Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 23 de septiembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Iberiada (1999) (Inédito)

A este poemario, don Miguel de Unamuno lo llamaría "Andanzas y visiones españolas". Lo fui componiendo durante la última década del siglo pasado en que como director del programa en España de la Universidad de Bowling Green (USA), recorría todos los años los campos y ciudades de la Península con mis estudiantes norteamericanos. En estos poemas, arde mi pasíón (crítica y a ratos noventayochesca) por España.

 

EL REY FANTASMA

 

El monasterio está encendido

y vagamente esboza

sus contornos geométricos

en la bruma nocturna.

Lentos copos de nieve

descienden silenciosos

en una suave danza.

Don Felipe Segundo

sale del Panteón

y se sienta en su silla

con la pierna gotosa.

Medita resignado

en los buques fantasmas

de la Armada Invencible

que ardieron en el frío Mar del Norte.

O piensa en las hogueras

de los autos de fe

que a cenizas reducen la herejía.

Lo ha prohibido todo:

Expurgó bibliotecas, quemó libros.

Mandó que regresaran

los jóvenes hispanos

que estudiaban en Oxford,

en París, en Lovaina o en Amberes,

para que las noticias perniciosas

de Calvino o Lutero

no infectaran sus almas.

De esta manera sube el porcentaje

de españoles que eluden

las llamas del Averno.

Arrecia la nevada

en la última noche

de este mil novecientos

noventa y siete.

El buen rey don Felipe

desde su austero dormitorio

oye devotamente

la misa de fantasmas

que el mártir San Lorenzo

susurra en el altar de la basílica. 

 

 

 ALCÁZAR (Segovia)

 

En la cumbre de la montaña

que cae a pico sobre el río

con las rocas en carne viva,

se eleva lívido el castillo.

Desde la orilla del Eresma,

veo las torres almenadas,

y el vasto muro coronado

por chapiteles de pizarra.

En estas horas de la tarde

bajo la mano del otoño

la legendaria arquitectura

presenta un halo misterioso.

En el silencio de las salas

ya sin ruidosos visitantes

habrá murmullos cortesanos

y viejos pasos militares.

Las hoy vacías armaduras

añorarán a sus guerreros

y los cañones oxidados

a sus difuntos artilleros.

Cautiva en gótica ventana,

el alma de una adolescente

sueña con alguien que vendrá

a llevársela para siempre.

Sobrevolando las almenas,

los grajos graznan sin cesar

y queda el mítico paisaje

detenido en la eternidad.

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias