Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 18 de noviembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Fobias y obsesiones en el mundo de Alfred Hitchcock

Hitchcock y las fobias simples

Las fobias están presentes en la vida y obra de Alfred Hitchcock.

En este artículo, hacemos un pequeño recorrido sobre la compleja personalidad de Alfred Hitchcock, sus fobias y sus obsesiones. Así mismo, vemos como parte de estos fantasmas personales se plasman en sus obras cinemátográficas.

El atormentado mundo de Alfred Hitchcock.

Esta mañana releía un artículo sobre las fobias simples y mientras lo hacía recordé como, hace ya varios años, escribí mi primer artículo sobre la psicopatología en Hollywood. Como no podía ser de otra forma, Alfred Hitchcock era uno de los protagonistas principales.


Alfred Hitchcock está considerado mundialmente como el maestro del cine de suspense. Muchas de sus películas forman ya parte de la antología del cine de intriga. Sus películas tienen como protagonistas a personajes atormentados y problemáticos. En ocasiones con serios problemas mentales.


En “Psicosis”, una de sus más célebres films, el protagonista Norman Bates, padece un cuadro de esquizofrenia. Esta película, rodada en 1960, proyectó internacionalmente a Anthony Perkins, al dar vida al siniestro personaje con doble personalidad.


La vida de Hitchcock en el cine.


Hitchcock era un director muy exigente y controlador con una personalidad compleja que se reflejaba en sus películas. Hace algunos años se han estrenado dos películas que reflejan muchas de sus peculiaridades psicológicas: “Hitchcock” y “The Girl”.


Hitchcock (2012).


En 2012, el director Sacha Gervasi, rodó “Hitchcock” basándose en el libro de Stephen Rebello “Alfred Hitchcock and the making of Psycho” publicado en 1990. En este film, se cuenta los problemas de Hitchcock, interpretado por Anthony Hopkins, para sacar adelante el rodaje de su película “Psicosis”.


Alma Reville, la fiel esposa de Hitchcock tiene un papel fundamental en la historia. Alma, protagonizada por Helen Mirren, aparece como la colaboradora en las sombras y el apoyo de Hitchcock en los momentos más duros.


La afición de Hitchcock por las actrices rubias, que aparecen en sus películas, aparece aquí reflejada en la actriz Scarlett Johanson, que da vida a Marion Crane. Podemos ver todas las vicisitudes que rodearon la famosa escena del apuñalamiento en la ducha.


Este fragmento del film está considerado como “una obra maestra dentro de una obra maestra”. Probablemente, haya sido una de las escenas más estudiadas por los críticos cinematográficos.


Tras siete días de rodaje y un meticuloso montaje, con la valiosa ayuda de su esposa Alma, Hitchcock consiguió un espectacular clima de terror, fundiendo las 70 tomas del rodaje en 45 segundos de duración. En este tiempo, una lluvia de cuchillos cae sobre la protagonista femenina, acompañados de los chirriantes tonos de los violines de Bernard Herrmann.


El resultado es una de las más impactantes escenas de la historia del cine, que aterrorizó a los espectadores en el estreno de Psicosis. Parece ser, que la actriz Jane Leigh quedó traumatizada por el rodaje y tardó algún tiempo en recuperarse.


The Girl (2013).


En 2013 se rodó una serie para televisión en la que Alfred Hitchcock era de nuevo el protagonista, siendo interpretado por el camaleónico Toby Jones. La serie titulada “The Girl” nos abre una ventana en el tiempo y nos permite profundizar en la relación de Hitchcock con otra de sus rubias actrices, Tippi Hedren.


El director de “The Girl”, Julian Jarrold, nos muestra aquí, una cara menos amable de Hitchcock. Vemos como durante el rodaje de “Los pájaros” y “Marnie, la ladrona”, Hitchcock acosa a la actriz y boicotea su carrera cuando ella no se pliega a sus exigencias. Desvela así una de las facetas más oscuras de la personalidad de Hitchcock, su afán controlador y posesivo sobre sus actrices favoritas.


Hitchcock y sus rarezas.


Son innumerables las anécdotas y rarezas que se achacan a Alfred Hitchcock. Una de estas anécdotas refiere que Hitchcock nunca quiso conducir un coche por el miedo anormal que tenía a ser detenido por la policía.


Parece ser que hay que remontarse a su infancia para comprende el pavor de Hitchcock ante los uniformes policiales. Según contó el propio Alfred, siendo pequeño su padre le encomendó llevar un paquete con una nota a una comisaria cercana.


Tras entregar el paquete, el sargento de guardia, le encerró en un calabozo y le tuvo allí retenido un buen rato. Luego, le abrió la puerta y con una sonrisa, le explicó que había hecho aquello, para que aprendiera lo que les sucedía a los malhechores.


Es también conocida la fobia de Hitchcock hacia los huevos (ovofobia). Parece cierto, que la autoría de esta frase es del propio Alfred:


“Los huevos me dan miedo, algo más que miedo, me repugnan. Esas cosas blancas, redondas, sin agujeros…  ¿Alguna vez han visto algo más asqueroso que la yema rota de un huevo rebosando ese líquido amarillo”. (Alfred Hitchcock).


Lo que no sabemos respecto a su ovofobia es el origen de la misma.  Pero, sí sabemos la venganza de Hitchcock, hacia los huevos. En la película “Desayuno con diamantes” un huevo explota y está a punto de impactar en la cara de Cary Grant. En otra escena vemos como una señora, apaga su cigarrillo hundiéndolo en la yema de un huevo poco hecho.


Las musas de Alfred Hitchcock.


Ya hemos hecho mención anteriormente, a su pasión por las actrices rubias, que no pocos problemas le trajo en su relación con su esposa Alma Reville. Conocida por todo el mundo era su debilidad por las rubias, a las que el denominaba “nórdicas” pues buscaba un prototipo femenino elegante, frío y distante.


En este grupo de “rubias nórdicas” habría que incluir a otras actrices a las que obligaba a teñirse el pelo de rubio. Bajo su dirección desfilaron: Madeleine Carroll (“Los 39 escalones” 1935), Joan Fontaine (“Rebeca” 1940), Ingrid Bergman (“Recuerda” 1945), Anne Baxter (“Yo confieso” 1953), Grace Kelly (“La ventana indiscreta” 1954), Vera Miles (“Falso culpable” 1956), Kim Novak (“Vértigo” 1958), Eva Marie Saint (“North by Northwest” 1959), Janet Leigh (“Psicosis” 1960) y Tippi Hedren (“Los pájaros” 1963).


Parece ser qué de todas ellas, Ingrid Bergman, Grace Kelly Tippi Hedren fueron las que más obsesionaron a Hitchcock.


Hitchcock y las fobias.


Los fantasmas personales de Hitchcock, así como su afición por el psicoanálisis freudiano, que empezaba a extenderse por Estados Unidos, influyeron en la producción del director inglés. Así, podemos ver como las fobias aparecen en algunas de sus películas: “Marnie, la ladrona” y “Vértigo”.


Marnie, la ladrona: Eritrofobia.


Tippi Hedren, dio vida en la pantalla a Marnie, una joven cleptómana, que además padece frigidez sexual y miedo al color rojo y a las tormentas.


Las fobias simples o específicas son un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo intenso e irracional ante un objeto, animal o situación, que por sí misma no supone un peligro real. En la película, Marnie, siente terror ante la visión de objetos de color rojo y se siente completamente paralizada. La eritrofobia o miedo al color rojo se incluye dentro de las cromatofobias (fobias a los colores). La otra fobia de Marnie es el miedo a las tormentas (brontofobia).


En la película, aunque de forma elemental, se hacen continuas referencias a las teorías freudianas. Sean Connery es el actor masculino que da vida a Mark Rutland, un empresario guapo y rico, que se enamora de Marnie. Al poco tiempo descubre la patología de su esposa (cleptomanía) y hace verdaderos esfuerzos, leyendo libros de psicoanálisis para curarla.


Al final de la película (¡¡¡Atención Spoiler!!!) se descubre el origen de la eritrofobia. La madre de Marnie era prostituta y una noche en que estaba con un marinero, éste trata de propasarse con la niña, y ella lo mata. Marnie ve la escena y el color rojo de la sangre la impacta y queda ligado de forma patológica a un miedo irracional.


La madre de Marnie echa en cara constantemente a Marnie su soledad, tras el trágico suceso con el marinero y se muestra fría y distante con su hija. Aquí vemos el origen de la cleptomanía de Marnie, que trata de conseguir dinero, para hacer costosos regalos a su madre y recuperar el amor materno perdido.


Marnie, consigue recordar todos los sucesos traumáticos que reprimía en su inconsciente y se recupera de sus fobias y de la cleptomanía.


En el rodaje de esta película, la relación entre Tippi Hedren y Alfred Hitchcock, estaba ya seriamente deteriorada tras el tenso rodaje de “Los pájaros”.


Vértigo: Acrofobia.


Alfred Hitchcock rodó “Vértigo” en 1958 con James Stewart y Kim Novak como protagonistas. En aquella época, Vera Miles era la musa de Hitchcock, pero se encontraba embarazada y no pudo rodar el film. Por este motivo recurrió a Kim Novak, a la que consideraba caprichosa y cuestionaba todas sus decisiones durante el rodaje.


El protagonista de la película, Scottie, padece acrofobia (miedo a las alturas) y vértigo. Se encuentra retirado tras haber visto caer desde un tejado a su compañero policía en una persecución.


En el libro en que se basa la película, “Sudores fríos: de entre los muertos”, el protagonista masculino padece impotencia sexual y nunca ha tenido relaciones sexuales. En la película, no se hace referencia a esta impotencia de forma explícita, pero Hitchcock, juega durante una buena parte de la misma, con simbología fálica. Scottie, no sabe que hacer con un largo bastón que se pasa de una mano a otra, mientras su secretaria nos cuenta que tuvo una breve relación con él, en la que “no sucedió nada”.


Un amigo de Scottie, pide a éste que vigile a su mujer, la bella Madeleine (Kim Novak) que parece estar poseída por el espíritu de su bisabuela y parece querer acabar con su vida. Scott vigila a Madeleine, la sigue, la protege, se enamora de ella, pero no puede impedir que muera arrojándose por un campanario. Scott, por su miedo a las alturas, no puede evitar la muerte de Madeleine y a partir de entonces se sume en una profunda depresión.


La película “Vertigo”, en el año 2012, fue declarada como la mejor película de la historia del cine. En segundo lugar, quedó “Ciudadano Kane” de Orson Welles.


Como en casi todas sus películas, Hitchcock protagoniza una escena de cameo (aparición fugaz del director en alguna escena como un personaje de segunda fila).


Esta película ha sido minuciosamente analizada por los cinéfilos, que han visto en ella veladas alusiones a la impotencia de Scott y manifestaciones simbólicas de una relación sexual entre Scott y Madeleine, que no aparece en la película. Así mismo, estos análisis llegan al punto de creer que Scott practica la necrofilia: Puesto que Scott cree que Madeleine es la reencarnación de su bisabuela, por lo tanto, ha hecho el amor con una muerta.


No sabemos si en la mente de Hitchcock anidaban tan oscuros pensamientos, pero sí podemos afirmar que “Vertigo” es una obra maestra en la que el director proyecta en el protagonista un componente importante de su personalidad. Una anécdota, confirma esta teoría. En la película "Hitchcock". durante el rodaje de "Psicosis" las dos actrices protgonistas, Vera Miles y Jane Leigh, hablan en un camerino en un descanso del rodaje. Hitchcock, las espía a través de un agujero en la pared. Vera le dice a Jane Leigh que Alfred es un director que tratará de controlar todos los actos de su vida. A continuación le confiesa:

"El personaje de Scottie, en la película Vértigo, atormentado y angustiado, es una proyección de la personalidad de Hitchcok, pero más guapo y más delgado".

Unos segundos más tarde, se oyen los pasos de Hitchcock, que se aleja tras espiar la conversación.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias