Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

LA ECONOMÍA CIRCULAR EN EL SECTOR DE LA AUTOMOCIÓN: ¿HASTA DÓNDE PODEMOS INTRODUCIRLA?

Desde 2008, las emisiones de CO2 procedentes de la fabricación de automóviles se redujeron en casi un 24%, un descenso significativo que puede atribuirse al éxito de los fabricantes al disociar las emisiones de carbono del crecimiento de la producción mediante el cambio a fuentes de energía renovables y de bajo consumo de carbono.

Además, en el último decenio, el agua consumida por cada automóvil producido se redujo en un 31%, lo que se logró mediante el empleo de tecnologías de recirculación que promueven la reutilización del agua y al mismo tiempo limitan el consumo. Lo que es más importante, los fabricantes de automóviles han pasado a centrarse en la construcción de automóviles con más características para hacerlos más seguros, más limpios y más inteligentes; y la cantidad de desechos producidos por automóvil se redujo en casi un 14% en el mismo período.

 

Si bien el sector automotor ha demostrado un fuerte compromiso con la reducción del impacto ambiental de la producción y el uso de vehículos, aún queda mucho por hacer para lograr el equilibrio necesario entre las cuestiones económicas y ecológicas. Una de las soluciones sugeridas para reducir el impacto en el medio ambiente es adoptar la economía circular.


 

Desafíos medioambientales

El fomento de la economía circular en el sector de la automoción, hace que sea necesario examinar algunos de los desafíos ambientales:

  • Combatir el calentamiento global - asegurar una reducción de las emisiones de efecto invernadero.
  • Salud - reducir las emisiones de partículas que tienen un impacto en la salud.
  • Preservación de los recursos naturales - reutilización y optimización del uso de los recursos naturales.

 

Para hacer frente a estos desafíos ambientales, los fabricantes de automóviles deben revisar sus procesos de producción. Entre las soluciones que podrían allanar el camino para una estrategia ambiental sostenible figura la adopción de un modelo de producción que se base en procesos ecológicos de alto rendimiento -y asequibles-.

 

Fuente: ecoembes.com

 

Remanufacturación

A menudo confundida con el reciclaje, la remanufacturación supone la reconstrucción de productos para que cumplan las especificaciones del producto final original utilizando piezas reparadas, reutilizadas y nuevas.

 

El proceso incluye la sustitución o reparación de módulos y componentes desgastados. Se puede denominar como una forma de recuperación de productos que busca restaurar el artículo para que tenga las mismas cualidades que un producto nuevo de la fábrica.

 

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos puso en marcha el programa de Directrices para las Adquisiciones Integrales (CPG) que buscaba promover la reducción de los desechos a través de la remanufacturación.

 

Esto podría implementarse a gran escala en la fabricación de piezas de automóviles como parte del esfuerzo para implementar la economía circular y asegurar la eficiencia a través de la reducción de residuos

 

Muchas empresas han adoptado esta estrategia y han logrado la eficiencia de los recursos mediante la remanufacturación de diferentes piezas, incluidas las cajas de cambio, suspensiones neumáticas, amortiguadores y los motores.

 

La remanufacturación ha demostrado que reduce el consumo de energía hasta en un 80% si se compara con la fabricación de piezas nuevas, y el proceso requiere un 88% menos de agua y libera alrededor de un 90% menos de productos químicos. En general, este enfoque puede reducir los residuos vertidos en un 70%.

 

No hace falta irse muy lejos para ver que todo tipo de empresas relacionadas con el sector se han percatado de esto y basan sus modelos de negocio en el reacondicionamiento de recambios, como ejemplo, CMC Suspensión Neumática, empresa Española dedicada a la reconstrucción de piezas de suspensión neumática.  Con esto se consigue reintroducir un producto que inicialmente es desecho de nuevo en el mercado. Además, ellos aseguran que en muchas ocasiones un producto reconstruido supera en calidad al producto original, ya que se han mejorado los puntos débiles con recambios de mejor calidad.

 

 

Ciclo cerrado de reciclaje

Es un proceso autosuficiente que utiliza materiales reciclables que pueden mantener su calidad en todo el ciclo. Es preferible porque facilita a los fabricantes el reciclaje de los productos en sí mismos. Una sugerencia para el reciclaje en circuito cerrado es animar a los fabricantes de automóviles a establecer programas donde puedan recoger proactivamente los vehículos de los usuarios finales y reducir el coste del reciclaje. Además, los gobiernos de todo el mundo, están promoviendo programas para dar el salto a lo sostenible en automoción.

 

Aunque varias compañías llevan a cabo estos programas, depende del cliente localizar y contactar con el centro de recogida, algo que crea un inconveniente. Las empresas deberían ofrecer incentivos a los clientes que devuelvan sus vehículos al final de su vida útil, ya que esto alentaría a más personas a entregar sus vehículos viejos, cuya vida útil se estima en 13 años de uso.

 

Según el Foro Económico Mundial, el reciclaje en circuito cerrado reduce el consumo de energía hasta en un 75%, lo que se traduce en un ahorro de costes, especialmente si se tiene en cuenta que la extracción de recursos no se tiene en cuenta en la producción de las nuevas piezas. Esto viene como una solución viable al modelo económico de "usar y tirar" de hoy en día que apunta a los recursos disponibles para apoyar las condiciones para el crecimiento y la estabilidad.

 

 

Diseñar para la sostenibilidad

El diseño sostenible puede definirse como un concepto de diseño de objetos o servicios físicos para que cumplan con los requisitos de sostenibilidad ecológica. Para contribuir a la economía circular, la industria automovilística debe adoptar principios de diseño que apoyen esta idea.

 

En este concepto, los vehículos están diseñados para ser sostenibles a lo largo de todo su ciclo de vida. Algunas de las formas en que esto podría implementarse incluyen la prolongación de la fase de uso de los vehículos y la garantía de que se personalizan para poder reciclarlos cuando su ciclo de vida útil caduque.

 

Una muestra de esto, es la tapicería con botellas recicladas de Audi.

 

Además, en el sector del automóvil también se están realizando esfuerzos para diseñar vehículos que reduzcan el impacto general en el medio ambiente.

 

 

Limitaciones en la economía circular

Si bien los beneficios de adoptar la economía circular son evidentes, hay varios desafíos que el sector automotor debe superar.

 

Uno de ellos es el coste del reciclaje, que podría ser mayor que el coste de la extracción de recursos debido a los numerosos procesos necesarios para refinar los materiales a fin de cumplir las normas de calidad que se esperan del producto final.

 

Además, la construcción de una instalación de reciclado requiere altos costes iniciales, y muchos argumentarían que los productos reciclados son de menor calidad, lo que significa entonces emplear procesos intensivos para cumplir con las consideraciones de calidad y seguridad de los automóviles.

 

Sin embargo, incluso con estos inconvenientes, hay muchas razones por las que el sector automovilístico debería apostar por la economía circular. Este modelo económico reduce el consumo de energía, disminuye la contaminación y fomenta un uso general de los llamados ecobalances (evaluaciones de desempeño ambiental).

 

La creciente presión de los consumidores y el refuerzo de las normas ecológicas nacionales (China, Europa ...) muy probablemente llevará a una ganancia en la significación de los ecobalances, por lo tanto, conduciendo a una economía circular más integrada.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias