Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de mayo de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cantos Equinocciales (1977)

Madrid, Ágora, 1977

Es mi poemario más extenso (228 págs.). Tiene una historia especial. Nació de una conversación en Guayaquil con el escritor español (y complutense) Ezequiel González Mas, entonces profesor de la Univ. guayaquileña, y un estupendo poeta cuya breve obra debiera conocerse en España. Acaba de morir en Guayaquil a los 90 años. En esa conversación me dijo Ezequiel: Los grandes poetas casi siempre han escrito con métrica. Yo regresé a Cuenca-Ecuador y me pasé 10 años escibiendo con rigurosa métrica clásica. Terminé el libro en Cumaná-Venezuela a orillas del Caribe. Lo publicó Concha Lagos en su Colección Ágora (Madrid, 1977). En él está presente toda mi experiencia americana, los paisajes del continente, sus habitantes y también toda mi nostalgia. El poeta Juan Ruiz de Torres ha dicho que éste es mi mejor libro (Cf. J. Ruiz de Torres, La poesía de José López Rueda, entre la reflexión y la modernidad, App, Madrid, 2005).

 

MIENTRAS LLUEVE EN LOS ANDES

                                                           A la ciudad de Vigo.

 Litografia gris, ciudad del Noroeste,                                              

arrumbada en un dulce rincón de mi memoria,                                

soñando bajo el lloro tranquilo de las nubes                                                                    

y al lento son que gimen errantes transatlánticos.                              

Te recuerdo arrullada por las aves marinas,                   

regazo maternal de la bruma y el viento

y recuerdo una leve mujer casi de niebla

y el verdor boreal de sus ojos amantes.

Siento la seda suave de la brisa rizando

en las atardecidas serenas del verano

el nenúfar inmenso y azul de la bahía

que al Oeste se pone morado de nostalgia.

En este solitario retiro de los Andes,

donde estrellas australes constelan mi desvelo

y en mis noches florecen las lunas de la ausencia,

a veces el silencio se puebla de palabras

antiguas, de canciones que ya creía muertas,                      

de miradas, de labios que besan no sé dónde.                               

¡Oh ciudad de la lluvia, oh ciudad de los altos                              

balcones en que sueñan sus más azules sueños                           

mirando lejanías muchachas cuyos ojos

albergan diminutos vapores y banderas!

En el álbum de nieblas que es la memoria mía,                               

donde guardo la ruina que mi historia va siendo,

tu imagen de aguafuerte, borrosa ya de olvido

contemplo y lloro a solas mientras llueve en los Andes.

Veo cómo las casas del Berbés escudriñan

la mar con sus fachadas que ya son casi rostros

gastadamente humanos, de aguardar tanto y tanto

la vuelta de los barcos pesqueros con el alba.

Amo tus viejas casas de raíz submarina,                                                                          

sus dulces chimeneas fumando largos sueños                                                                    

en la melancolía total de los crepúsculos,

cuando más hondamente se piensan los recuerdos,                                               

cuando arrastra la bruma su inmensa cola blanca                                                       

por oscuros tejados, cuando escuchan los niños                                                   

la voz del mar lejano en la gran caracola                                       

que está sobre la mesa, y el alma se les llena                                              

de mástiles y cofres y velas y argonautas.                                               

¡Oh ciudad de Galicia donde amé largamente                                                          

perdido entre los muelles y las lluvias de otoño,                                                           

oliendo a noche, a tierra mojada y piel de novia,                                                     

naufragado en el verde boreal de unos ojos!                                            

Han pasado los años; otros soles me alumbran;                                          

por los campos de España mis pasos ya no suenan;                                                     

una gaita invisible me canta en las entraña                                                                       

y te sueño a lo lejos mientras llueve en los Andes.

 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias