Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Embalaje industrial para productos agroalimenticios

Siempre ha existido la necesidad de preservar, ya en la prehistoria el hombre tenía la necesidad de conservar sus productos. Con el tiempo, los usos de los recipientes han evolucionado en base a las necesidades sociales, comerciales  e industriales, dando lugar al embalaje industrial, cuyas funciones principales son  preservar, contener, transportar, informar, expresar, impactar y proteger el  contenido.

¿Qué es un embalaje?

Aunque el envase fue el antecesor del embalaje, debemos tener clara la diferencia existente entre ambos. Mientras que el envase se refiere al recipiente que contiene, protege y realiza la presentación comercial de la mercancía, en la estructura del embalaje se pueden diferenciar tres niveles: primario, secundario y terciario:

  • El empaque primario es el que está en contacto directo con el producto.
  • El secundario es el que contiene uno o varios empaques primarios.
  • El  terciario es el que agrupa y unifica a los anteriores en un contenedor  para protegerlos durante el proceso de distribución de determinados riesgos (mecánicos,climáticos...)

Importancia del embalaje industrial para productos agroalimenticios

Los productos agroalimenticios se caracterizan por su naturaleza perecedera. Los factores determinantes del  deterioro son la temperatura y las concentraciones de etileno.

Afortunadamente, la  tecnología moderna emplea métodos sofisticados para retrasar el deterioro de estos productos y los materiales de embalaje industrial para productos agroalimenticios forman parte del sistema.

Resulta obvio que el papel que desempeña el embalaje agrícola durante la cosecha, manipulación o almacenaje influye en el nivel de calidad del producto final:

  • En el campo. Durante la cosecha, el embalaje  agrícola tiene una función de contención del producto. Las cestas,  contenedores, jaulas u otros recipientes necesitan ser de material  resistente, ligero y fácil de limpiar. Estos elementos,  aportan una reducción de merma durante la  manipulación del producto, promueven la mecanización al reducir los  costos de mano de obra y facilitan el transporte.
  • Durante el transporte. Los productos agrícolas  pueden recibir tensiones térmicas y mecánicas que afectan a su calidad.  El estrés y los golpes provoca que los frutos, incrementen sus emisiones de etileno y aceleren su  envejecimiento. El embalaje industrial para productos agroalimenticios ahorra costos de transporte por  partida doble: por la protección de la integridad del producto y, por su  diseño, por optimizar el espacio disponible en los camiones o  contenedores.
  • En el punto de venta, el embalaje industrial para productos agroalimenticios  constituye una herramienta de marketing, un medio para atraer la atención del consumidor y para diferenciar el producto de la  competencia.

¿Qué embalaje industrial es el más adecuado para mis productos agroalimenticios ?

Se puede comenzar formulando y aclarando el tipo de producto que se desea embalar.

Este  concepto se basa en la idea de determinar si el mismo producto será el  que soportará el peso de carga  o es lo que debe hacer el  embalaje.

Con esto en mente se debe tener una mejor referencia para decidir si el embalaje será de mayor o de menor resistencia.

El  segundo punto que consideramos como el más importante a la hora de  embalar un artículo es determinar o conocer el formato del mismo. Sabiendo  la forma de la mercancía se hace mucho más sencillo escoger el  accesorio para agricultura.

Este  asunto influye directamente en cómo colocar el producto dentro del  embalaje para la agricultura, determina los sistemas de fijación, la calidad del material y otros puntos más.

Todas las cosas y medidas son necesarias para asegurar que el producto llegue en perfectas condiciones hasta su destinatario.

Un sistema de embalaje sostenible

Una de las claves  para contribuir a una mejora medioambiental es unir este tipo de embalaje al modelo de  economía circular y con ello, paliar en lo posible, el impacto que causamos en nuestro entorno.

Adquirir un compromiso ecológico en los tiempos que corren es fundamental.

Los embalajes industriales para productos agroalimenticios, son diseñados para ser robustos y duraderos, sin incidencias en el transporte, fáciles de reparar y reutilizar, fáciles  de desmontar y fáciles de reconvertir. Son, en definitiva, una garantía medioambiental.

Así pues, resulta obvio que este tipo de embalaje es el más adecuado para el consumidor del siglo XXI que valora aspectos que van desde la trazabilidad del producto, hasta la posibilidad de reciclaje de materiales de embalajes agrícolas.

No lo dudes más y busca el tuyo. ¡Entra ya en Green Box!

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias