Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Conoce los diferentes tipos de despido laboral

Sin importar el contexto, un despido laboral siempre será una situación un poco compleja e incómoda de afrontar, tanto para el empleador como para el empleado. Y es que no importa el papel que desempeñes en la empresa, el desconocimiento a cerca de los tipos de despidos laborales puede acarrear problemas legales.

Para que no pases por una situación incomoda al presidir de los servicios de alguno de tus trabajadores o, como parte del personal, puedas responder legalmente en caso de un despido, te traemos este increíble artículo que está destinado a evitar la desinformación acerca de este tema tan importante para todos. Sobre todo, en épocas de confinamiento donde muchos han perdido su trabajo gracias a la presencia del COVID-19.

Clasificación de los despidos y todo lo que tienes que saber acerca de los mismos

Los tipos de despido laboral van a estar dados según el contexto en el que ocurran y las causas que produjeron dicha consecuencia, por lo que el Estatuto de los Trabajadores ha establecido la clasificación oficial de los mismos. En su reglamento, específicamente en los artículos 52 al 54, se instituyen tres tipos fundamentales y las características que deben cumplir cada uno de ellos.

Ahora bien, dependiendo de las actitudes y requerimientos de una compañía, se puede llevar a cabo el despido de algún trabajador de la misma. Es decir, la empresa se encuentra en la potestad de prescindir de los servicios de su personal, siempre y cuando este incumpla alguna parte de su contrato laboral o de la ley. Por ende, todas las pyme y empresas grandes deben regularse por las normas establecidas por dicho ente, de lo contrario, pueden ser sancionadas.

El primer tipo de despidos se denomina como despido disciplinario. Básicamente, se da cuando se recurre al término de un contrato por causa de incumplimiento grave o inaceptable de alguna cláusula del contrato, por parte del empleado. Según lo establecido en la ley, sus causas pueden ser muy variadas:

  • Incumplimiento del horario laboral.
  • Vocabulario inapropiado a la hora de expresarse con sus compañeros, superiores o demás trabajadores.
  • Agresión física a cualquier empleado o a los empresarios.
  • Desobediencia grave o indisciplina.
  • Rendimiento laboral bajo, conscientemente.
  • Consumo de sustancias nocivas para la salud como estupefacientes o alcohol en horario de trabajo o antes de cumplir su horario de trabajo.
  • Acoso al personal o superiores.

El segundo caso lleva por nombre despido objetivo, el cual, en muchas ocasiones, suele confundirse con el despido disciplinario gracias a sus características tan similares. No obstante, siguiendo lo establecido el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, hablamos de un despido objetivo en los siguientes casos:

  • Cuando el empleado no es capaz de desenvolverse correctamente al realizar las funciones establecidas. Es decir, cuando no cuenta con las habilidades y aptitudes para cumplir con sus labores.
  • Cuando el trabajador no se adapte a su puesto de trabajo y a los constantes cambios que representa el mismo, siempre y cuando haya recibido una inducción y haya superado los dos meses en la compañía.
  • Cuando el subordinado incumple su horario de trabajado de forma exagerada, como faltar varios días consecutivos en el mismo mes. Al presentar una sumatoria del 20% de ausencias con respecto al total de horas que corresponden a la jornada laboral o el 25% en cuatro meses.

En resumen, un despido objetivo se da ya que la empresa decide prescindir de los servicios de un trabajador cuando sus actitudes o hazañas perjudican, directa o indirectamente, el rendimiento, la economía, la productividad, la calidad o la organización de una parte de la empresa o de toda la compañía.

Para finalizar tenemos el despido colectivo, siendo este uno de los más delicados a tratar. No es más que la argumentación de la empresa para despedir a un gran numero de sus trabajadores, siempre y cuando cumplan con los requisitos del despido objetivo. Normalmente se aprecian cuando la compañía pasa por problemas económicos o de productividad.

Se considera despido colectivo cuando la empresa posee un aproximado de menos de cien trabajadores y se despiden a 10, cuando la compañía despide a el 10% de una nomina de cien a trescientos empleados y cuando se prescinde de los servicios de un aproximado de 30 empleados en compañías de más de 300 trabajadores.

Otros tipos de despidos que no puedes pasar olvidar

Cuando la relación empleado-empleador no termina en los mejores términos debido a que el trabajador considera que las causas de su despido no son válidas, puede apelar a una impugnación y dejar que un juez decida el tipo de despido que se aprecia. Ahora bien, dentro de las decisiones tomadas por esta autoridad, podemos presenciar tres tipos de despidos.

Comenzamos con el despido procedente, el cual es el apelo a favor de la empresa. Es decir, el juez ha considerado que las pruebas presentadas por la misma son verídicas y suficientes para otorgar un veredicto final. El despido argumentado por la empresa será completamente legal y el trabajador deberá aceptarlo.

El despido improcedente se da cuando la empresa no posee las pruebas suficientes para justificar el despido del empleado. Normalmente, cuando se procede a destituir a un trabajador de su cargo, se deben presentar ciertas comunicaciones como la carta de despido, advertencias de despido, indemnización, entre otros, como justificación de la decisión tomada por el empresario.

Al no cumplir con el procedimiento regular o no ser suficientes las pruebas presentadas, la compañía puede perder el caso teniendo que cumplir con una de dos sanciones. La primera se refiere a reintegrar al empleado a su ámbito laboral y la segunda a pagar una indemnización por despido improcedente.

Por último, el despido nulo. Este se refiere a cuando la empresa no puede justificar de una forma valida el despido que se ha realizado, puesto que el mismo se debe a causas raciales o discriminatorias. En dicho caso, el juez anula la demanda y el trabajador puede escoger entre reintegrase a su puesto de trabajo o una indemnización.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias