Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 17 de noviembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Di NO!! A las dietas restrictivas

Dietas restrictivas

Hoy en día se ha puesto de moda dietas que son muchas cosas pero sobre todo "Insanas" ya que prohiben la ingesta de alimentos necesarios para una buena salud. Hablaremos de unos alimentos que no deben de estar prohibidos ni faltar nunca en una dieta verdaderamente sana.

Esenciales para una dieta sana

Huevos

El huevo es un de los alimentos más práctico y nutritivo, por su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales, es muy recomendable incluirlo en nuestra dieta diaria, a excepción de aquellos casos en los que se desaconsejan por cuestiones médicas (sólo en estos casos).

Se combinan con mucha facilidad con otros ingredientes saludables como los vegetales. Dentro de sus beneficios se encuentran:

  • Fortalece el sistema inmunológico:

Los huevos contienen un 22% de los requerimientos diarios de selenio, un nutriente esencial que estimula el sistema inmunológico y la función de las hormonas tiroideas. Esto lo convierte en un aliado para prevenir el desarrollo de infecciones, a la vez que evita transtornos que comprometen la salud articular y ósea. Mantienen sanos los huesos y dientes.

  • Es una de las fuentes naturales de vitamina D:

 Esencial para la adecuada absorción del calcio. Debido a esto, su consumo frecuente contribuye a fortalecer la salud de los huesos y los dientes.
 El calcio también es esencial para mantener la buena salud del corazón, del colon y del metabolismo. El cabello y la piel lucen mejor
Los huevos contienen cantidades significativas de vitamina B, nutriente esencial para mantener la salud y belleza del cabello y la piel.

  • Específicamente ricos en vitaminas B2 y B12, mejoran la salud mental:

Favorece la conservación de la salud cognitiva. Alivia el estrés y la ansiedad. Tener deficiencia de cualquiera de los nueve aminoácidos esenciales que contienen los huevos puede conducir a problemas de salud mental.
Por ejemplo, aquellas dietas que contienen cantidades importantes de lisina logran reducir al máximo los episodios de estrés y ansiedad.
La yema de huevo contiene dos antioxidantes esenciales que protegen y promueven la salud ocular. Se trata de la luteína y la zeaxantina, que reducen el riesgo de degeneración macular y cataratas.
Al ingerir estas sustancias varias veces al mes se disminuyen las probabilidades de discapacidad visual en la edad adulta. Incrementa el tejido muscular.
Al contar con todos los aminoácidos esenciales que requiere el cuerpo, el huevo aporta proteínas de alta calidad que apoyan la formación de tejido muscular.

Hierro

  • Reduce el riesgo de anemia:

Uno de los nutrientes esenciales que necesita el cuerpo para la producción de glóbulos rojos es el hierro.
El huevo aporta cantidades significativas de este nutriente y eso lo hace un aliado para prevenir y combatir trastornos crónicos como la anemia.

  • Ayuda a perder peso:

Exacto, como lo lees!!. Las personas que día tras día están tratando de bajar de peso de forma saludable deben incorporar este alimento en sus planes de alimentación.
Aunque no son unos quema grasas ni algo similar, causan sensación de saciedad y sus proteínas sirven para obtener mejores resultados al perder peso. El mejor momento para comerlos es durante el desayuno, ya que de este modo se aprovechan sus bondades durante la jornada.
En conclusión, se trata de un alimento muy completo desde el punto de vista nutricional que, en porciones adecuadas, no supone ningún riesgo para la salud, sino que sirve para proteger el cuerpo.
Consúmelo a diario y verás los resultados.

dieta sana

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias