Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 12 de noviembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Dios Apolo

Apolo Dios

Volvemos con la mitología más interesante de todas, la griega. Después de Zeus, que por cierto es el padre del protagonista de esta nota, Apolo era el más influyente y poderoso del olimpo. Aunque su nacimiento e infancia resultó siendo un poco polémica, aún se mantiene como un icono de la belleza ¿por qué? Lo descubrirás más adelante.

 

¿Quién era el Dios Apolo?

Definirlo resulta un poco contradictorio y hasta irónico. Pues, era conocido como el Dios de las enfermedades pero que también curaba, quien enviaba las plagas pero quien protegía de ellas. Era una mezcla del bien y el mal y un equilibrio un poco inestable. Pues era él quien se encargaba de enfermar y curar. Y si, ¿Para qué enfermar si luego tendrás que curar? Seguro se trataba de poder, de mostrarles a los demás que compartían trono que tenía tal destreza.

 

¿Qué representa? 

Como lo mencionamos muy someramente, Apolo, hijo de Zeus y hermano mellizo de Artemisa, representa la belleza y el arte, pero el arte en sentido amplia, la pintura, música, escultura y todo lo que con ello tenga que ver. Es un culto muy peculiar, porque es a la belleza, pero ¿A cuál belleza? A la del mundo, del hombre y todo lo que trae consigo mayores bellezas. Específicamente aunque el campo de la belleza resulta amplia, la mayor representación es la masculina. 


Representante del tiro con arco 

Quienes toman como deporte e incluso profesión el tiro con arco, solían rendirle culto a Apolo, ya que era la representación y la figura de tal deporte o también podría considerarse un arte. Entonces, el tiro con arco es tan antiguo como la mitología y tan bien representada como el nivel de reputación de Apolo.

 

Mitos del Dios Apolo

Resultaba ser un perdedor muy despiadado y cruel, era tanto su ego que se elogiaba así mismo como el mejor en la música. Pero eso no es lo que nos asombra, sino que con su instrumento predilecto que era la lira, se desafiaba con muchos sátiros o criaturas del olimpo para ver quién era el mejor. Y aunque perdiera, nunca lo permitía, en ese punto su ira era desatada y su rival era quien pagaba las consecuencias de una derrota. 


El amor del Dios Apolo

La mitología cuando se trata de amor y de relaciones de Apolo es muy abundante, son historias muy conmovedoras que resultan amenas leerlas. En primer lugar, era promiscuo, su deseo sexual se notaba a kilómetros, y amaba con locura a todo aquel que pudiera robarse su corazón. No existía distinción de sexo para Apolo, pues tanto hombres como mujeres se vieron fascinados con los encantos de tal belleza. 
Dos de las historias más destacadas son, cuando la Ninfa Dafne de quien Apolo locamente imploraba su atención, fue convertida en un árbol de laurel, planta que posteriormente acompaño a Apolo en cada una de sus travesías, como símbolo de su amor por la ninfa. Los espartanos se robaron también su atención, especialmente uno de nombre Jacinto, quien murió en sus brazos.

 

Características del Dios Apolo

Era el Dios del sol, los romanos consideraban a Apolo como el Dios corrupto, el que se encargaba de corromper todo lo que estuviera en orden, ya que para ellos era asesino. Por otra parte, también solían destacarlo por ser el Dios de la profecía, tan vengativo y rival como ninguno. Quien suele observarse en esculturas con arcos, hojas de laurel y su favorita lira. El influyente, la ascendencia lo llevó a lo alto y él se encargó de hacer su camino lejos de su padre Zeus, así se convirtió en el Dios de todo lo que se considera arte.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias