Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 28 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

España, la conquista de América y el perdón pedido por López Obrador

Profundo análisis del Dr. Italo Antinori Bolaños, Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Primer Defensor del Pueblo de la República de Panamá (1997-2001) sobre la solicitud del Presidente mexicano López Obrador de que España pida perdón.

España, la conquista de América y el perdón pedido por Lopez Obrador

iantinorib@cwpanama.net

Resulta verdaderamente ridículo, insólito y peripatético que el Presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador, haya pedido en carta al Rey de España (finales de marzo de 2019), una disculpa pública por lo que considera una "invasión" y una "violación de los Derechos Humanos" ejecutada, hace más de quinientos años, por Hernán Cortés y los españoles en el período de la conquista.  Habría que explicarle al señor López Obrador que no solo la petición resulta extemporánea, improcedente y hasta extravagante sino que, además, pretender que tal acto pudiera realizarse es tan absurdo como demencial, pues acarrearía el inicio de una cadena de disculpas y perdones en el planeta que no sabríamos cuándo acabarían.  Nos imaginamos a nuestra querida Italia, obligada a pedir perdón por las conquistas que hizo el imperio romano en tantos pueblos y naciones, desde antes del nacimiento de Jesucristo; a los turcos por la invasión del imperio otomano que dirigió el Sultán Mehmed II "el conquistador", quien tomó en 1453 la docta Constantinopla, aniquiló para siempre en esos territorios el cristianismo, impuso el Islam y acabó con el denominado Imperio romano de oriente (imperio bizantino).  Sería risible que el Rey Felipe VI reclamara a las naciones árabes un público perdón a España por la invasión y dominación musulmana por casi ocho siglos en la península ibérica y la configuración y esperanzas moriscas de consolidar el proyecto de "al andaluz".  Si ello ocurriere, tendríamos a las naciones árabes replicándole a Felipe VI que debía ser él, quien pida perdón a los pueblos árabes porque sus ilustres antepasados, los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, tuvieron la "osadía" de vencer y echar a Boabdil, el último sultán del reino nazarí del territorio español, aquel histórico 2 de enero de 1492, cuando acabaron con el último enclave musulmán de occidente, al desalojarlos de la majestuosa Alhambra, única y sinigual fortaleza levantada por los árabes, en las colinas de Granada. Tendríamos también que exigir a Rusia y a Estados Unidos  que pidan perdón por las diversas invasiones y dominaciones de pueblos y naciones, a los japoneses por sus ocupaciones, a China por sus zarpazos - entre éstas la cuestionable acción en el Tibet - a la India por sus disputas, problemas y diferendos con Paquistán, a casi todos los Estados europeos (Inglaterra, Francia, Portugal, Holanda y otros) por la conquista del África, Asia, Oceanía y América.  El rosario de perdones haría no solo inacabable el evento sino imposible su terminación por la gran cantidad de acontecimientos que contiene la historia de la evolución de la humanidad. La historia de la humanidad, de los Estados, pueblos y naciones, nos demuestra fehacientemente que cada cual tiene sus propias circunstancias.

Es obvio que un descubrimiento, conquista, arribo, encuentro, desembarco o como le queramos llamar a lo que ocurrió cuando el Almirante genovés Cristóbal Colón llegó al entonces continente desconocido, el 12 de octubre de 1492 - auspiciado por los Reyes Católicos Españoles - no fue un encuentro fácil.  Eran pueblos (el grupo que llegaba y los habitantes originarios del nuevo mundo), que mutuamente se desconocían y que ni siquiera se podían entender por el lenguaje oral.  El inmenso océano Atlántico que nos dividía, a partir de ese momento y con el paso lento de los siglos nos ha unido como una gran comunidad iberoamericana de naciones con identidad cultural y sociológica.  Si fueron los españoles guiados por Colón los que encontraron el nuevo mundo, no fue España la única que hizo expediciones de conquista en el continente americano ni en otros sitios del planeta.  Muchas naciones europeas conquistaron, dominaron y sometieron pueblos en distintas partes del mundo.  Pese a ello, sólo España ha cargado por siglos la leyenda negra y el peso de la acusación de haber cometido genocidio contra las poblaciones indígenas americanas. Nos hemos preguntado, ¿por qué existe, persiste y se disemina de manera constante, contra España tal acusación? Curiosamente no se difunden "historias negras" de los otros países que también tuvieron sus conquistas, sus encuentros y desencuentros que, como es lógico y propio de toda obra humana, también tiene facetas difíciles, espinosas, controversiales.  Mientras los ingleses han logrado reunir a casi todas sus antiguas colonias en la denominada "Mancomunidad de Naciones", que en inglés denominan "Commonwealth of Nations" (antes se llamaba "Mancomunidad Británica de Naciones"), los países Iberoamericanos desgraciadamente no han podido consolidar plenamente - y pese a algunos esfuerzos - un proyecto semejante.  Es indudable que acciones como las del Presidente mexicano, alejan esa posibilidad porque siembran el germen de la discordia y de la desunión.  No es sensato seguir insistiendo en tales reclamos después de 500 años y añadirle - como si fuera poco lo del genocidio - denuncias que los iberoamericanos conquistados por España, son hijos y descendientes de la violación de las mujeres indígenas, de sociedades creadas al amparo del robo y del saqueo del oro, por parte de filibusteros y aventureros que llegaron desde España.  Tan inacabable reclamo hace atisbar un mal sentimiento histórico de victimización, desdicha y tragedia que afecta la autoestima social de las naciones iberoamericanas y les limita e impide articular con entusiasmo y determinación constructiva - sin complejos ni paroxismos desenfrenados - el desarrollo socioeconómico de la región.

El 12 de octubre de cada año, observamos que frente a las embajadas de España en las capitales de las naciones de Iberoamérica, algunos grupos protestan y hacen manifestaciones por el repetido y trillado argumento del genocidio español en la conquista.  Una fecha que debería ser de conmemoración, reafirmación y evocación de la cultura hispánica que España nos legó, la han ido convirtiendo paso a paso, en un día de reclamos y de añejos enconos que menoscaban el alma limpia de los pueblos. Tales protestas nos conducen a profundos pensamientos y a necesarias reflexiones. Bastará recorrer las naciones iberoamericanas desde el sur del Río Bravo (donde empieza México), hasta la Patagonia (Argentina), para darnos cuenta de forma indubitable que a la fecha existen amplios grupos, tribus e importantes poblaciones indígenas en las diversas naciones de origen hispano, donde incluso, las huellas del mestizaje son latentes y evidentes.  Si España y los españoles hubiesen masacrado y hecho un enorme genocidio, no habría tantos grupos indígenas en Iberoamérica ni numerosas poblaciones originarias, a las que, en algunos Estados, se les han garantizado sus reservas territoriales. Paradójicamente, el territorio de Iberoamérica conquistado por España, constituye una de las regiones del planeta donde hay más poblaciones de grupos originarios e indígenas.  De manera que, ¿si hubiese ocurrido un gran exterminio y matanza de indígenas, habría tantos grupos?  No se trata de negar los errores ni los excesos que se produjeron, es saber valorar con serenidad los aspectos edificantes de la conquista española que sí los hubo y que sí han llegado hasta nuestros años.

Los españoles se mezclaron con las indígenas y por esa unión, surgió el mestizaje entre españoles y aborígenes que tantas personas de bien y de renombre le ha dado a Iberoamérica y que es notoria y genéticamente visible en las naciones y pueblos que fueron conquistados por España.  Los españoles les dejaron a los pueblos de Iberoamérica desde la conquista, instituciones dignas de encomio    como el amor y respeto por la familia, los valores éticos, morales y espirituales que han conformado desde entonces la sociedad Iberoamericana cuyas raíces se fundan y se encuentran en el  cristianismo que trajeron los españoles y que enseñaron y esparcieron entre los nativos.  Los conquistadores españoles nos dotaron de una lengua hermosa que ha hecho germinar de los pueblos iberoamericanos  fabulosas prosas y exquisitas poesías hechas por escritores y poetas, que sienten que es posible una mejor creación literaria por la maravillosa lengua castellana, que nos ha permitido, además,  consolidar una de las regiones más grandes del planeta con identidad idiomática.  Por qué vivir del rencor malsano y de resentimientos estériles y por qué no recordar a Fray Bartolomé de las CasasVasco Núñez de Balboa, y otros españoles que se convirtieron en  defensores y protectores de los indígenas durante la conquista o en los miles de religiosos, sacerdotes y misioneros españoles que desde hace 500 años han hecho un apostolado de servicio social y humanista, ayudando a los aborígenes y a los pueblos marginados de Iberoamérica.

En Estados Unidos de América los ingleses que llegaron a buscar nuevas tierras  para establecer sus familias, traían sus mujeres y algunos hasta sus hijos por lo que generalmente no se mezclaron con los Navajos, Sioux, Creek, Cheyenne, Apaches, Cherokee u otros grupos de nativos que habitaban en la zona que hoy comprende dicho país.   El mestizaje que los españoles propiciaron en Iberoamérica, poco existe en Estados Unidos, así como es notorio y notable que la población de grupos originarios quedó disminuida desde la conquista.  Y si en Iberoamérica abundan los grupos originarios y tribus indígenas, ello constituye la mejor radiografía de que - dentro de yerros y algunos excesos - los españoles no fueron genocidas ni exterminaron a los indígenas porque, de haberlo hecho, no existirían tantos grupos y tribus o estarían diezmados como ocurre en Estados Unidos de América.

Los pueblos iberoamericanos deben olvidar su encono porque los  rencores profundos, mantenidos por tantos años, no sólo trastocan el alma, sino que impiden el progreso integral de los pueblos.  Vivamos sin complejos, pero sí con la convicción de que tenemos una región hermosa y estupenda, de tierras fértiles y con verdor inigualable e inacabable, de gente noble que desea prosperar.  No ataquemos a España porque son más los lazos mágicos que nos unen a un pasado común, que las historias negras que malsanamente se repiten y que sólo logran dividirnos de nuestro pasado y origen común.

No sé si el poder, por aquello de que las alturas marean, ensimisma a las personas y las lleva a cometer actos tan desafortunados y extravagantes como el que ha hecho el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

El consejo más sensato a los pueblos iberoamericanos es echar a un lado, de una vez por todas y para siempre, esa llamada leyenda negra contra España y los españoles y no difundirla ni propagarla más.

A los españoles, les digo que vivan sin complejos ni traumas, porque como pueblo somos muchos los que habiendo nacido en un país iberoamericano, agradecemos la herencia infinita que nos dejaron en nuestras raíces como nación y como sociedad.  Por ello, permítanme con vuestras dispensas, hacer una cita nuestra, de un análisis escrito y publicado el 27 de septiembre de 2017, donde expresamos sobre España y su pueblo lo siguiente:

"Amo a España y a su pueblo. Tengo comprensibles y sobradas razones para tan preclaro idilio. Viví y estudié el doctorado en derecho  (especializado en Derecho Constitucional) en la Universidad Complutense de Madrid, y ello me permitió relacionarme con españoles de distintos estratos culturales y sociales, de diferentes regiones, cultura y lugares. Pude comprobar sin ambages que es un pueblo noble y generoso que uno fácilmente aprende a querer. Por qué negar ese amor, si lo valioso y edificante es confesarlo, sacarlo del alma y gritarlo, sin temor y sin complejos, que uno ama a España, tal como está, con sus diferencias culturales por regiones, pero con la unidad monolítica del Estado." (ANTINORI BOLAÑOS, Italo I., "Mi amada España y el germen de la anarquía", publicado en "La Verdad Hispanoamérica" Fuente:

https://laverdadhispanoamerica.blogspot.com/2017/09/mi-amada-espana-y-el-germen-de-la.html


29 de marzo de 2019.

Dr. Italo Isaac Antinori Bolaños

Primer Defensor del Pueblo de la República de Panamá (1997-2001)

https://www.educacion.gob.es/teseo/mostrarRef.do?ref=144960 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias