Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El complicado movimiento de las marionetas (Argonautas, 2015)

Texto íntegro incluido en el nº 7 (Junio 2015) de Revista Argonautas

 

Es apenas un susurro, unas pocas palabras despegadas de los hinchados labios de Elsa del mismo modo lento y perverso que su boca se ha ido despegando de la oreja de Martín, enrojecida por los cálidos besos y los inofensivos pero firmes, voluptuosos mordiscos. Es tan solo un susurro, algo dicho como al azar, pero que impacta certero en el cerebro embotado del amante, sin dejar lugar a réplica o controversia.

 «Lo harás por mí, ¿verdad? Lo harás por nosotros», dice Elsa, alejándose lo justo para que las frases no hagan eco o ensordezcan al débil Martín, ocupado todavía en el deseo por el endiablado cuerpo de esta mujer, como si aún no lo conociera bastante, como si pudiera perderlo todo en este mismo instante, como si de repente pudieran agotarse la carne y la suerte; como si no hubiesen tenido ambos lo suficiente. «Sí, sé que lo harás por mí», confirma Elsa, muy segura de su victoria, de su influencia y de la hipotética capacidad del otro.

Para celebrarlo, y porque sabe que una nueva copa de champán, la enésima, se quedaría corta, Elsa introduce la mano libre por debajo de las sábanas humedecidas de lujuria, en esa cama donde los dos permanecen a pesar del calor sofocante que ahoga sus cuerpos, en esa misma cama donde los dos cayeron hace rato con la urgencia de la pasión y de la sangre. Martín sigue sin decir nada, y no es necesario que lo haga: su silencio y su cuerpo ya han respondido a todas las preguntas, formuladas o no, y la insistencia de Elsa no significa nada para él, a no ser otra manera más de aceptar de buen grado todo lo que ella propone, una forma delicada y sutil de la sumisión. Martín quiere dejarse llevar. En estos momentos, Martín no quiere pensar en nada.

ṩ ṩ ṩ ṩ ṩ

Martín no quería pensar en nada. Ya había tendido bastante por aquel día: el madrugón acostumbrado, el atasco de la hora punta y la lluvia, los problemas de la gris e inhóspita oficina, que iban desde el aumento del trabajo sin la correspondiente subida de sueldo, o al menos una pequeña gratificación, a la indiferencia y el desdén por parte, respectivamente, de los compañeros y el jefe de turno, y otras pequeñas cosas que por separado parecían despreciables pero que juntas amargaban una existencia con la precisión fría de un cálculo matemático.

Sí, por hoy Martín había tenido bastante; así que a la salida de la oficina, cumpliendo un rito, respetando toda la liturgia, el hombre marchó directamente al bar de siempre, donde los camareros ya le conocían, donde nadie le incordiaba ni hacía preguntas, porque todos los allí presentes componían un intercambiable y patético elenco de títeres destartalados, reducidos a la sombra de una nada por idénticas o parecidas circunstancias. Se conocían de vista; reconocían el mismo sufrimiento, la misma falta de expectativas.

El hombre se despojó del abrigo, ocupó su lugar de costumbre, saludó con la cabeza al camarero, pidió la bebida de cada tarde y trató de olvidar. No pudo. Sabía que ocurriría: era complicado desprenderse de la miseria, rechazar la propia incapacidad. Pensó en su vida, y en la noche que le esperaba, que no sería diferente a tantas otras; comprendió inmediata y esencialmente que las posibilidades, después de una cena frugal y con seguridad indigesta, después de una película mala o un rato de lectura de cualquier libro insulso, quedaban limitadas al aburrimiento, casi el menor de los males, o a su sustituto más probable, largamente practicado: la terrible autocompasión. Martín bebió otro trago, y luego otro más. Así hasta que no quedó nada en el vaso. Así hasta marcharse. Nadie se fijó en él. (...)

 

Texto completo incluido en el nº 7 (Junio 2015) de la revista bimensual de creación literaria Revista Argonautas

 

Género al que pertenece la obra: Narrativa,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias