Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 12 de agosto de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Mi partido, el de las 6 de la mañana

Portada Mi partido, a las 6 de la mañana autor Junco

La alegría de la huerta


A picotazos
la alondra se ha traído
al nido el alba.


             Ha madrugado
             el coro de las monjas
             tenor el gallo


                                    Las travesuras
                                    del coro de los niños
                                    con los gatitos.

 

Amor filial

                                      ... ninguno me quiere en la vida
                                      como ellos me saben querer.

                                      Amado Nervo


Encantado sí que estoy
pues acabo de recibir una carta
de mis padres,

me echan de menos,
muy lejos están los dos,

sin estar al alcance de esos cuatro ojos,
requetebién, de ley.

 

Animal de compañía

                                          No puedo traerme a mi perro,
                                          está en mi contrato.

                                          Mary Oliver

Se encontró a sí mismo
en una tienda de animales de compañía,
pagó al contado
y salió dando ladridos a su dueña,
una señora encantadora que quería un perrito
para educarlo:
los hombres la ignoraban.

Se lo llevó con un tirante
y un microchip en la oreja,
al portador por si acaso.
No quería echarlo de menos.

 

¿Gárrulo o garrulo!

                                            ... había perdido el pueblo
                                            la confianza del gobierno.

                                            Bertolt Brecht


Todos se sientan,
uno detrás de otro,

en los mismos escaños
en los mismos retretes

pues para eso sí que son
excelentísimos,

en el congreso de los diputados
en el senado,

la sonrisa más bella nos escudriña
entre dos mofletes

chitón
¡querube o querubín?

De grana y oro
¿gárrulo o garrulo?

Pues saben jugar a las chapas
no dan ni chapa
y por gastar saliva
con ese chupete que es su dedo tamborilero
nos dejan sin chapa al contado

pues rojos, muy rojos, sí que son
sus numeritos, son vacas que mugen,
son vacas que pastan la pasta
y nos enrojecen.

 

 

 

 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias