Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 21 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Es seguro ir a la Universidad en bicicleta?

Cada vez está más de moda la bicicleta. Contaminas menos (que falta le hace al planeta un respiro), te ahorras el abono del transporte (o la gasolina de tu coche) y encima haces deporte. Dos pájaros de un tiro: cuidas tu salud y, de paso, la del planeta entero.

Me estoy planteando usarla y comenzar a ir en bicicleta en el próximo curso. Claro, habrá días en pleno invierno en los que antes me pongo a acariciar un cactus que coger la bici, pero ese es otro tema.

El asunto es que me pregunto si será seguro ir en bicicleta. La bici para el campo está muy bien, pero en la ciudad se me pone el vello de punta solo de pensarlo.

Como aún tengo tiempo para meditar la decisión con calma hasta que comience el curso 2020-2021, voy a exponer por aquí los peligros que veo, por si alguien se está planteando lo mismo que yo, ya sea para ir a la Universidad o al trabajo o a cualquier sitio al que te suelas desplazar con regularidad.

Los otros vehículos

Por supuesto, esta va en primer lugar. Salvo que seas como Miguel Induráin, los coches van a ir más rápido que tú. Y no todos van a respetar la distancia de seguridad. Que, si no me equivoco, es de un metro y medio. No importa que la mayoría lo haga bien; teniendo en cuenta que te van a adelantar montones de coches cada día, las estadísticas no están de tu lado: indudablemente va a haber coches que van a pasar muy cerca. Respecto a esto, he leído que un truco es ir por el medio del carril para obligar a los coches a adelantar bien, pasándose al otro carril. Pero me temo que si hago eso, todo el mundo me va a pitar por no ir pegada al arcén.

Los peatones en el carril bici

No solo los coches, motos, camiones y demás vehículos a motor son un peligro. Los peatones también lo son. Muchos carriles bici están construidos ocupando lo que antes era parte de la acera y esto provoca mucha confusión. Hay mucha gente que se mete en el carril bici porque ni siquiera se da cuenta de que está ahí. Para esto la única solución que hay es no correr mucho e ir con mil ojos, extremando la precaución. Si un peatón se mete en tu carril y, por no estar atento, chocas con él, no importará que la culpa sea suya, el daño estará hecho.

Las puertas de los coches

Una persona en bici no abulta mucho, así que a veces no te ven. A eso súmale el despiste del personal, que a veces aparca y abre la puerta sin mirar. Así que otra cosa a tener en cuenta. Si ves a alguien aparcando o dentro de un coche aparcado, afloja la marcha por si tienes que frenar para evitar el desastre.

Perderte

Bueno, soy consciente de que esto no será un problema para la mayoría, pero sí para mí. Tengo la costumbre de ir encerrada en mi mundo interior cuando voy en el metro o en el tren o en coche (yo no tengo carné, así que si voy en coche no va a ser conduciendo). Esto hace que nunca me fije por dónde voy y que, aunque haya pasado mil veces por un sitio, no me conozca el camino. La gente cree que no tengo sentido de la orientación, pero no es eso. Es que no me fijo. Pero esto tiene fácil solución: me compro un GPS especial para bici y arreglado. Hay muchas webs que venden estos cacharros. Por ejemplo esta.

Como ves, ir en bici por la ciudad conlleva muchos riesgos. Y seguro que hay muchos más. Estos son los que se me han ocurrido ahora mismo, sobre la marcha. Pero tengo tiempo para pensarlo. Quizá, incluso, me anime a hacer una prueba en los próximos días. Aunque con este calor, como que se desanima una.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias