Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 26 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Noé desobediente (1997)

Col. Encina de la Poesía, Villan. Cañada, Madrid, 1997

 

 

NO ESPERES RESPUESTA

 

el baldosín barato del escalón

inundaba la noche de rojo a cuadros

 

mi ser en cuclillas hacia la pena

fue tan necio por soledad

que se llevó la borrachera al precipicio

 

convoqué al Padre y al Hijo y al Tercero

con desgarro de oveja perdida

rogaba un poco de norte

para orientarme en este barrizal de cuentos

llamé a los ángeles

y respondieron los grillos

 

desesperado invoqué al Demonio

o a cualquiera que viniese en su nombre

le ofrecí mi alma sin cortapisas

a cambio de una señal de sus pezuñas

o un guiño de poder

-hasta la sangre tenía preparada

para ganar tiempo en el trámite­

pero por más que llamé al infierno

sólo contestó la lechuza

 

estaba loco  lo sé

loco o adolescente

y entonces en plena telepatía

reclamé auxilio interplanetario

a todo aquel que navegase entre mis sueños

busqué marcianos y platillos volantes

en el fondo de tanta tristeza

grité con todos mis años luz

y únicamente las estrellas se mostraron

 

después me miré las manos

y vi que eran mías

allí estaban  llenas de martillos

y a golpes con la fe

no paré hasta triturarla

 

las montañas dejaron de moverse

 

 

 

TODO UN SER HUMANO

 

Después de darle a la eternidad

un buen trago

y estar más ronco por dentro

que un perro al despedirse para siempre

a esta hora en que el mundo baila para olvidar

y se barruntan amores de ocasión

en todas las aceras

en todos los parques donde aguante el buen tiempo

en todas las citas de algún día

yo

me como mi pasillo

buscando no sé qué dirección

en el ruido de las piernas al rozarse

voy avanzando como bola de pelusa

derecho a cualquier espejo

aguantando como sea

un vómito impaciente

sabedor de todos los cuadros y distorsiones

que hay en cada camino en mi camino

y cuando al fin llego al vertedero

no sé si mirarme antes

o ser natural y asumir las borracheras

o decirme que no piense tanto

que ya está bien de hacerme el crudo

 

Pero es inútil

 

Enseguida me viene al pelo

la bronca de acordarme dónde me plantaron

la clase de purgatorio que son

los hombres y los hombres y los hombres

y todos los demás hombres

cuando aman y matan y ríen y se pierden y se apiadan y se odian y son tan importantes y son tan tontos y son tan dulces y dan tanto miedo y dan tanta pena y mueren tan mal y dan la vida tan bien

y se parecen tanto a ése que se llama como yo

que tiene mi misma cara

ahora  después de salir por la boca

todo el resto necesario

mientras me voy a la ventana

y resulta ser el espejo que tanto busqué

sólo que está lleno de porquería

 

 

 

EL OJO DE LA AGUJA

 

¡ya está bien

 

queremos maná fresco

para comerlo lo más descalzos posible

vamos a juntarnos boca a boca

sin pagar por el amor

ni taparnos con serpentinas

ni otra cosa que el espacio

tenemos aire de sobra

para cubrimos de risa cuando llueva

y unos ojos

que pueden mirar tan lejos como el que más

y sin pasar por la aduana

no necesitamos ni un gramo de petróleo

para estar erguidos

ni una gota de consejos

para tener buena apariencia

tan sólo el cuerpo a pelo y tumba abierta

con su nacer y su morir

y su estar vivo y saberlo

 

todo lo demás

son parásitos del paisaje

 

 

 

NOÉ DESOBEDIENTE

 

vuelve a estar de siglo el no llegar a término

apropiarse de las almas al pairo

lobo a lobo  cerviz a cerviz

irse a las cuerdas con el olvido puesto

amortajarse

dividir al hombre en cuadrantes prohibidos

 

ya está lejos el sueño largo

ese pensamiento de creyentes nobles

que llenaron las esferas de partos sin dudas

y selvas troceadas en jardín

para cerrar de una vez los libros

y tumbarse a contemplar la nada

ya está lejos

mucho más lejos que la sospecha de existir

o de servir de excusa

 

hoy canturrea el adorador primero

alardeando de espalda sin atributos

irguiendo el cetro de sus pulgares

como si fuera un leviatán

estéril y dichoso por estar seguro de muerte

en el borde mismo de las pestañas

hoy un torrente de huesos arrecia

 

ni dios lo haría mejor

 

 

 

LA LENGUA FRACASADA

 

Si todo fuese humo

Si a poco que se abre la boca

Corrieran a dispersarse las palabras

Y alcanzasen su lugar despacio

En cada cuerpo  en cada majestad oculta

Si un solo aliento tuviese mil cañones

Con que extenderse a base de metralla

En apoteosis unificadora

Dejaría yo de usar mis manos

Para esquilmar cualquier alarde de fe

Aplacaría la mala sangre

Que sirve de acicate a la Historia de las máquinas y los desengaños

Y pone al Hombre contra la pared de su alcoba

Sin que por ello muera desconociendo la culpa

La senectud de su gracia

El paso a paso detenido

 

Si todo fuese aire

Abriría las puertas de mi ceguera

Que al fin y al cabo ve más y mejor

Y dejaría entrar en ella a los terrícolas

Con todos sus cascabeles falsos

y los llevaría a la firma de Adán

y los cubriría

 

Pero el manto está en mi cuerpo

Es mi cuerpo

 

 

 

EN LA CUERDA FLOJA

 

Vuelve el trueno

Y ahora dice que no le importa en absoluto

que haya tantos pescadores de papel

alrededor de tu escalera

Porque si te dio

la facultad de no herirte

sobre los cortantes suelos

cuando buscas algo más que títeres para una acción de gracias

no fue de forma gratuita

ni hay simple consuelo en su metralleta

sino que exige a cambio

la dirección del ancla bien hendida

en las notas del silencio

en la partitura con más sangre

y nunca perdonó a los acariciados

 

Cuidado pues

No compartas tus colmillos con palomas

Está muy bien eso del anuncio

que haga ¡temblar la tierra!

en su justa medida

pero ni un paso en falso

ni una sola revancha con los muertos

ni un pelo de salmos intoxicados

El trueno mal entendido

no puede volverte relámpago

y es posible además

que te devuelva al polvo

donde duermen los alacranes... dóciles

 

 

 

Y EL SÉPTIMO, DESCANSEMOS

 

I

 

Ser impecable

Es ser a pesar de todo

Aunque incomode

 

II

 

Ser respetuoso con el enemigo

Es no necesitar más amigo que uno mismo

 

Acostarse con amantes residuales

Y despertar sin una sola herida

 

III

 

Ser fuerte

Es abrir las puertas de la ciudadela

Dejarse conquistar

y soltar la carcoma de los labios

 

IV

 

Ser dios

Es ser el Hombre encadenado a la verdad

Y no decirlo

 

V

 

Ser

Puede no ser un monosílabo

 

VI

 

Las consecuencias de la Luna

-Dudosa consejera-

Aparecen al cabo de seis renovaciones

Quitándote las rémoras de Luz

Para aumentar sus lunas protectoras

 

 

 

NO BUSQUÉIS MÁS EXCUSAS

 

El que quepa una rotura en el alma

no significa patente de humano.

La Historia es un cuento.

Érase una vez el amor más incendiario

en el simiesco corazón del despreciable.

Conmoviose la luz

en una hora disfrazada de milésima

y el gorila se inundó de infinito.

En esto que aparece la princesa exacta

y la bruja con sus himnos

y el ogro más buscado por la ley,

y entre todos insertaron la duda.

El mono agarró la lanza

y mató al dragón.

Desde entonces

no habla más que de matar

lo mismo dragones que cualquier cosa que se sienta.

Y colorín colorado

la batalla ha comenzado.

 

Así es, amiguitos míos,

cómo el sol se derrama

igual en el tirano que en los libros.

 

 

 

SIN MÁS REGRESOS

 

Maldito sea todo.

 

El calor ya no sirve

si lo único que queda en el aire es un cuchillo.

Mano de nieve a traición

con todo su alambre de púas,

hoy como nunca en la vida,

cercando cualquier santuario que quiera florecer

a base de Dios sabe cuánto amor perdido,

envolviendo el cerebro en lloros

y el pulso en locura.

Acidez en la sinrazón,

acidez que no cura ni un trago de ginebra.

Crecen fuegos de los peores

en este manantial de desgaste pálido,

bola que escuece aun sin tragarla,

y nada ni nadie importa ya,

existe ya,

fuera del destino siempre injusto

que ningún hombre debiera conocer.

No volverá a sentirse una primavera

en este mundo próximo al cero

que insinúa una sirena en cada párpado

y una falta de limosna en las manos de mi diosa.

No se abrirá más la boca para cantar,

ni para decir 'permíteme un segundo',

ni para beber al mismo tiempo que se besa.

 

Se ha cerrado el plazo del arrepentimiento.

Maldito sea todo.

 

 

 

PULSE UNA TECLA PARA CONTINUAR

 

cuando cielo y tierra

se encajan como mandíbulas

fauces al frente  oscuridad a la espalda

cuando los animales corren despidiéndose

tan humanos

caído alguno a disparos de portal

y renuncian a sentir

tanto el tinto 'rocanrol' como las fresas

cuando apagas ojos

y te intoxicas

vuelve el laberinto

vuelve el laberinto a sus perfiles

 

y una niña se hace azulazul

y baila "Misery"

el sabor de la brillantina es a manzana de feria

como que existe un evangelio en disco compacto

y los lunes sigue habiendo niños en el colegio

dale que dale con Lennon y McCartney

lección primera  vídeo incluido

Sinfonía del Nuevo Mundo enumerando

muchos muertos a causa del detergente

Viet Nam que rimaba con 'no pasarán'

y ordenador con Nuevo Orden

Sinfonía del Viejo Mundo chirriando huesos

y aun verás el 'air-bag' de Kennedy y otros Papas de dentífrico

y el olor en que besaste labios

junto al deseo de ser hombre lo más pronto posible

o comprarte una guerra en Bosnia para ti solo

antes de que empiece el concurso de salvaciones

acostarte con una reina

y despertar príncipe castrado

o rana

o cárcel para los perjuros

y así hasta que ayer vuelva a ser un día más

 

cuando cielo y tierra abren la boca

bostezando ciclos

y te notas despejado  necio  insoportable

cuando se ve tanta sangre archivada

tanto sudor desmentido

tan sólo para conseguir el mundo entero

o quién sabe cuánto poder hasta la tumba

cuando la vida ya no puede cantarse

o te intoxicas

o matas

 

 

 

LONDRES, 1887

 

El día fue tan gris

como sólo la niebla puede serlo;

la noche está tan ciega

que el aire nos inunda de crímenes comprados,

de calaveras rubias,

de todos esos arcos suburbiales

que no pueden vivir sin las farolas

ni sin las escaleras de granito.

Siluetas con bastón y traje negro

nos dicen que sigamos.

Imprimen la señal de cuarentena

al vuelo de sus capas,

y a medias con la fiebre se abre el reino

del mal y de sus flores,

y ofrecen la navaja del espíritu

al dios de los sin dios y a sus esclavos.

Pisando sus talones,

silentes acercamos los cálices ansiosos

al vasto sacrificio,

al beso no sagrado de nuestra comunión,

tras el milímetro feroz del hierro,

tras ellos, tras su espalda,

haciendo espectadores a los gatos y a las sombras.

Y con el martillazo de su grito

revientan toda puerta,

desnudan a la víctima,

y extraen de sus entrañas el licor

que sirve para el brindis en la orgía

de los remordimientos

...y el alivio.

 

 

 

EL TÍO SAM JUAN

 

andaba yo entre nieblas

y vi cómo Manhattan con cara de acabose

en un izas!

cual santo aparecía de repente rugiendo con sus 'bisnes'

desde el Ahora Apocalipsis

-el ruido de las prisas y el tráfico parecen trompetas del Señor-

 

venían unos ángeles

con voz de policía y con pistolas

su caballo es un número de especie tan maldita como Judas

tienen orden expresa de matar pedigüeños

con gesto de salario y sin pararse

todo buen ciudadano tiene un ángel guardián que le cura y le sangra

 

veo también las siete llaves

dispuestas para abrir feroces cajas fuertes

y detrás de las puertas

las tarjetas de plástico  de la Bestia plumaje

llegarán a cumplir la edad del cielo verdoso de los hombres

cuando llueva merengue enmohecido

cuando los mares se coticen

y nos den el martirio en talonarios  sin piedad

cuando el oro reluzca color mierda

seiscientas vacaciones  sesenta y seis mordiscos

en cada mostrador de cada banco

 

las langostas de chapa nacarada

con rezo elevalunas  climatizada fe  y el comulgar estéreo

ventoseaban el suicidio

en tono ardor de estómago

y hacían que la tierra fuese costra

y el aire su vampiro

 

y aquello que se dice desde el libro del miedo

sobre un hijo de un hombre con felina melena y con la espada

me vino a parecer un sueño de pastillas

con náusea geométrica

y mayor la torpeza en el hablar

recuerdo que al cordero le invitaba la clase dirigente

brindando con el látigo

y el vino del dolor en libres calaveras

 

y estando en estas cosas metidas en azufre

me envuelve un resoplido de hamburguesa

y saca mi arrebato de la farsa

 

un Johnny me despierta con ladridos

que me desalucinan  desconectando el fin del mundo

y en nombre del Imperio

insiste desde el chicle: "¿Ser aquí

Paseo Casteyiana?"

 

 

 

MUCHO MÁS FÁCIL QUE LA GUERRA

 

                        La guerra ha terminado...

                        si tú quieres.

                                   John Lennon

 

¡A la propiedad!

y se desencadenó un cometa

hecho de todos los nombres del hombre

a ciento por uno,

que el primero en llegar tendrá ejército

con Dios y el combustible en sus uñas,

por verse dorado y adorado.

Ni uno dejó de ser rey a su manera,

como si la vida fuese fulana

con más vergüenza que frío,

y la tumba pura financiación.

(Mientras tanto,

el alma haciendo de las suyas.)

 

Hoy el hombre

está psíquico perdido,

agazapado a la sombra del sobaco de la envidia,

sin descubrir el truco para descansar

que no es más que la muerte de los logotípos,

un buen apretón de evidencias en el pecho

y saborear un trago de "Sentido Común, Gran Reserva".

 

Y sobretodo

empezar el mundo de una vez.

 

 

 

LA VISITA

 

¿Pero de qué van estos muñecos?

Se paran en la puerta,

que no les falta más que perder cien años

para llevar chistera y libertina de bucles,

cuchichean entre ser y no ser

el buen rumbo de todo es cultura incluso esto

y de pasada un día es un día,

y no saben si mirar o entrar

o entrar mirando

-ella agita sus pieles de belcebú auténtico­

ojo por ojo, roña por roña,

a tanto el gramo de pintoresco como poco.

 

Se deciden al fin

y aventuran su esplendor hacia los tintos

con seguridad en el veneno pero no importa

y algo de 'cúbrete el pezón, cielito,

que aquí se va al grano',

mientras risas nerviosas excitan más que el alza

o el cambio de directiva un lunes de estos,

y se las dan de disponibles,

jugándosela.

 

Cuando piden de beber

alguien ha puesto su nariz en ellos,

pero al final no se levanta ni un codo de la barra.

 

Se marchan creyéndose a salvo.

 

 

 

LOS MILLONES SOMOS NOSOTROS

 

            (Con todo mi corazón, al más acaudalado de los hombres)

 

Bailaré sobre tu tumba

y sobre la tumba de tus descendientes

cuando caigáis a cuchillo del tiempo

así en la tierra como en el aire,

ralea de engendros que creen en un dios en el que ni ellos creen,

religiosamente condenados al metal.

 

Caerá de mis manos

una enfermedad larga y dolorosa

sobre todos vuestros vientres, y me alegraré por ello,

y llevaré a los flacos con peores intenciones

hacia el corazón de vuestra ignorancia

para que arranquen tanta cabeza inútil

de esas almas redondas como ceros.

 

Enseñaré a los hijos más inesperados

a borrar vuestro nombre de la Historia

o en todo caso a adornarlo con el título de "mutación abominable",

y todo ese recuerdo será grosería,

y una fiesta cada aniversario de vuestro ridículo.

Y en todo caso

una obligación terminar con vosotros cuanto antes

así como vosotros nunca perdonáis a vuestros deudores.

 

Entonces podremos empezar.

 

 

 

SOSPECHOSO

 

lo mismo no es más que rabia

pura envidia de dragón frente a un San Jorge

o un no sé qué bochornoso

que me niego a mirarme

 

rabia por no estar demasiado loco

y no ser capaz de molinos y rebaños

ni de decir 'puta' en el currículum

o afilar el gesto cuando conviene

 

envidia de los césares

que a veces tienen razón

y a veces cuatro hileras de manos

para agarrar los bastos  las espadas  las copas  y los dividendos

 

rabia por no estar a bordo del instante

por haberme quedado con los náufragos de siempre

que lloran en conserva para no fermentar jamás

 

envidia ante los fuertes

que se conforman con la costumbre

y viven como dios cuando vive bien

y encima quieren cruces a cuenta

 

envidia y rabia

mintiendo como testigos

lo mismo de noche que de rodillas

maquillando su fealdad

 

por rabia  por envidia  por encima de todo

 

 

 

QUÉ SÉ YO

 

Puede depender del tamaño del ánimo

o de que esperen luz especial desde mis dedos,

pero ya no sé

cuándo la amanecida es naranja

o si casi soy un héroe

o si todo se ha quedado en borrajas más bien secas.

 

Pero es el caso

que el demontre ése de ser grande

no deja descansar ni a sol ni a resol,

y una negra dura infame angustia

me tiende en la cruz,

escamotea sin arte el anonimato

y hace muecas desde la inmortalidad.

 

y es que yo quisiera

ser agua para todos

o fuego para nadie.

 

 

 

UN DÍA MENOS

 

he escuchado el noticiario -entre sueños­

he escuchado y  ¡oh dios!

dijeron que en los ríos habían nacido millones de cómplices

que el día los trajo entre guardianes y profetas

para llevamos a todos al silencio

los habían puesto en fila y los numeraron

y eran tantos que no dejaban sitio ni para las preguntas

ahora sé porqué el agua huele a matadero

 

he paseado por el andén -por hacer algo­

he paseado y  !oh dios!

los anuncios se habían vuelto espías inmortales

impacientes por unificar el mundo en bóvedas

y proclamaban que la victoria estaba escrita

que nadie escaparía del frigorífico

que nuestros pedazos serán proteínas sin resistencia

ahora entiendo cómo se sienten nuestros hijos

 

he leído un libro -para cambiar la hora­

he leído y  !oh dios!

se narraba la historia de un mesías loco

alguien que sólo laureaba a los ejércitos vencidos

erigía estatuas a generales apátridas

daba de beber a los cobardes

y a cambio le ganaba la apuesta al cielo

 

ahora puedo dormir

 

 

 

EL PUESTO DE LOS HELADOS

 

Al quiosco se acercan

extraños dibujados

con rastro de guerrilla

No es un quiosco como cualquiera

es quiosco aparte

donde la lluvia se queda en cueros

y lo único que crece es la rotura

Apareció de verano

un día en que hubo menos muertes

para reunión de negros y negros

para reunión de blancos y blancos

para miradas de negros y blancos

Se venden por la mitad del doble

refrescos del aburrimiento

golosinas de polvo en ciernes

latas para que merienden los alcohólicos

condones procedentes de algún sitio

pipas  heroína  tabaco de todos los colores

También se le da un trago de agua

al conductor del autobús que pasa por agosto

y algo en un clínex de tapadillo

al que manda en la patrulla

cuando cierto loco pide lo que no debe

en el momento que no debe

Y caiga quien caiga

esta tronera del infierno

no cerrará

hasta la vista,

hermano

 

 

 

JE NE REGRETTE RIEN

 

                        "Los cochinitos están en la cama.

                        Muchos besitos les dio su mamá."

                                   (Canción infantil)

 

a santo de ir a Sésamo

perdían la novia

pasaban de largo ante el Rubicón

les faltaba el caballo pero había uno allí

tan borrachos como ojalá lo hubiera estado Sartre

más al rojo que un San Seacabó

 

(no lejos se echaba de menos a Hemingway Caradecine)

 

estuvieron a punto de dar algún salivazo

de verdad  con toda el alma

pero es que esta vida es chicharrón y habría que suicidarse

total que nada  'mai fren'

mejor ginebra con piano que sangre en el asfalto

 

treinta años

y todos en pijama

-las cachimbas adornan el trastero-

 

 

 

DOBLE O NADA

 

en las noches que salen las sarnas

y el postre arde una eternidad en el estómago

rodando pasito a pasito por la barbarie

en busca de rozaduras tan de los santos

habiendo acabado ya de jorobarla

con el asunto ese de hacerse el glorioso

más con el pelo que con el amor

harto de tanto despilfarro

como una mano no podría imaginar

entonces

acontece

que

tal vez aparezca la niña de los improvisos

a la espalda de la sonrisa inmóvil

como perdida por ahí

y te diga cosas en clave de ruina

en una invitación al epílogo

con su boquita infectada

y el porte del alma en cuarentena

asomará

volando la fibra más frágil

y si no se anda uno con buen pulso

la dichosa luz de las farolas

puede hacernos cometer errores de primavera

como besar su herida

creyendo que las gotas son sudor

 

 

 

CON EL CORAZÓN DE PUNTA

 

Llamada del humo

o serpiente de violín

besada a contrapelo,

y hay una profunda tristeza

que hace

relamerse de gusto,

tan amorosa y ángel azul

como la primera niña

de nuestro colegio,

cuando lluvia

rondaba los portales;

cuando diez mil horas de espera

subían el tono del deseo

nunca consumado;

cuando un baile era descubrir.

 

Después, el cabaré.

 

Pubis ondulando

a la luz más roja de los hombres

entre gotas de sudor

con ritmo de imperio contenido;

esquinas para pecar,

esquinas para pedir perdón.

Donde estamos

diremos ser de noche al paraíso

con crema de luna

sobre los pechos en tinieblas

de nuestra amada enorme.

 

Al fin, la barca en el lago.

 

Ya no son precisas

rubias de postal

ni unas islas adornadas

con uvas desde sonrisas húmedas.

Vamos a darle la mano

a la mujer que viene

por el espectáculo sólo nuestro

de estas estrellas.

Y sonríen las guitarras

dispuestas a conducirnos

hasta muy tarde.

 

 

 

HADA O EL HERVOR

 

                        (Con o sin permiso de Nabokov)

 

Te verás sola

al desdén de las cortinas

en las tardes nacidas para el invierno

y tu neurosis será de puro desierto en la carne.

Tendrás enfrente de la mirada

una pared amarilla como lágrima en vientre,

desnuda para nadie

en el dolor musical del orgullo.

Serás, en fin, la una y la ninguna.

Partiste de un padre peligroso

a buscar mesías, suavementes, luces fantásticas,

ni tú misma sabes qué,

con el saber dislocado de buena voluntad,

pero jamás fue cierto que hasta el alma estuviera a punto

ni que entregases la piel al hombre.

Y tras las primeras bolsas en los ojos,

y las segundas, y las que quedan por venir,

cada vez lloras más en el sofá

al ver cómo la noche te queda grande

creyéndote la muerta de todas las historias de muertas.

No sufras. Sigues viva.

Aún puedes llegar a despedirte un poco,

organizar un festín de pecados

y ser al fin como los ángeles.

De todas formas

siempre te quedará la mano y el espejo.

 

 

 

TELEDIARIO IMPOSIBLE

 

Por un mes

las noches están a luz extrema

cada vez más en el nervio

y acecha el peligro sin pausa

de tantos buenos tipos

caídos en su propia victoria (¿Hasta qué punto?

Mejor estarían

atrapados en el miedo

y honrosamente abatidos)

 

Concedida la luna

Parecería ser así

o la culpable falta de costumbre

llave en mano

llave con un susto de muerte

total por nada

como si hubiesen dejado de existir los amos

(Con lo bien que se está sólo vivo)

 

En asuntos exteriores

creen demasiado en mi santidad

Sacan los tanques

para brindar en ciernes

en torno a esta ceniza que se va tejiendo

ayer  hoy  mañana

Veremos qué ocurre

o si es el FIN DEL MUNDO

 

El tiempo

ni siquiera quiso estar nublado

ni mucho menos sacó el sol a relucir

La culpa es de los gérmenes

aunque también hubo desgaste

a causa de muslos

en cuarto creciente y abrasivos

 

Los números premiados

no han salido

de su asombro (Hay una acumulación

para los próximos dedos huéspedes)

 

Que tengan ustedes

un feliz olvido de lo inútil

 

 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias