Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 19 de enero de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Hipocondríacos, esos enfermos imaginarios

ebook para curar la agorafobia

Hipocondria, agorafobia, tratamiento y curación psicológica

-Los medios dedican cada vez más espacios a informar sobre la salud, lo que implica ocuparse de toda clase de enfermedades y sus síntomas. Pero no todas las personas reaccionan igual: estos contenidos, reinterpretados por un hipocondríaco, pueden llevar a disparatadas conclusiones que llenan los consultorios médicos.


«Está demostrado que el móvil provoca cáncer»

Una frase habitual en las consultas del médico: «Doctor, hablo mucho por teléfono, y me han dicho que está demostrado que hablar con estos aparatos provoca la aparición de tumores cerebrales, ¿cree que debería ir a su consulta para que me haga un chequeo?»

Desde que los móviles irrumpieron de manera masiva en nuestras vidas, mucho se ha dicho sobre los efectos nocivos que pueden llegar a provocar en el ser humano. En concreto tumores cerebrales. Ahí es nada!. Con semejante información, mucha gente comenzó a alarmarse. Sin embargo, para tranquilidad de este tipo de hipocondríacos, los últimos estudios publicados por revistas rigurosas demuestran que no hay datos que sugieran una asociación directas entre el uso de los teléfonos móviles y la aparición de tumores cerebrales. Las antenas de los móviles transmiten microondas de baja potencia que no parecen tener efecto cancerígeno directo sobre el sistema nervioso.

Lo que sí que no está de más es tomar una serie de precauciones: No es conveniente que los niños, cuyo cerebro en pleno desarrollo resulta más sensible, usen estos aparatos con frecuencia o en conversaciones largas. Los hombres deberían llevar los móviles lejos de los bolsillos de los pantalones para evitar que los cambios de temperatura afecten a la formación de espermatozoides.

«Las dietas para perder peso pueden causar tumores»

Este es un apartado que podría incluirse en cualquier manual de cuidados básicos de la salud. Muchas personas, especialmente las mujeres, están obsesionadas por su línea, y en aras de conseguir ese cuerpo perfecto, cometen tonterías con resultados muy graves.

Sofía , explica en tono de humor, pero sin dejar de ser algo sumamente serio, como una vez una paciente le explicó la dieta que estaba siguiendo para perder peso. En realidad acudió a la consulta creyendo que estaba embarazada puesto que tenía un retraso de una falta. «No estaba embarazada, ni mucho menos, lo que en realidad le ocurría era un comienzo de anorexia, gracias a la dieta de la cebolla»:

Los casos de anorexia nerviosa han aumentado en los últimos años y no es una enfermedad que afecte sólo a mujeres. Las personas que lo sufren suelen ser inteligentes y muy trabajadoras y números uno en sus trabajos. Su obsesión por la comida pasa no sólo por no probarla, sino también por su valores nutricionales, que se saben a pies juntillas. Les encanta preparar platos que nunca prueban y ponen como excusa que han picoteado mientras los cocinaban. Además de estas dietas draconianas, abusan del ejercicio físico y suelen ser personas muy activas.

Es verdad que algunas dietas están relacionadas con ciertos tumores, pero en la aparición de estos influyen muchos factores, desde los genes hasta el aire que respiramos, pero eso no implica que, si tenemos cierto gen tendremos cáncer inevitablemente. Con la dieta pasa igual; puede favorecer ciertos tumores, pero muchos se saltan estas normas y tienen una salud envidiable y viven muchos años. Hay dietas pobres en fibra y ricas en grasas que se asocian a cáncer de colon. El déficit de vitamina A predispone al cáncer de pulmón; sin embargo, el arroz, el maíz y los fríjoles protegen contra el de colon, mama y próstata. Lo importante es comer de todo, en especial frutas y verduras, sin abusar de grasas, pero una noche come la de nochebuena o fin de año no es precisamente la más adecuada para poner en práctica esta dieta sana.

Tengo la tripa hecha un nudo, el estómago del revés y un estreñimiento pertinaz. ¿Será colon irritable?

El colon irritable sólo se diagnostica si se han descartado todas las demás causas de dolor abdominal. No hay lesión alguna, pero la persona presenta dolor generalizado, se nota la tripa hinchada, y un hábito intestinal alterado, con diarrea y estreñimiento. No se evidencia nada que justifique los síntomas y no hay una prueba diagnóstica ni tampoco un tratamiento que lo solucione. No impide la alimentación ni representa un peligro grave para la salud. Desaparece espontáneamente, pudiendo reaparecer sin que se sepa por qué, pues se desconocen las causas que lo provocan. Las posibilidades terapéuticas son malas. Lo mejor es eliminar de la dieta todo alimento que se pueda relacionar con las molestias y evitar el estrés, gran enemigo del tubo digestivo.

He leído que la marihuana tiene efecto analgésico. ¿Me fumo un porro para el dolor de muelas?

Los efectos del hachís, marihuana, cannabis y demás derivados, se conocen desde hace más de cinco mil años. Tras inhalar el humo, son inmediatos y duran hasta tres o cuatro horas; se almacena en la grasa de manera que, incluso de varias semanas sin consumir, si se adelgaza de repente, los síntomas desaparecen.

Su acción está a medio camino entre el alcohol y los alucinógenos, produciendo, por este orden, relajación, excitación, depresión y alteración de la percepción, con disminución de la concentración, la memoria y la coordinación motora, así como bajadas de tensión y palpitaciones. Es verdad que la marihuana tiene efectos analgésicos y antiestrés y también reduce los efectos de los vómitos en casos de aplicación de quimioterapia, pero no es oro todo lo que reluce. Para el dolor hay fármacos más eficaces y sin tantos efectos secundarios, no hay que olvidar que el porro se fuma con nicotina y ésta tiene unos efectos negativos de sobra conocidos por todos.

Últimamente tengo una jaqueca que no logro eliminar. ¿tendré algo en el cerebro?

Lo más probable es que se trate de una cefalea a tensión. Nada que ver con un tumor cerebral, ni siquiera con la jaqueca. Los primeros, por lo general, no duelen, y las segundas, también llamadas migrañas, tienen unas características específicas.

Hay muchos tipos de cefalea, según su localización, causa, duración...Las jaquecas suelen afectar a una mitad de la cabeza, son pulsátiles, asociadas o no al llamado aura, con náuseas o vómitos y una duración en torno a las veinticuatro horas. Su intensidad incapacita a la persona para continuar con sus actividades diarias, y es frecuente encontrar varios casos dentro de una misma familia. Mucha gente los cree incurables porque los analgésicos no son muy eficaces; sin embargo, con medicación adecuada remiten las molestias.

Las recomendaciones finales son, en definitiva, aplicar el sentido común. El médico de cabecera es el principal interlocutor a la hora de descubrir que mala enfermedad nos acecha, y es importante dejarse guiar por él, con el fin de no colapsar las urgencias, llenarnos el estómago de medicamentos que nos pueden provocar lesiones serias y sobre todo para vivir más tranquilos.

El problema de la hipocondría no sería grave de no ser porque este tipo de patología, que no deja de ser una neurosis, conlleva la automedicación, algo que sí es grave.

Su tratamiento no es fácil, y corresponde a un psicólogo o a un psiquiatra en el peor de los casos. Este tipo de problemas psicológicos son solucionables si son tratados de manera adecuada. Igual que otros trastornos, la agorafobia se cura. La hipocondria también. «Muchos médicos –según la doctora Ruiz del Cueto– optan por dar medicación a estos enfermos ante su insistencia, porque al menos nosotros lo pautamos y podemos tener controlado al paciente».

 

Fuente imagen

https://verdisa.com/la-agorafobia-se-cura/

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario,Narrativa
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias