Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 6 de julio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué técnicas se utilizan en la reproducción asistida?

Los tratamientos de fertilidad incluyen varias técnicas de reproducción asistida que permiten a las parejas con problemas de fertilidad conseguir un embarazo, con o sin relaciones sexuales.

Por ejemplo, la inseminación artificial con esperma donado ofrece a la paciente la posibilidad de quedarse embarazada en caso de un factor masculino grave o en ausencia de una pareja masculina. La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en cambio, facilita la fecundación en el laboratorio cuando los espermatozoides presentan defectos importantes. Otra técnica de reproducción asistida es la donación de óvulos, que permite a las mujeres cuyos gametos faltan o son inutilizables cumplir su sueño de ser madres. Repasemos los diferentes tratamientos del PRA, sus principios y las situaciones en las que están indicados.

 

Relaciones sexuales planificadas


El coito planificado, o coito dirigido, es una técnica de reproducción asistida basada en la sincronización de la ovulación y las relaciones sexuales de la pareja. El objetivo es hacer coincidir la eyaculación del varón con el momento en que se libera un óvulo en las trompas de Falopio de la mujer, para aumentar la probabilidad de obtener la fecundación. Para ello, el especialista en fertilidad controla el ciclo menstrual de la paciente mediante ecografías y análisis de sangre.

 

Esto le permite determinar el momento más favorable para el coito. Esta tecnología de reproducción asistida, bastante sencilla, puede utilizarse en primera instancia cuando la pareja no tiene factores de bloqueo: debe existir ovulación, el útero debe poder acoger un embarazo, el esperma debe ser de buena calidad, etc. La estimulación ovárica puede combinarse con las relaciones sexuales planificadas en caso de insuficiencia hormonal de la paciente.

 

Inseminación artificial homóloga


La inseminación artificial (IA) consiste en depositar una muestra de esperma en la cavidad uterina de la paciente, tras la estimulación ovárica, para favorecer la fecundación in vivo. La inseminación artificial homóloga es cuando los espermatozoides que se colocan en el aparato reproductor de la mujer provienen de su pareja, según mencionó el director médico de las clínicas Enlistalo Fertilidad México.

 

También se utilizan los términos inseminación artificial intraconjugal o inseminación artificial conyugal (IAC). El esperma se recoge unas horas antes del procedimiento y se prepara en un laboratorio para optimizar su calidad y aumentar las posibilidades de conseguir un embarazo. La inseminación artificial homóloga está indicada en caso de trastornos de la eyaculación, anomalías espermáticas moderadas o alteraciones cervicales.

Fecundación in vitro convencional (FIV)


La fecundación in vitro (FIV) se basa en la unión de un espermatozoide y un óvulo en el laboratorio. Previamente, la paciente se somete a una estimulación ovárica y a una punción. En la versión convencional de esta técnica de reproducción asistida, los óvulos de la paciente se colocan sobre gotas de esperma, para que un espermatozoide penetre en el gameto femenino y lo fecunde.

 

Los embriones resultantes se colocan en una incubadora antes de ser transferidos al útero de la paciente (de uno en uno) o congelados para un ciclo de FIV posterior. La FIV convencional se recomienda para las mujeres con insuficiencia ovárica, para las mujeres sin trompas, para las mujeres de más de 40 años, etc.

Fecundación in vitro con ICSI


En la FIV con inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), se introduce un espermatozoide previamente seleccionado directamente en el óvulo de la paciente con una pipeta. Esta técnica facilita la obtención de embriones cuando la pareja masculina tiene espermatozoides de calidad insuficiente: bajo recuento de espermatozoides, espermatozoides con poca movilidad o morfología anormal, etc.

 

La ICSI también se utiliza para optimizar el uso de las muestras de esperma si se dispone de ellas en cantidades limitadas (por ejemplo, cuando el esperma se recoge mediante una biopsia testicular en caso de ausencia total de esperma en el eyaculado).

Donación de ovocitos


Otra técnica de reproducción asistida, la donación de ovocitos (u ovodonación), ofrece a las pacientes cuyos gametos están ausentes o son de muy mala calidad la posibilidad de quedarse embarazadas. En la práctica, la FIV con o sin ICSI se realiza con óvulos de una donante. El esperma puede ser del cónyuge o de un donante.

 

En este último caso (óvulos y esperma de donante), se denomina FIV de doble donante. La donación de óvulos se recomienda a las mujeres que sufren una menopausia precoz, a las pacientes con enfermedades hereditarias graves y a las mujeres que se han sometido a una operación de ovarios.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias