Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 6 de julio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué es la ozonización del agua y para qué sirve?

cargar agua ozonizada en mexico

El ozono es una forma de oxígeno (O2) con la fórmula molecular O3. Se forma cuando el oxígeno del aire se expone a la descarga de una fuerte corriente eléctrica en el aire. En la naturaleza, se forma en la atmósfera superior cuando un rayo impacta en el aire. El olor penetrante que suele asociarse al paso de una tormenta, y que lleva a algunos a exclamar que la atmósfera huele "a limpio", se atribuye al ozono formado naturalmente. El ozono es inestable y se convierte en O2 poco después de su formación. Es un potente oxidante y uno de los más potentes desinfectantes disponibles en el tratamiento del agua.

Este es parte del proceso que llevan a cabo todas las purificadoras de agua durante su tarea de ozonizado.

 

Desinfección del agua potable


Aunque el ozono es mucho más eficaz que el cloro a la hora de inactivar y/o eliminar virus, bacterias y quistes (por ejemplo, Cryptosporidium y Giardia) y se ha utilizado ampliamente en Europa durante muchos años para tratar el agua potable municipal, no ha obtenido una aceptación similar en los Estados Unidos. Los reguladores estadounidenses han especificado desinfectantes menos costosos, como el cloro libre, el dióxido de cloro o las cloraminas, para mantener un residuo capaz de seguir matando organismos en todo el sistema de distribución.
La legislación de las dos últimas décadas, como las enmiendas a la Ley de Agua Potable Segura, la Regla de Tratamiento de Aguas Superficiales y otros reglamentos han impuesto normas más estrictas sobre el rango y la cantidad de desinfección requerida y las concentraciones de subproductos de la desinfección (por ejemplo, trihalometanos) permitidos en el agua potable.
Esta legislación hace menos práctico el uso del cloro libre y sus subproductos de desinfección. Tras el 11 de septiembre, la preocupación por la seguridad de los grandes tanques comprimidos de cloro licuado situados en los sistemas de agua de zonas densamente pobladas también puede influir en el uso del ozono en el futuro. Debido a que inactiva o mata rápidamente prácticamente todas las bacterias, quistes y virus, sin dejar ningún residuo duradero, el ozono es el desinfectante elegido por la mayoría de los embotelladores de agua.

Tratamiento de aguas residuales con ozono


Como el ozono se convierte rápidamente en oxígeno y no deja residuos tóxicos, puede ser más ventajoso que el cloro para tratar las aguas residuales antes de su vertido. Como el ozono disuelto se convierte en oxígeno, el efluente ejercerá una menor demanda biológica de oxígeno (DBO) en la corriente receptora. La eficacia del ozono como oxidante lo convierte a menudo en el método de elección para la eliminación del color, los productos químicos orgánicos y los contaminantes que provocan olores en las aguas residuales. En muchos casos, dependiendo del tiempo de contacto y de la concentración del ozono, éste puede oxidar estos contaminantes en agua y dióxido de carbono.
Por ejemplo, los herbicidas y pesticidas tóxicos pueden reducirse a componentes más respetuosos con el medio ambiente; los compuestos orgánicos no biodegradables pueden reducirse a partes biodegradables más pequeñas; las proteínas y los carbohidratos pueden lisarse en carbonos de doble enlace para dañar y destruir componentes críticos de los organismos en el agua. Dado que el hidroxilo libre es altamente reactivo, el tiempo de contacto requerido es mínimo en comparación con otros desinfectantes.
El ozono puede combinarse con otros procesos de oxidación, como la luz ultravioleta, el peróxido de hidrógeno (otro potente oxidante) y catalizadores propios para acelerar estos procesos de oxidación. Esta combinación de etapas de oxidación se denomina procesos de oxidación avanzada o AOP.

Generación de ozono


El ozono es una molécula muy inestable con una vida media relativamente corta, lo que impide su almacenamiento o transporte y obliga a generarlo in situ. Puede generarse a partir de cualquier fuente de gas que contenga moléculas de oxígeno. Las fuentes más comunes de generación de ozono son el oxígeno comprimido licuado preparado comercialmente o el aire de la atmósfera. El uso de oxígeno puro da lugar a una mayor eficiencia de producción de ozono, pero aumenta el coste de producción. Para utilizar el aire como fuente de oxígeno es necesario comprimirlo, limpiarlo y secarlo (es decir, deshumidificarlo). La compresión del aire aumenta la concentración de oxígeno. La eliminación de partículas extrañas, como la suciedad y el polvo, se consigue mediante el uso de filtros. La deshumidificación se consigue bajando el punto de rocío mediante la refrigeración.
El gas limpio y seco pasa por una cámara donde la descarga continua (arco) de una corriente eléctrica de alto voltaje dispersa los electrones en el aire. Los electrones convierten las moléculas de oxígeno en moléculas de ozono y átomos de oxígeno. Los átomos de oxígeno, que son muy inestables, se unen a los átomos de hidrógeno del aire para formar radicales hidroxilos.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias