Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 6 de julio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

9 señales para darse cuenta de que un familiar es adicto

9 sintomas de adiccion

Existen centro de rehabilitación de adicciones que pueden ayudarte si te sientes identificado con cualquiera de las 9 señales que indicaremos a continuación.

 

1. Ser reservado o evasivo.


El primer paso para la recuperación es admitir que tienes un problema, ¿verdad? Los adictos hacen todo lo posible para ocultar su adicción. Esto puede incluir evitar responder a sus preguntas con claridad, guardar secretos o actuar de forma inusual.

 

 

2. Mentir con frecuencia.


Tras la primera señal, guardando secretos o evitando preguntas, las personas que luchan contra la adicción le mentirán abiertamente para protegerse y no admitir su adicción.

 

 

3. Cambios de humor.


Los cambios de humor severos pueden ser el resultado de un trastorno psiquiátrico a menudo asociado a la adicción o relacionado con la sustancia que se consume. Algunas drogas ilícitas y el alcohol desencadenan diferentes emociones, y la cantidad de la sustancia consumida y la frecuencia del abuso pueden desencadenar grandes cambios de humor.

 

 

4. Cambios importantes en los niveles de sueño o energía.


Al igual que los cambios de humor, la dependencia del alcohol y de las drogas puede desempeñar un papel importante en los niveles de energía de un adicto. La sustancia consumida puede desempeñar un papel importante a la hora de que una persona exprese una energía intensa, como en el caso del abuso de la cocaína o la metanfetamina, o que exprese un tipo de depresión melancólica asociada a un sueño excesivo o a la somnolencia en el caso del abuso de depresores como las benzodiacepinas o los sedantes con receta.

5. Fluctuaciones de peso.


Muchas sustancias tienen una correlación directa con el metabolismo y el apetito; por lo tanto, una persona adicta al alcohol y a las drogas puede experimentar un aumento o una pérdida de peso importante. Los trastornos alimentarios son también una forma de trastorno psiquiátrico que puede darse junto con el abuso de sustancias: un diagnóstico dual. Un diagnóstico dual también puede explicar las fluctuaciones de peso de una persona.

 

 

6. Cambios de actitud y apariencia.


Al igual que las fluctuaciones de peso, cuando una persona está luchando contra la adicción, suele cambiar su forma de vida, incluida la manera de vestir, de comportarse y de tratar a los demás. El abuso de sustancias puede desencadenar multitud de estados de ánimo y acciones como la agresividad, la aprensión, la falta de relación con los demás, etc. Esto puede deberse al impacto psicológico de las drogas ilícitas y el alcohol en el cuerpo humano o a los cambios en las personas con las que se relacionan y las actividades en las que empiezan a participar. El abuso de alcohol y drogas suele provocar que el individuo piense en la vida de forma diferente, lo que desencadena una forma distinta de vivirla.

 

 

7. Pérdida de interés por las cosas que les gustan.


La adicción al alcohol y a las drogas ocupa gran parte de la vida de una persona, dejándole poco tiempo para las aficiones que solía disfrutar. Si nota que un ser querido ya no quiere pasar tiempo con la familia y los amigos o deja de participar en las actividades que haría normalmente, puede tratarse de una adicción al alcohol y las drogas.

8. Incumplimiento de las obligaciones.


Cuando un individuo está atrapado por la adicción, ésta se apodera de su pensamiento racional, como cumplir los plazos, ir al trabajo, terminar los deberes, etc. Un signo importante de la dependencia de las drogas y el alcohol es que una persona que normalmente se considera responsable y motivada empieza a incumplir sus compromisos porque ya no parece importarle.

 

 

9. Pérdida de memoria.


Si usted y sus seres queridos están recordando los buenos tiempos y uno de ellos no participa en la conversación por falta de memoria, o si, como en el caso del signo número ocho, su ser querido se olvida de cumplir con sus obligaciones, una adicción al alcohol y a las drogas puede conducir a la pérdida de memoria. La adicción a las drogas suele provocar lagunas de memoria debido a un consumo excesivo en un corto período de tiempo. Cuanto mayor sea el número de desmayos, más larga puede ser la pérdida de memoria. La mayoría de las drogas ilícitas también tienen un impacto directo en el funcionamiento del cerebro humano, lo que puede llevar a la pérdida de memoria entre otros muchos efectos adversos.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias