Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cómo invertir trading de oro?

Desde que se tiene registro de la raza humana, el oro ha formado parte de la lista de los metales preciosos más cotizados y demandados en todo el mundo, siendo sinónimo de economía, dinero e inversión. Asimismo, ha evolucionado a tal punto que se ha convertido en una divisa más (siendo una de las más estables), por lo que existe un mercado entero donde se maneja el trading en oro, en el que muchos usuarios invierten sus fondos en búsqueda de multiplicar su capital.

¿Qué es el trading de oro y cómo funciona?

Tal vez está sea la primera vez que escuchas la terminología de “trading de oro”, como también quepa la posibilidad de que tengas algún conocimiento acerca del mismo. Independientemente cuál sea tu caso, en el presente artículo te otorgaremos la mayor información posible sobre este increíble mercado, para que así no te quede ni una sola duda a la hora de invertir en el mismo.

Antes de comenzar a hablar sobre el trading oro, primero debemos comprender a la perfección cómo el oro se convirtió en una fuente de inversión. Desde su descubrimiento se ha utilizado como una divisa y en la actualidad posee la misma condición, lo que ayuda a que aumente su valor comercial por las “pocas unidades en existencia”.

Ahora bien, todos sabemos que el oro es una materia prima limitada, siendo un poco difícil de conseguir, por lo que los entes bancarios no pueden regular la circulación del mismo. Como consecuencia obtenemos que su precio no se verá afectado por la inflación y nunca perderá valor; estas características lo convierten en un recurso increíble para invertir.

El precio del mismo va a estar dado por su cotización en el mercado financiero, siendo vendido por onza troy (31,103 gramos, aproximadamente); el costo del mismo solo se tasa en dólares americanos. No obstante, no mantiene un precio fijo debido a que sufre variaciones constantes, por lo que se convierte en un elemento maravilloso para la inversión.

¿Cómo puedo comenzar a invertir en oro?

Para poder realizar inversión en oro existen diversas alternativas, no solo la opción clásica de comprar un lingote o moneda de oro para guardarlo, sino que existe un mercado completo de posibilidades para poder realizar inversión con este metal precioso. Te permite que puedas escoger aquella que mejor se adapte a tus necesidades, gustos y requerimiento. Sin embargo, para poder escoger la adecuada para ti, debes considerar ciertos aspectos como tu nivel de experiencia, capital, tu perfil de inversor y el plazo de tu plan de inversión.

Comenzamos con la compra física del oro, la cual va a consistir en comprar lingotes o monedas de oro para mantenerlos resguardados. Normalmente, el tipo de inversor que aplica esta formula es porque desea crear una cartera de ahorro o esperar a que surja una tensión económica para ofertar el metal precioso, debido a que no ofrece renta. También debes tener en consideración que no su valor no se verá afectado por el paso del tiempo ni por la subida ni bajada de precios.

La segunda opción serán los futuros financieros, los cuales se refieren a un contrato por la compra del oro, pero sin obtenerlo físicamente, es decir, como un vale de pago donde el vendedor solventará con el bien en un futuro. Ahora bien, estos futuros se compran y venden en el mercado, teniendo un precio fluctuante.

Seguimos con los ETFs o fondos de inversión cotizados, los cuales estima en la bolsa de valores. Es ideal para los planes de inversión a corto y mediano plazo, debido a que posee la facilidad de que el usuario puede entrar y salir del marcado sin ninguna restricción, es decir, mayor agilidad. Algunos clientes compran el oro en físico y otros realizan la compra “sintética”.

En cuarto lugar, podemos destacar la compra de acciones de alguna compañía minera o que este relacionada con la extracción o explotación del oro; inviertes directamente en la empresa y obtienes todos los beneficios de la misma. Del mismo modo, también puedes acarrear factores que puedan afectarte como deudas o reducción de beneficios.

Para finalizar tenemos los contratos por diferencia o CFDs, los cuales son muy parecidos a los ETFs ya que también son un producto financiero derivado. Básicamente se trata de un contrato en el que ambas partes aceptan saldar la diferencia del costo entre la apertura y el cierre. Es decir, no comprar el oro físicamente, sino que se realizará la compra de un papel avalado, donde el inversor puede realizar su plan a corto o largo plazo y el emisor garantiza la liquidez y flexibilidad.

Género al que pertenece la obra: Narrativa,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias