Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 30 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Mal de amores (Madrid, 2019)

En el fondo era un tipo como yo,
lo conocí hace muchos años
y bien puedo decir que murió de amor,
cosas del dolor y de la edad.
Los detalles siempre se quedan en los momentos;
diré que parecía brillante,
pero enamorarse de quien retoza en el daño
le trajo a su soledad la pérdida
y el alcohol como consuelo,
un despojo que se arregla cara a la galería,
un autómata que hace vida sin vida.
Pasó a estar enterrado entre paredes,
en el lado obscuro del mundo
donde el fin de la agonía es la inconsciencia,
un dolor que es necesario ignorar a cualquier precio.
Alrededor, todo el mundo feliz,
la china de la soledad y de no saber le tocó a él.
Una persona caída siempre incomoda
y además, se lo habrá buscado, piensan muchos
desde su miserable existencia,
ésa que transcurre en paradas y en andenes,
en coches que recorren el mismo trayecto
en los días laborales, a horas fijas con precisión militar,
ésas que se consumen en los centros comerciales,
los festivos.
Recuerdo que su sonrisa se apagó en ironía,
la tristeza eran las cenizas de su fuego,
de aquel juego mortal que no supo ver:
enamorarse para morir.
Solamente había que fijarse en sus ojos,
llenos de spleen,
en esa mirada sin horizonte y sin ganas,
a pesar de la chaqueta sin corbata,
de su carpeta y de sus libros,
de sus horas físicamente ocupadas
entre el trabajo y los estudios,
mientras la mente se alejaba sin reposo.
Las desocupadas, dormidas a ser posible,
pedir ser piedra por más que brille el sol.
La luz para otros que tenían suerte,
que sabían sobrevivir;
para él, la renuncia a lo que pudiera ser
y la sed de la muerte en suicidio diario,
el vacío de sentirse vacío.
El futuro era como una condena por venganza,
sin redención, sin escapatoria,
pues pesaba menos una lápida de cualquier cementerio.
Se sintió como un conejo en manos de Ugo Cerletti*,
y comió del pan de la amargura, todos los días.
Murió de amor,
en el fondo era un tipo como yo,
pero mucho más joven,
lo recuerdo bien.

 

*Nota:

Ugo Cerletti (Conegliano [Italia], 1877 - Roma [Italia], 1963) fue un neurólogo italiano que descubrió el método de terapia electroconvulsiva en psiquiatría.

 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias