Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Mi casa es tonta

Domótica

Siempre he sido muy fan de la tecnología. Desde lo básico, como televisores gigantescos y cargados de aplicaciones a los que solamente les falta hablar y smartphones que ya son más ordenadores concentrados que teléfonos, hasta cosas menos extendidas (por ahora) como los relojes inteligentes (que son a los relojes lo que los smartphones son a los teléfonos) o los lectores de libros electrónicos, con su tecnología de tinta electrónica (¡una maravilla!).

No soy lo que se dice una chica muy adinerada, la vida de estudiante no da para muchos lujos, pero procuro darme algún capricho de vez en cuando. Mantengo un equilibrio entre viajar (experiencias) y comprarme un teléfono de "última hornada" o un portátil gamer último modelo (materialismo), para mantenerme satisfecha a todos los niveles (dentro de lo que permite la eterna insatisfacción inherente al ser humano). Eso sin olvidarme nunca de los libros, pero ahí tiro mucho de ebooks que me descargo de Internet y de la biblio de la uni, así que no gasto mucho.

Este atípico año, como que no me animo mucho a viajar, ya habrá tiempo para eso, así que toca gastar en mi amada tecnología. No será igual que otros años, se ha roto ese equilibrio "zen" que me había montado entre sacrificio (estudios), experiencias (viajes) y consumismo (aparatos tecnológicos). Esa "Santísima Trinidad" me ha mantenido motivada los últimos años. Este añotoca reinventarse, disfrutar de las pequeñas cosas, valorar lo que tenemos (sobre todo la salud) y ¡pillar con más ganas que nunca el que viene!

El caso es que, pasar tanto tiempo en casa, me ha hecho pensar en otros ámbitos de la tecnología en los que no me he incursionado hasta ahora.

Está muy bien tener una televisión de cincuenta y cinco pulgadas y resolución 4K junto con un home cinema 5.1 (¡qué gozada ver pelis de acción con el sonido a tope, molestando a los vecinos!), pero mejorar eso ya es tontería. Ya tengo un equipo más que decente, sobre todo teniendo en cuenta mi modesto nivel económico. Gastarme más dinero no me va a hacer disfrutar más del cine en casa de lo que ya disfruto ahora.

Mi teléfono es un Samsung S20 y estoy contentísima con él. A los pocos días de cambiar de teléfono, se pierde ese hype del comienzo, pero realmente puedo esperar un poco a que haya un salto tecnológico grande antes de cambiar de terminal.

Mi smartwatch, mi ebook reader, mi ordenador portátil, que es estéticamente feo (mucho plástico) pero en él los juegos corren que no veas, mi tablet... no hay nada ahí que considere que merezca la pena sustituir por algo más moderno, por ahora...

Pero entonces me di cuenta de otro detalle. Tengo muchos aparatos "inteligentes", pero mi casa sigue siendo muy tonta jaja Así que me he puesto a buscar información sobre domótica en casa y estoy deseando comenzar con las compras. Ahora estamos en medio del Prime Day de Amazon, que en realidad no es un día, sino dos, y voy a aprovechar para hacer unas compras.

No todo de golpe, porque la domótica da para mucho, pero comenzaré con un buen asistente (tal vez el de Amazon mismo), unas bombillas que se puedan controlar desde el mismo asistente, un sistema de alarma básico pero que pueda controlar desde mi teléfono, estoy viendo cómo poder controlar la calefacción también desde mi teléfono, para poder encenderla media hora antes de llegar... esto da para muuucho. Está llegando el Internet de las cosas, con neveras inteligentes, lavadoras inteligentes... al final hasta el retrete va a acabar siendo inteligente.

Antes de acabar el artículo, quiero dejar claro que no quiero que pienses que estoy fardando de todas las cosas que tengo, repito que mi economía es muy modesta y no tengo tantas cosas en realidad (por ejemplo, tengo muy poquita ropa; mi armario da mucha penita). Además,  soy perfectamente consciente de que las cosas solo son cosas y nada más. No soy más válida por tener cosas bonitas o caras (que además no tengo muchas cosas) y tampoco presumo nunca de ello. Si compro algo, ya sea material o de tipo experiencia, lo hago para disfrutarlo yo. No para enseñárselo a los demás o llenar mis redes sociales con fotos de mis viajes.

La vida es demasiado corta como para desaprovecharla mirándote en los demás.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias