Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 19 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Como hacer más cómodo un zapato

.

Encontrar un zapato que siente bien y sea cómodo, se lo ponga quien se lo ponga, es una misión imposible. Cada uno de nosotros tenemos un tipo de pie distinto y lo que pude ser perfecto para ti puede convertirse en una experiencia dolorosa para cualquier otra persona.

Es cierto que existen ciertas marcas y modelos que suelen destacar por su comodidad y su adaptabilidad, como sucede por ejemplo con los zapatos Dorking, pero esto es algo fuera de lo común y lo normal es que los zapatos, sobre todo recién comprados, puedan causar molestias.

Pongámonos en situación. Imagina que has estado mucho tiempo buscando esos zapatos que consideras perfectos. Da igual el modelo que sea, te sientes bien con ellos, combinan con todo lo que te pongas y, puede que incluso los hayas encontrado en oferta. Vuelves a casa pensando haber hecho la compra ideal, hasta que te los calzas y pasas cierto tiempo con ellos. Ahí te das cuenta de que empiezan a resultarte incómodos.

Los zapatos van tan ajustados que cualquier correa, refuerzo o costura puede convertirse en la causa de una rozadura o una ampolla, convirtiendo en ese zapato perfecto en unos más que no volverán a salir del armario nunca más. Pero tiene por que ser este el final, existen algunos trucos que pueden “acomodar” esos zapatos para que te resulten algo mas adecuados y puedas volver a utilizarlos.


Consejos para conseguir mayor comodidad de unos zapatos

 

Dependiendo del tipo de zapatos que tengamos entre manos, los mejores consejos que recibirás serán unos u otros.

Por ejemplo, cuando hablamos de tacones altos, es habitual que, al rato de uso, los pies empiecen a sentirse acalambrados y con dolor principalmente en la zona del arco, que no suele irse hasta que dejan de utilizarse. Para hacer más llevaderos estos tacones un truco es unir los dedos de los pies con cinta adhesiva. Los zapatos de tacón hacen mucha presión sobre los dedos, afectando a los nervios que terminan en la planta del pie. Entre estos nervios se encuentra uno que crea problemas especialmente y que se sitúa entre el tercer y cuarto dedo del pie. Está comprobado que unir estos dedos libera tensión y reduce el dolor.

Otra posibilidad es sentir incomodidad cuando se usan botas. El problema de las botas es que suelen crear dolorosas rozadoras en la parte del talón y de la pantorrilla. Para evitarlo es recomendable usar un calcetín alto para proteger estas zonas y untar vaselina o polvos antifricción en las zonas más vulnerables.

Cuando el problema surge a raíz del uso de zapatillas deportivas la situación de incomodidad suele ser incluso peor. Estos zapatos suelen ser cómodos al principio de la actividad física, pero acaban siendo problemáticos conforme avanza la actividad deportiva. Esto acaba acarreando problemas cuando ya llevamos una buena caminata o una distancia importante de carrera y tenemos que hacer el recorrido de vuelta con dolores y ampollas. Existe un viejo truco para minimizar este efecto y es usar un secador de pelo. El calor de este aparato sobre el interior de la zapatilla ablandará las partes más apretadas del calzado y las hará mucho más amoldables en pocos minutos.

Para finalizar te hablaré de las chanclas. ¿Quién no se ha sentido incómodo alguna vez al usar unas chanclas nuevas? Las chanclas no sólo carecen de la estructura y el apoyo de otros zapatos, sino que la correa de la zona de los dedos puede causar también alguna ampolla. Las chanclas son un calzado imprescindible cuando llega el verano, pero hay algunas medidas preventivas que puedes tomar para mantener tus pies cómodos y sin dolor. Evita que las ampollas aparezcan manteniendo tus sandalias secas, porque humedad y ampollas son dos palabras que suelen ir de la mano. Antes de una escapada a la playa, mete un par de zapatos o zapatillas que ya te sean cómodos en tu bolso. Las chanclas son conocidas por su falta de sujeción, por lo que no están pensadas para dar largos paseos ni para bailar en tu restaurante costero favorito. Créenos, tus pies te lo agradecerán después.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias