Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cosas a tener en cuenta a la hora de realizar una reforma en casa

La reforma en un hogar es una tarea enorme que requiere demasiada atención, cosa que se agrava si no estás puesto en el tema. Pero, si se realiza con un plan claro en mente, puedes ahorrarte algunos dolores de cabeza con posibles imprevistos.

Ya estés pensando en realizar una pequeña reforma del baño o una reforma a gran escala, lo recomendable para ahorrar dolores de cabeza es que la realice un profesional, ya que en ocasiones, realizar una reforma por uno mismo puede acarrear muchos problemas e incluso un resultado indeseado.

Hoy día es fácil encontrar personal adecuado y cualificado que, además de realizar la reforma que tienes en mente, te ayudan aportando ideas al nivel de los mejores diseñadores del mundo. La experiencia es lo que tiene.

Os puedo contar una experiencia propia vivida hace unos meses con un pequeño apartamento que adquirí recientemente a las afueras de Madrid, el cual necesitaba una reforma inmediata, y que gracias a ello lo encontré a un buen precio.

En mi caso solicité varios presupuesto en diferentes empresas, aunque al final me decidí por Reformas Decordan, de la cual supe su existencia gracias al "boca a boca". Lo cierto es que me la recomendó un amigo que ya había solicitado los servicios de esta empresa para reformar su salón y quedó super contento con el resultado, por lo que su satisfacción me llevó a confiar en esta empresa y, ¡no pude acertar más de lleno!.

El resultado fue increíble, mucho mejor de lo que yo tenía en mente, además, este trámite de reforma me aportó una experiencia que podré utilizar en otra futura reforma, sabiendo qué hacer bien y qué no hacer mal. Aquí os dejo los aspectos que yo tendría en cuenta:

Decide qué quieres en tu reforma

Es importante saber qué quieres lograr con la renovación de tu hogar y por qué. Si estás renovando para evitar mudarte, la reforma que realice debe satisfacerte por varios años, no vayas a por algo de lo cual puedas cansarte rápidamente.

Piensa en cuántos dormitorios, baños y cuánto espacio habitable necesitarás en el futuro, especialmente si tienes una familia en crecimiento.

Mejorar tu propia casa para mejorar su habitabilidad para tu familia generalmente implicará un enfoque muy diferente al de arreglar una casa de "soltero".

Otro caso a tener en cuenta es querer realizar la reforma para vender la casa a un precio mayor o mejorarla para ponerla en alquiler.

Las encimeras y los salpicaderos de buena calidad, en tonos neutros, como el hormigón o mármol, atraen a los compradores. La iluminación debajo de los muebles altos hace que las cocinas parezcan caras. Los electrodomésticos de gama alta o media, particularmente en acero inoxidable, agregan valor a una propiedad. Y el almacenamiento en la cocina es muy valorado por los compradores.

Los materiales de buena calidad extenderán la vida útil de tu hogar y también podrían ahorrarte dinero a largo plazo. Piensa en factores como el impacto ambiental, la capacidad estructural, el rendimiento térmico, el aislamiento acústico, la resistencia al fuego y la humedad.

¿Tienes los conocimientos necesarios?

Tal vez hayas arreglado tu propia casa y te sientas seguro de asumir un proyecto realizado por ti mismo para abaratar costes, pero sin conocimientos, la reforma se puede volver un caos. Yo pienso que un trabajo de bricolaje no lo hace el experto. 

En primer lugar, debes saber qué trabajos planeas emprender, ya que algunos requieren permisos del ayuntamiento, y cómo realizar el proceso de solicitud.

Es aconsejable contratar a un constructor o gerente de proyecto debidamente cualificado para que supervise la reforma antes de empezarla.

Si prefieres ensuciarte las manos, te recomiendo contratar a un profesional para los primeros desarrollos a pequeña escala para que te oriente sobre tus ideas.

Evalúa tu presupuesto

Es importante pararse a pensar cuánto te puedes permitir, y si aún pudiendo, merece la pena invertir esa cantidad de dinero.

Investiga las opciones de financiación para asegurarte de que la reforma sea lo más rentable posible. Y no subestimes la presión que una hipoteca puede ejercer sobre la vida familiar, especialmente con los niños pequeños.

Si tienes poco efectivo, hable con tu banco sobre cómo extender tu préstamo hipotecario actual, refinanciar tu hipoteca u obtener un préstamo para reformas del hogar.

Durante una renovación del hogar pueden producirse retrasos imprevistos, costes ocultos y trabajos de mala calidad si no se elige adecuadamente el profesional. Cree un margen de amortiguación del 15 al 20 por ciento en tu presupuesto para cubrir gastos inesperados.

Obtención de la financiación necesaria

Esto debería estar en la parte superior de la lista, porque obviamente si no puedes obtener la financiación que necesitas, todo lo demás es un punto discutible.

Lo ideal sería comprar viviendas que sean habitables tal como están, que generarán mejores ingresos por alquiler y atraerán un mayor crecimiento del capital con algunos retoques sin importancia, pero el desembolso al adquirirla es mayor.

Ten en cuenta que si tu proyecto se convierte en una reforma de escala más significativa y necesitas buscar fondos adicionales, es posible que debas hacer un poco de reestructuración de la deuda para que las cifras cuadren.

¿Cuál es tu motivación?

Si tu renovación está motivada por aumentar el valor de tu propiedad, habla con un agente inmobiliario o agencia inmobiliaria. Pregunta qué tipo de características se buscan en el área y qué podría hacer para mejorar tu hogar. Si estás restaurando una propiedad antigua para darle una nueva vida, recuerda que estos a menudo esconden problemas estructurales importantes. Asigna una buena parte de tu presupuesto para cualquier sorpresa que pueda descubrirse.

Consultar a los expertos

Si estás planeando una renovación de bricolaje, comunícate con tu ayuntamiento para conocer las regulaciones relevantes.

Para trabajos más grandes, es esencial asegurarse de que tu casa pueda soportar el trabajo que tienes en mente.

Si necesita ayuda con el diseño de tu hogar o estás trabajando con un edificio desafiante, los arquitectos pueden ahorrar tiempo y dinero. Espera gastar alrededor del 10 por ciento de tu presupuesto en arquitectos.

Muchos constructores también gestionarán proyectos, así que cuando solicites presupuestos, pregunta si este servicio está incluido o si se espera que lo hagas tú mismo.

Un diseñador de interiores se asegurará de que tu hogar se vea impecable, pero pueden ser demasiado caros Si tienes un presupuesto limitado y estás dispuesto a rastrear las tiendas (y la web) para encontrar los materiales que estás buscando, es posible que un diseñador de interiores no sea una parte esencial de tu reforma.

¿Quién va a vivir ahí?

La cantidad de adultos y niños que vivirán en la casa, y el tiempo que planeas permanecer allí, afectan las decisiones sobre cuántos dormitorios y baños necesitarás. Si estás considerando agregar dos o más habitaciones, piensa detenidamente si estará sobrecapitalizando. Algunos expertos creen que no se debería gastar más del 10 por ciento del valor de la casa en una reforma, pero si planeas vivir en la casa durante diez años o más, esto puede significar un exceso de capitalización a corto plazo.

¿Cuánto tiempo puedes dedicar?

Si no puede dedicar las horas y los días necesarios, contrata a un profesional que se encargue de todo. Saldrá más caro, pero también lo hará en un tiempo récord.

Aunque la realización de una reforma de la mano de un equipo de profesionales eleva el precio de la misma, es probable que sea una inversión que valga la pena.

Párate a pensar en cuánto tiempo tardarías tú en realizar la reforma, pon un precio a tu tiempo fraccionado en horas y valora si merece la pena perder todo ese tiempo por ahorrar en tu reforma.

Mucha gente empiezan a reformar su casa, pero no se paran a pensar en el tiempo que deben dedicarle y del cual no disponen, lo que hace que la finalización de la reforma se alargue hasta el infinito.

No es extraño ver reforma que llegan a durar incluso varios años.

Elige el momento adecuado

Párate a pensar en el orden que quieres reformar tu casa en el caso de tener que hacerlo por zonas o secciones. Por ejemplo, si vas a reformar techo y suelo en distintas fechas, no querrás dañar tu nuevo suelo a la hora de reparar el techo, lo cual te indica que deberías reformar antes el techo.

Además, decide si necesitas mudarte mientras se realizan los trabajos, especialmente si el baño va a estar fuera de servicio por un tiempo.

Si va a desembolsar mucho dinero en una renovación, querrás que se vea fabulosa.

Eso significa decidir desde el principio cómo quieres que se vea cada espacio. Un diseñador de interiores o decorador puede ayudar. Lo llevarán a través de un proceso para dibujar un estilo y darle vida.

Si lo haces solo, busca inspiración en revistas, libros y blogs para estar al tanto de las tendencias más actuales y la combinación de distintos materiales.

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias