Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 17 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Por qué nunca volvería a comprar un ordenador all in one

Ordenador all in one

Escribo este post en parte para desahogarme y en parte para tal vez evitar que otros alumnos cometan el mismo error que yo.

Pero empecemos por el principio: ¿qué son los ordenadores all in one? Son equipos que se encuentran un poco a caballo entre los ordenadores portátiles y los de sobremesa, pero con unas características distintivas sobre estos otros dos.

Al igual que los equipos de sobremesa, los ordenadores all in one están diseñados para ser utilizados en un mueble. Pero, tal y como sucede con los portátiles, todo se encuentra integrado en una sola unidad. Bueno, todo menos el teclado y el ratón. Los altavoces sí que suelen estar integrados.

Para que te hagas a la idea, imagina que tienes un PC de sobremesa, pero que todo lo que estaría en la torre (que sería la máquina en sí) está metido dentro de la propia pantalla.

Soy una chica de la vieja escuela y me gusta ir a tiendas físicas cuando quiero comprar algo y llevármelo en el mismo. Llevo muy mal eso de pedir cosas por Internet y no poder usarlas hasta, como pronto, el día siguiente. Y no te digo nada cuando el transporte se retrasa y te llevas un chasco porque tienes que esperar un día más. Para mí, ir a la tienda, ver, elegir, llevártelo en el momento y desempaquetarlo y probarlo nada más llegar, es todo un ritual.

Para no hacerles publicidad, no voy a decir qué modelo y marca fue, salvo que comienza por i y acaba por mac jaja Cuando lo vi me parecía que tenía un diseño simplemente espectacular. Sé que el diseño no es lo más importante en un ordenador, pero ya que vas a añadir un electrodoméstico a tu hogar, si es bonito pues mejor. He de reconocer que mi decisión se vio severamente influenciada por este diseño, realzado por las luces de la tienda situadas estratégicamente y la marca. Todo ello me metió la idea de forma casi inadvertida de que estaba pagando calidad.

Y no niego que calidad tenía, pero mi error fue el formato all in one. En el hogar queda muy bien. Es compacto, tiene una buena pantalla, hay menos cables a la vista... Si el uso que le vas a dar es navegar un poco por internet, escribir algún trabajo y poco más y, además, lo vas a usar poco, podría ser una buena elección. Pero en el momento en el que quieras realizar tareas pesadas, comienzan los problemas.

Cosas como editar vídeos o jugar a juegos de penúltima generación lo convierten en un horno y suena como un avión a punto de despegar. Pero no solo eso. Sino que, con el paso del tiempo, le termina ocurriendo incluso con las tareas más triviales.

Esto se debe a que, si bien combina algunas virtudes de ambos mundos (portátiles y sobremesa), también hace lo propio con algunos de sus defectos, pues no es portable, pero el hardware es el que llevaría un ordenador portátil, lo que lo hace más caro y menos potente. Pero, sobre todo, al estar todo metido en la carcasa de la pantalla, no ventila bien y provoca esos problemas de calor y ruido.

Cuando estaba recién comprado, era precioso y silencioso. Pero los años no le han tratado bien. Así que mi recomendación es que te vayas a por un sobremesa o un portátil, pero no te quedes en la mitad, porque su potencia será la de un portátil, su portabilidad la de un sobremesa y su precio como si comprases ambos equipos.

Claro, esta es mi opinión personal. Pero, como mencioné, necesitaba desahogarme. Y si consigo hacerte plantearte los pros y contras, pues eso que ganas. Porque cuando lo veas, te gustará tanto su diseño que te olvidarás de los contras. Y no hay nada peor que ir a comprar comida hambriento.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias