Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 26 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Tiempo de caramelos (2012)

Calima, 2012

Padre-madre estoy convencida de que lo que saldrá en este poemario serán los residuos de mi memoria artística por los años y la distancia. Que el tiempo de los caramelos y palulus me queda lejos, detrás de la esquina de mis solitarios pueblo. Y además dormido en las cunetas del tiempo. Padre si que serás aquí una máscara de domingo lluvioso de noviembre.

Entrevista en Conocerelautor.com (http://www.conoceralautor.com/libros/ver/MjgzNg==)

 

Lo cierto es que yo no quería contar esto

es como desnudarme

y  parece mentira que

a estas alturas tenga pudor.

Pero desnudar a mi padre y a mi madre

verlos en paños menores

cuando la borrasca de sus vidas desapareció por el agujero de los años

es ganas de incordiar.

Además que sé que lo diré mal y no haré justicia.

Mi padre en la bóveda de su  autoridad

lo hizo amargo la maldita guerra

y no podía llevar colgada la sonrisa y

ponérmela como un lazo para ir a la escuela.

Se la robaron a punta de fusil.

Y mi madre

para qué contar

tenía tantas heridas

como los árboles hojas en el suelo cuando llega el otoño

pero eran de mirada pálida

y nada aventureras de viento y vuelo.

En definitiva

sus vidas eran tan sombrías que

me tropezaré con el equívoco en esta historia.

Además eran  tiempos de  llevar luto en la boca

y dibujar gritos con la voz.

Pero una cosa sé con certeza

que yo de niña no era una superdotada

y me agobiaba el empeño de mi padre:

tantas ganas de que me peleara con el intelecto

cuando apenas pasaba cuarto y mitad del suelo.

No era justo robar la infancia así

yo solo quería jugar y mirar los ojos de mi gato

y no aquellas líneas llenas de incógnitas y miedo

pues nunca sabía si cuadrarían a los ojos de mi padre.

Además que si cuadraban

no habría sorpresa. Era mi deber.

Y  yo que no era superdotada

me quedaba quieta 

y como era tan pequeña desaparecía

aplastada en aquella palabra tan grande...¡¡DEBER!!

 

********

 

Quizá todo esto que he escrito

no ha sido otra cosa que inventarme

-ya lo he dicho hace poco-

y también inventaros.

Y todo eso no fue así.

Seguro que hubo versos y vuelos de faldas.

Seguro que  a veces padre-madre teníais cara risueña.

Seguro que hubo  colores en las tardes-noches

y que yo le daba los buenos días a la luz entre geranios.

Seguro... Seguro... Seguro...

Pero escribir es corregir la vida y yo tenía tantas palabras no dichas

que todos los baúles arcas y armarios de la casa

ya no se  podían cerrar.

Por eso quizá las he echado al poemario

¿Dónde si no?...No cabían en ningún lado más.

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 1

Cerrajeros Mieres Baratos y 24 Horas

1
Cerrajeros Mieres Baratos y 24 Horas - 10-12-2016 - 23:31:55h

Solo puedo decir que me ha gustado mucho este texto, al igual que el resto que has publicado


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias