los microscopios de transmisión. Son muy utilizados en biología celular para la exploración de microorganismos y células.

Conoce el otro tipo de microscopio electrónico

Como nombramos con anterioridad, existe tres tipos de microscopios electrónicos que van a tener funciones distintas entre sí. Ahora bien, los microscopios de barrido y transmisión son los más utilizados. Sin embargo, existe otro tipo que será igual de importante, pero menos demandado por la comunidad científica.

Nos referimos al microscopio electrónico de reflexión (REM). Como todos los microscopios electrónicos, utiliza un haz rico en electrones que refleja la muestra para que se pueda obtener una visión más clara de la misma. En este caso, el haz no es absorbido por la muestra ni se dispersa como en el SEM y TEM, sino que se refleja y puede ser detectado.

Asimismo, siempre se acompaña con la técnica de difracción de electrones de alta energía de flexión, lo que le permite obtener información acerca de la superficie de diversos y numerosos materiales. También encontramos que es muy utilizado en conjunto con la microscopia de baja energía, de esta manera, logran ser la dupla perfecta para aportar datos que ayuden a reconstruir una imagen de microestructura.

Fuente: Microscopio electrónico

Género al que pertenece la obra: Narrativa,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias