Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 9 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Estudio sobre De morbis artificum diatriba, de B. Ramazzini (1983, 1999, 2003)

Última edición: Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, Escuela Nacional de Medicina del Trabajo e Instituto de Salud Carlos III, 2003.

Se trata de un estudio, concebido como prólogo y presentación de esta importante obra, a la que se considera como el verdadero principio de la moderna Medicina del Trabajo o Medicina Ocupacional. Fue la primera publicación de la obra completa, en español y publicada en España, traducida directamente del latín original por los profesores José Luis Moralejo y Francisco Pejenaute, utilizando la edición de Padua de 1713 y con la incorporación de una biografía del autor, escrita por su sobrino Bartolommeo Ramazzini. Se muestran los primeros párrafos del estudio.

***

En Medicina pocas veces se puede atribuir la paternidad exclusiva de una determinada teoría o escuela a un solo autor. Casi siempre hay una conjunción favorable de factores que explica el nacimiento de una manera nueva de entender la enfermedad o el hombre enfermo. Con estas salvedades, resulta lícito, sin embargo, señalar que, en el caso de la Medicina del Trabajo, el más influyente, el más entusiasta, el primero de los autores médicos que atisbó la trascendencia de una ciencia médica preocupada por la variada patología derivada del trabajo, fue, sin duda, Bernardino Ramazzini.

Ramazzini nació el 5 de noviembre de 1633 en Carpi, ciudad de la región cispadana, a unos 17 kilómetros de Módena, sujeta a la jurisdicción de los príncipes de Este. Sus padres fueron Bartolommeo Ramazzini y Caterina Federzoni, ambos pertenecientes a familias acomodadas. Estudió con los jesuitas en la propia Carpi, instruyéndose en las letras latinas hasta la edad de diecinueve años, en que pasó a Parma para dedicarse a las artes mayores, defendiendo allí su tesis en público, "con universal aprobación y aplauso". Después, y parece que desoyendo las sugerencias paternas que lo impulsaban hacia los estudios de leyes, se entregó de lleno, durante tres años, a los de medicina, consiguiendo la láurea doctoral, por unanimidad, el día 21 de febrero de 1659, en la propia academia de Parma.

El joven médico y filósofo, conocedor profundo de la lengua latina y avezado suficientemente en la griega, amante de las Letras y de los artificios retóricos, que junto a su papel de hombre renacentista está dotado de la curiosidad observadora que hará de él un científico, en el sentido moderno de la palabra, pertrechado ya de los fundamentos teóricos de su arte, marchó a Roma, ciudad que le fascinó ("la vio y la admiró", cuenta), para profundizar en la práctica clínica, de la mano de un célebre médico, Antonio María Rossi, hijo de Girolamo Rossi, de Rávena, que había sido arquiatra del Papa Clemente VIII y había escrito, en latín, una historia de Rávena, comentarios sobre Cornelio Celso y un libro sobre las fiebres.

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias