Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Importancia de la nutrición en fisioterapia y los procesos de rehabilitación

No podemos negar que la alimentación es un pilar fundamental en nuestra vida, ya que de ella depende el buen funcionamiento de los múltiples sistemas que componen el cuerpo humano. Esto se da debido a que todas las vitaminas y minerales que recaudamos a través de lo que consumimos van a ser los responsables de otorgarle la energía necesaria para que realicen sus funciones.

Es decir, si mantenemos una dieta balanceada y llena de proteínas, frutas, verduras y legumbres, mayor cantidad de nutrientes vamos a absorber, mientras que una dieta basada en puros carbohidratos, grasas y azucares, va a ser contraproducente. Ahora bien, está relacionada estrechamente con el proceso de recuperación cuando asistimos a un servicio de fisioterapia o rehabilitación, independientemente de la patología que estemos presentando, y en este artículo descubrirás el por qué.

¿Por qué es importante tener una dieta balanceada durante los procesos de rehabilitación?

Una dieta balanceada, compuesta con carbohidratos, grasas, proteínas, azucares, cereales, lácteos, leguminosas, frutas, verduras y vegetales en una porción adecuada,  bien dosificadas durante todo el día se va a encargar de aportarnos todo el valor nutricional que nuestro cuerpo necesita. Es por ello que cuando presentamos una lesión o alteración de cualquier tipo, es indispensable que no descuidemos nuestra alimentación, ya que será la principal responsable de que tengamos una buena evolución durante todo el tratamiento fisioterapéutico.

Cuando nuestro cuerpo se ve afectado por una lesión, alteración o afección en uno o vario de u sistemas, se activa el mecanismo de defensa del cuerpo, el cual se va a encargar de proteger la zona mientras que repara todos los tejido que fueron afectados, para lograr que estos puedan volver a su estado normal y recuperen su funcionalidad.

Este proceso, conocido como reparación tisular, va a tener una duración de un par de semanas donde muchas células van a trabajar en la zona para poder cumplir el objetivo. Sin embargo, estas células se van a alimentar de la energía procesada por el organismo, la cual es obtenida mediante una conversión de las propiedades de los alimentos a energía vital para las células.

En resumen, todos aquellos microorganismos encargados de la recuperación de los diversos tejidos que se ven afectados por una lesión traumática van a tener un mejor funcionamiento cuando el paciente mantiene una dieta balanceada. En cambio, al tener una mala alimentación, el proceso de sanación será mucho más lento.

Por su parte, cuando el paciente presenta una patología crónica como la diabetes o la hipertensión, será de suma importancia que la nivelación de sus valores normales se encuentre regulada, ya que, de lo contrario, puede ser contraproducente a la hora de aplicar un tratamiento. Por ejemplo, en fisioterapia se utilizan muchas herramientas conocidas como agentes físicos, los cuales poseen precauciones con ciertas patologías como las nombradas anteriormente.

Al mantener una buena alimentación, será mucho más sencillo de que los valores normales siempre se mantengan en los niveles adecuados. Esto nos ayuda a que el paciente no se descompense o sufra un episodio durante la sesión de rehabilitación, además de ser un gran potenciador de su recuperación y avance.

A pesar de que no creamos que la alimentación saludable pueda tener un papel tan importante, nos encontramos errados, ya que no solo se va a encargar de mantener nuestros niveles de salud en optimas condiciones lo que será ideal para prevenir el desarrollo de patologías o afecciones, sino que también se encargará de dictaminar la evolución de la recuperación del paciente durante todo el proceso de rehabilitación.

¿Qué debo comer en mi proceso de rehabilitación?

Debemos tener en cuenta que no todas las afecciones van a tener el mismo tratamiento, por lo cual, tampoco van a necesitar los mismos nutrientes y minerales. Si bien, la dieta debe ser lo más completa posible, manteniendo un equilibrio entre todos los grupos alimenticios que se encuentran en la pirámide de alimentos, cada proceso de tratamiento de cada patología va a requerir más de unos nutrientes que de otros, los cuales serán utilizados con el objetivo de potenciar ciertas funciones que otros nutrientes no pueden lograr.

Por ejemplo, para procesos inflamatorio o contracturas musculares se recomienda que el paciente consuma frutas cítricas, ya que estás contienen aminoácidos como la arginina y el tripófano, los cuales nos van a facilitar la relajación muscular mientras que nos ayuda a disminuir la infamación en los tejidos. Mientras que la glicina, presente en pescados y gelatina, será ideal para la síntesis de colágeno, por lo que se refiere cuando se necesita la reparación tisular de la piel.

Tener la dieta ideal para cada uno de nosotros, será importante que sea personalizada, la cual se puede lograr gracias a la salud multidisciplinar. Es decir, que un nutricionista y un fisioterapeuta, personal de salud de diferentes especialidades, van a trabajar en conjunto para crear un tratamiento mucho más personalizado e indicado únicamente para ti.

Género al que pertenece la obra: Narrativa,Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias