Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 5 de diciembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

A buen emprendedor pocas palabras bastan

Una visión sobre el emprendimiento

 

Emprendedor. Esa fantástica palabra que todo lo puede. El emprendedor sacará el país de la crisis. El emprendedor creará puestos de trabajo. El emprendedor es el triunfador del futuro. A los medios y a la clase política se les llena la boca cuando la palabra emprendedor está de por medio. Pero ¿que hay de cierto en ello? ¿Como puede llegar realmente a triunfar un emprendedor? ¿Cuales son los mejores consejos que podría recibir cuando se está iniciando en el mundo del emprendimiento?

Con la llegada de las nuevas tecnologías y el desarrollo de las nuevas vías de información a través de los canales online, la forma de poner en marcha un negocio o la forma de conseguir ganarte la vida por tu cuenta ha cambiado drásticamente.

Hoy en día no basta con imprimir tarjetas de visita e ir repartiendo a diestro y siniestro entre cualquier conocido que se cruce la mirada contigo. No, eso ya no vale. Hoy si no sabes manejarte con suficiencia y dominar los canales online estas perdido antes de empezar.

 

Date a conocer a gran escala.

Tu negocio es tu imagen. Valdrá lo que tu sepas darte a valer. Investiga, desarrolla y, sobre todo, comparte. Comparte todo tu trabajo para que el resto del mundo sepa lo que haces, como lo haces y para qué lo haces.

Puedes valerte de redes sociales. Si tienes carisma será la forma más rápida de crecer. Pero también es necesario acompañarlo con una pequeña web, un blog, un canal temático... algo donde puedas mostrar tu valía.

 

El tiempo es el gran enemigo.

Los comienzos nunca serán fáciles a no ser que poseas una gran cantidad de dinero que quieras invertir. El proceso de crecimiento desde cero es lento. Muy lento. Y es la gran barrera que el 90% de los nuevos emprendedores no sobrepasan. Habrá que dedicar mucho esfuerzo, tiempo y trabajo antes de que seas capaz de ver una mínima repercusión.

Cuando lleguen los momentos en los que desees abandonar (que seguro llegarán), no desesperes, aguanta el tipo y sigue adelante si crees en tu proyecto. No estamos hablando de días, ni de meses. En el mejor de los casos, unos pocos años serán necesarios antes de que puedas ver una retribución realmente objetiva a todo el trabajo que has realizado.

 

Conócete a ti mismo.

Estudia tus fortalezas y tus debilidades. Trabaja en aprovecharte al máximo de las primeras y en dejar atrás lo que te frene. Solo conociéndote a ti mismo y afrontando tu realidad podrás aportar a tus clientes objetivo aquello que buscan.

Céntrate en lo que mejor controlas, empieza siempre por ahí porque será la forma de que, quien desconfía de que tu trabajo pueda ser bueno, realmente reconozca tu valía. Con el tiempo llegarán oportunidades de ofrecer cosas nuevas que hayas podido ir aprendiendo.

 

La competencia. Busca donde no la haya y estudia a la que exista.

Exclusividad. Esta palabra puede ser un punto de inflexión en tu trabajo. Tendrás mucho adelantado si eres capaz de ofrecer aquello que nadie mas tenga. Con un poco de suerte, para cuando aparezca algún competidor en el horizonte tu ya tendrás el mercado en tu cartera.

Pero si esto no es posible en tu sector entonces eres tu el que ha aparecido y debe ganar a aquellos que ya están asentados. Será mucho más dificil pero tu primer paso será aprender y empaparte bien de lo que mejor hacen los demás, a la vez que detectas sus errores y tratas de evitarlos.

 

Primero escucha, luego actúa.

Otro de los grandes errores de todo emprendedor es querer hacer las cosas demasiado rápido y sin tener en cuenta las opiniones de los demás. Sin embargo, el que escucha primero tiene ventaja, porque gana tiempo y detalles para pensar en como actuar.

Escucha a tus potenciales clientes, estudia lo que te piden, investiga su forma de trabajar y adapta las maravillosas ideas, que seguro que tienes, a ello.

 

Aprende. Sigue aprendiendo. Nunca será demasiado.

Nunca dejes tu formación a un lado. Es necesario estar al tanto de todas las novedades que surjan en tu sector porque perderás demasiadas oportunidades si no lo haces. Piensa que el primero que adquiere los conocimientos sobre un determinado tema siempre tendrá ventaja.

Dedica parte del tiempo de trabajo diario a bucear en la web en busca de nuevos conocimientos que te puedan hacer crecer. A ti y a tu negocio.

 

El emprendimiento, sin ninguna duda es una buena oportunidad para los ambiciosos. Para los que no se conforman con ser un asalariado más. Pero son muy pocos los que triunfan. Se consciente de ello. Nadie te regalará nada, pero de esta forma, el éxito tendrá mejor sabor todavía.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias