Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de agosto de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Soldado

Poema prosaico dirigido a los soldados del mundo.

Soldado.
Tú que matas en nombre de la paz. Tú que matas en nombre de la justicia. Tú que matas en nombre de la unión de las naciones.
Oxímoron.
¿Quién te mintió?, ¿quién te dio ese fusil?, ¿quién te vistió de verde y dijo "dispara"?, ¿quién te despojó de la naturaleza y te convirtió en máquina, un sicario mecanizado?

Soldado.
Veo tu mirada perdida, fija en la mirilla del rifle.
Pero perdida.
Buscando un motivo que te haga sentir absuelto e incluso justificado, una razón para apretar el gatillo y no sentirte muerto por dentro. Persiguiendo un ideal en el que crees por necesidad y no por pura convicción, un ideal forjado por el campo de batalla y todos sus ingredientes: odio, prejuicio y un frágil filamento de lo que algunos llamarían camaradería.
Nacionalismo.

Soldado.
Matar no es motivo de orgullo. Morir, tan sólo un estúpido acto de "heroísmo" que tiende a ser olvidado.
¿Quién se acuerda de los mártires?
Nadie.
Tú no serás la excepción.
Sólo el nombre y el rostro ensalzado de los grandes líderes políticos, de los dictadores de toda índole, de los monarcas tocados por la mano de algún dios cuestionable y de los altos oficiales, acólitos de la sangre derramada y siempre ajena, perduran y se retuercen eternamente entre las líneas de los libros de historia. Esas bestias de aparente sabiduría, rectitud y coraje. Esos ojos engreídos, altaneros, que miran desde el púlpito a sus enérgicos rebaños.
Títeres.
Borregos teledirigidos.

Soldado.
Tú que clavas el cuchillo del pecado inspirándote en la gloria. Tú que despojas al hombre del mayor de sus tesoros para arrojarlo a los buitres de la estepa. Tú que crees sembrar civilización a través de la barbarie. Tú que aseguras que el fin justifica cualquier tipo de medio, por cruel y aterrador que resulte a los ojos de los budas.
Tú que resumes toda una nación a los colores de una bandera.
Tú que ansías el triunfo por encima de todas las cosas, arroja las municiones a la tierra y vuela alto, desnudo, sin más blindaje que el propio viento y el vapor de las nubes, observa el horizonte infinito y pregúntate si acaso no hay mayor victoria que la de estar vivo.

Soldado.
¿Quién eres tú para arrancar las raíces de un árbol?, ¿quién eres tú para aplastar a un escarabajo con tus botas?, ¿quién eres tú para degollar una res en sacrificio de no-sé-quién?, ¿quién eres tú para ajusticiar, como si fueras un dios de la antigüedad, creyéndote la ley absoluta?, ¿quién eres tú para arrebatarle un hijo a su madre, un padre a un niño, o un hermano a la humanidad?
¿Quién eres tú para desobedecer la voluntad del universo?

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias