Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué significan los sueños?

Significado de soñar

Aunque soy más de letras que de ciencias, considero que poseo una mentalidad científica. Tengo mis creencias, como todo el mundo, pero procuro no darles un valor más allá de lo que son: meras creencias.

Imaginemos una escala que vaya de cero a cien, siendo cien el valor equivalente a estar completamente seguro de que algo es cierto y cero el valor equivalente a estar seguro de que algo es falso. Yo a cada creencia le asigno un valor de certeza (que puede variar con el tiempo), pero sin alcanzar jamás ninguno de los dos extremos. Ni siquiera cuando se trata de las cosas más (aparentemente) obvias. Que me corrijan si me equivoco, pero ¿acaso no consiste en eso el método científico? ¿En observar, experimentar y dudar de todo? ¿En huir de los dogmas?

Si me preguntas qué son los sueños, la explicación que me parece más plausible es que sean simplemente un "efecto secundario" del hecho de que nuestra mente se está reorganizando. Algo así como aprovechar que has salido de casa para limpiar y ordenar. Y en ese momento, en el que ya no estás pilotando la nave, la mente puede divagar mucho. Pero ese divagar podría esconder algo más.

Los sueños interpretados desde la psicología

En el año 1900, el archiconocido Sigmund Freud (padre del psicoanálisis) publicó una obra titulada "La interpretación de los sueños". Según Freud, cuando soñamos se abre un canal de comunicación directo con nuestro inconsciente, ya que nuestra parte consciente está dormida. Y su teoría es que un correcto análisis de estos podría revelarnos muchas cosas, a nivel psicológico, acerca de nosotros mismos. Bajo su punto de vista, durante los sueños damos rienda suelta al inconsciente, quien ya no se ve cohibido ni influenciado por nuestra parte consciente, ni tiene que lidiar con el exceso de información sensitiva que percibimos cuando nos encontramos despiertos.

Los sueños interpretados desde el misticismo

Como suele suceder cuando se recurre al misticismo, nos alejamos de las bases científicas y de los probabilismos y nos aproximamos a las interpretaciones libres. Se podría decir que la ciencia cree (pero no afirma con rotundidad) en aquello que las evidencias y/o el sentido común hacen ver más probable, mientras que el misticismo cree en aquello que desea creer. Pero no por ello, debemos descartar ninguna teoría.

Cuando relacionamos sueños con misticismo, llegan todo tipo de interpretaciones sobre el significado de los sueños. Hay quienes dicen que los sueños predicen hechos que van a suceder en un futuro próximo. Pero no tomando al pie de la letra que lo que soñamos se va a cumplir en la realidad, sino tomando el sueño, y algunos de los elementos que aparecen en él, como simbolismos.

En algunos puntos, la interpretación de los sueños desde las perspectivas psicológica y mística se parecen, ambas vertientes le otorgan significado y se basan en simbolismos, con la importante diferencia de que el primero le atribuye un significado analizable psicológicamente y el segundo le atribuye un significado premonitorio.

Mi opinión

Creo que, como decía Calderón de Barca, los sueños, sueños son.

Mi opinión es que los sueños carecen de significado. Cada vez hay más evidencias científicas que refutan los postulados de Freud acerca de que estos puedan servir para realizar psicoanálisis. Y sobre los misticismos... simplemente no hay base científica.

Creo que los sueños solo son el resultado de la sobreestimulación a la que nos vemos sometidos en algunas fases del sueño. Pienso que, a lo largo del día, percibimos muchísimas más cosas de las que creemos percibir, y que toda esta información queda almacenada en un cuarto de nuestra mente para ser luego ordenadas durante la noche. Y que no solo las ordena, sino que aprovecha ese momento para sacar la basura. Porque si almacenáramos y procesáramos toda la información que percibimos, nos volveríamos locos.

Creo que si sueñas con tu amigo de la infancia que hace años que no ves, no significa nada. Solo es que alguna de las cosas que percibiste a lo largo del día tenía algún tipo de conexión con ese recuerdo. Y, además, en ese estado en el que no hay nadie a los mandos, es fácil acabar navegar a la deriva, saltando de un lugar a otro sin necesidad de haber un motivo.

No todo en la vida tiene por qué tener un motivo.

Tal vez nada lo tenga.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias