Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Trucos para mantener la piel hidratada

Todos soñamos con tener una piel completamente hidratada, que sea brillante, tersa y suave, digna de ser presentada en un comercial de televisión. No obstante, alcanzar ese objetivo no será una tarea muy sencilla, puesto que la resequedad de nuestra dermis es ocasionada por numerosos factores que debemos evitar. Para ello, el día de hoy te traemos este increíble artículo con los mejore trucos para decirle adiós a la piel reseca, agrietada, áspera y envejecida.

Consejos que debes conocer para tener una piel hidratada

La creencia popular es que una piel “perfecta” se consigue aplicando mascarillas o aceites, limpiando superficialmente, evitando la exposición a productos con ingredientes dañinos o mantenerla al natural y sin ningún cuidado.

Al contrario, para mantener nuestra piel bella y reluciente va a ser necesario trabajar en ella constantemente, siguiendo una serie de pasos que nos ayuden a que nuestra dermis alcance los niveles de salud más altos que sean posibles.

 

Ahora bien, como queremos que mantengas un cuidado ideal de tu piel, nos hemos tomado la tarea de realizar una pequeña recopilación con los aspectos más importantes que siempre debes tener en cuenta para mejorar el bienestar de tu dermis. El cumplimiento de cada uno de ellos, te ayudará a lograr una piel de porcelana.

Lo primero que debemos hacer es establecernos el hábito de realizar un skin care o limpieza fácial: se basa en realizar una pequeña limpieza en el rostro cuyo objetivo es eliminar la mayor cantidad impurezas, las cuales pueden ser causantes un aspecto indeseado de la piel de nuestra cara. Lo debemos llevar a cabo al despertarnos y al acostarnos, durante todos los días de nuestra vida, utilizando diferentes productos en un orden especifico:

  • Aceite: será de gran utilidad para eliminar residuos de contaminación.
  • Limpiador líquido: ayuda a eliminar el exceso de aceite.
  • Exfoliante suave: elimina células muertas.
  • Tónico: hidrata y refresca el rostro.
  • Serum: repara la piel.
  • Crema anti ojeras: hidrata esta zona.
  • Bálsamo labial: hidrata los labios.
  • Mascarilla: para potenciar aspectos específicos de nuestro rostro.
  • Crema hidratante: aplica y deja actuar.

Como segundo punto tenemos la exfoliación, la cual es de gran importancia para remover células muertas y aquella suciedad que se encuentra obstruyendo los poros. Existen diversas técnicas para exfoliarte, desde recetas caseras como la borra del café, productos con partículas exfoliantes, hasta novedosos aparatos tecnológicos como los cepillos rotadores. Deberás escoger aquella técnica con la que te sientas más cómodo y no exponga tu piel a enrojecimientos o dolor.

Es recomendable que realices esta práctica con una frecuencia mínima de una vez por semana y tres veces, máximo; procurando exfoliar cada parte de tu cuerpo, es decir, toda tu piel (brazos, piernas, rostro, ¡hasta puedes exfoliar tu cuero cabelludo!) El tercer paso será ser muy cuidadoso con todas las lesiones que puedas tener en tu dermis, por ejemplo, los granitos, puntos negros, picadas de insectos o pequeñas heridas. Debes intentar no tocártelas, exprimírtelas, extraerlas o retirarlas, puesto que tienden a empeorarse y dejar marcas o manchas como consecuencia.

Como siguiente característica, tenemos uno de los aspectos de mayor importancia: descansar bien y dormir 8 horas. Muchas personas tienden a no tomarle mucha importancia al descansar correctamente o dormir más de 6 horas diarias, puesto que no conocen las repercusiones que tiene para nuestra salud. Mientras que dormimos, la piel se regenera, oxigena y repara, al no cumplir con este proceso correctamente, la piel no lucirá saludable. El quinto paso será prestar mucha atención a todos los productos que aplicamos en nuestra piel.

Es importante que escojamos productos a base de elementos naturales, sin muchos químicos, que no sean tóxicos, que estén elaborados para nuestro tipo de piel y que, además, sean extra hidratantes.

Continuamos con otra característica de gran importancia: cuidar nuestra piel de los rayos UVA y UVB, para así evitar la aparición de manchas y enfermedades dérmicas.

Para ello, utiliza un protector solar indicado para tu tipo de piel, el cual te proporcione máxima protección y seguridad ante el sol. Como punto número siete vamos a resaltar la importancia de beber agua para obtener una correcta hidratación de la piel. Ingerir una cantidad de entre un litro y medio a dos litros de agua por día, te ayudará a hidratar tu piel desde el interior llegando a hidratar cada capa de la misma.

De esta manera, lucirás una dermis mucho más saludable y lozana. Cuidar lo que comemos también será de gran valor para conseguir una piel perfecta, puesto que todo lo que ingiramos se verá reflejado en nuestro bienestar. Por ende, es recomendable que mantengas una dieta donde incluyas muchas frutas y vegetales, además de ser muy variada y completa.

Procura consumir pocas grasas, comida chatarra y dulces. El maquillaje puede ser perjudicial para nuestro cutis si no sabemos aplicarlo o utilizamos productos de poca calidad.

Para evitar daños irreparables en nuestra piel, debemos escoger productos de la mejor calidad, acordes a nuestro tipo de piel y evitar el exceso de uso del maquillaje; de esta manera dejamos que nuestra piel respire. Para finalizar, tenemos el eliminar vicios nocivos para la salud como la ingesta de alcohol o el abuso del tabaco.

Además, que no son buenos para la salud de nuestras estructuras anatómicas, van a debilitar nuestra piel, es decir, van a reducir su lozanía, el brillo, la suavidad y van a dar paso a imperfecciones como acné, manchas y grietas.

Importancia de tener una piel hidratada

Tener una piel reseca, deshidratada, agrietada y poco cuidada, es un síntoma directo de que no te encuentras con los mejores niveles de salud. Así que, si tenemos alguna enfermedad, no hacemos ejercicio, no nos alimentamos correctamente, no tomamos agua o simplemente no le realizamos ni un solo cuidado a nuestra dermis, se verá reflejado en la misma.

Además, se verá antiestético, aportando un aspecto de descuido, envejecimiento prematuro, aparición de arrugas, opacidad, entre muchas más características. Ahora bien, al tener una piel hidratada, te verás mucho más joven, con una piel brillante, suave, lisa y tersa. Esta se fortalecerá, será más flexible, la producción de colágeno será mucho mayor, estará mucho más protegida, como también te sentirás mejor, más radiante, con mayor bienestar y más hermosa.

Fuente: https://trucosyrecetas.com

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias