Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 12 de agosto de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

No están ciegos los poetas: el sijo coreano (2012)

< Prólogo >

Hace algún tiempo, tuve el placer de conocer al Prof. José M. Prieto en la recepción que se celebró en la residencia de la Embajada de India.

Para mí fue una agradable sorpresa conocer entonces su interés por la literatura coreana, y poco después recibir la carta en que me solicitaba que escribiese el prólogo del libro que publicará en septiembre de este año.

A pesar de lo poco conocida que es la literatura coreana en España, el Prof. Prieto ha sido capaz de escribir hermosos poemas en los que adopta la forma literaria coreana del sijo.

Los sijos, una forma poética coreana tradicional que nació a mediados de la dinastía Koryo y que alcanzó su máximo esplendor en la dinastía Chosun (1392-1910), recogen los sentimientos y emociones más profundos de la cultura coreana.

El poeta José M. Prieto nos introduce con gran maestría la poesía oriental, como ya hizo con su obra al estilo de los tankas japoneses. Esta vez, profundiza en el sijo, alcanzando de nuevo la más exquisita creatividad poética.

Mediante este libro que recoge más de doscientos poemas, los lectores se harán partícipes del sentido de la vida, y el amor a la naturaleza que están expresados en forma de sijos y supondrá una ventana por la que asomarse a la literatura coreana.

Este libro recoge el humanismo más puro de la literatura. En la poesía no hay fronteras ni obstáculos y esta obra es la esencia de ese espíritu.

Quisiera elogiar y agradecer al Prof. Prieto por esta maravillosa obra que supone la oportunidad de estrechar los lazos entre oriente y occidente, y que espero sirva, bajo el paraguas de la literatura de puente de unión entre la cultura coreana y española.

Cho Taeyul Embajador de Corea en España, Madrid, Febrero 2011

 

Preámbulo

A los efectos prácticos un sijo es un poema breve de 44-46 sílabas, distribuidas en tres versos de quince sílabas, que pueden subdividirse en hemistiquios. Ello conlleva disciplina intelectual y emocional que se moldea con sencillez plástica. "La brevedad formal no permite al poeta desbordarse en sus emociones y le exige escribir con rigor y contención" afirman H. Tae-jun y M.I. Filinich en la antología de la poesía clásica coreana, sijo, que publicaron en 2005 bajo los auspicios del Colegio de México y titulada Aroma del Este (p. 13-14). Prevalece el ritmo respecto a la rima, que si acaece es circunstancial. Se da rienda suelta a una estética que combina flexibilidad, concisión visual y sobriedad.

Muestrario

 

Placeres orales

Escuchaba a su madre recriminarle en la cena,

escuchaba a su esposa recriminarle a los postres,

saboreó una cereza

                            y dejó de escucharlas.

 

 

Popularidad

Sin haberle pedido permiso sale en la foto

y está ahí,

mirando de frente a quien quiera verle,

es noticia,

a lo largo del día

le pintarrajean.

 

Liberación femenina

Está encantada, sale con un chico engreído,

sabe lo que quiere, va como una moto al futuro,

agarrada a su cintura huye de su madre.

 

 

Exhibicionista

Es una mujer con los pechos desnudos,

de piedra,

la que siempre acompaña

al ministro de Justicia

en las ruedas de prensa

en horario infantil.

 

 

Como un señor

Familiar como el sonido de un disparo en la tele

el grito que da mi mujer al verme en la tumbona

decidido a no hacer nada de aquello que me pide.

 

 

Querida

A cada paso

las llaves en el bolsillo son

las campanillas de la suerte,

 

abren la puerta

en la que es bienvenida

aunque llegue muy tarde.

 

 

 

Currantes

Empapado de sudor el sol en las camisetas,

pegadas a la piel, resplandeciente, en su jugo,

brilla con luz propia

la carne humana trabajada,

exquisita.

 

 

 

En la playa

Entraba de un salto y luego salía

corriendo,

chapoteaba en la orilla y tiritaban sus músculos,

solo quería que estuviera fría

el agua embotellada.

 

 

 

Escamada

Cada vez que entra en la pescadería

se siente escarchada,

la miran de lado los peces

con los ojos enjoyados en cubitos de hielo.

 

 

 

Picadura

Insistente

la avispa se golpea con las alas en el cristal,

quiere volver a perderse en el cielo azulón,

no quiere volver a picar

a gente amargada

encerrada.

.

Género al que pertenece la obra: Poesía,Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias