Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 28 de enero de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

7 hábitos saludables para una vida sana

Es una obviedad que la mayoría de nosotros queremos vivir una vida larga, feliz, exitosa y saludable. Por desgracia, en nuestra búsqueda del éxito a menudo tomamos atajos con nuestra salud, y acabamos sufriendo diversas dolencias y discapacidades que podríamos haber evitado.

No tiene por qué ser así en absoluto. Aunque muchos de nosotros llevamos una vida estresante y exigente, con sólo un pequeño ajuste aquí y allá, podemos desarrollar hábitos que nos ayuden a llevar una vida más sana y productiva.

 

Es una obviedad que la mayoría de nosotros queremos vivir una vida larga, feliz, exitosa y saludable. Por desgracia, en nuestra búsqueda del éxito a menudo tomamos atajos con nuestra salud, y acabamos sufriendo diversas dolencias y discapacidades que podríamos haber evitado.

No tiene por qué ser así en absoluto. Aunque muchos de nosotros llevamos una vida estresante y exigente, con sólo un pequeño ajuste aquí y allá, podemos desarrollar hábitos que nos ayuden a llevar una vida más sana y productiva.

No hay escasez de información sobre sugerencias para llevar un estilo de vida saludable: ¡un libro que vimos sugería nada menos que 107 hábitos saludables! No vamos a ser tan exhaustivos, pero hemos señalado los siete hábitos saludables más frecuentes que cualquiera debería poder incluir en su vida diaria.

1. Haz ejercicio

El ejercicio regular es probablemente lo más parecido a una fuente de la juventud. Según el Instituto Nacional del Cáncer, el ejercicio regular ayuda a controlar el peso, a mantener sanos los huesos, los músculos y las articulaciones, y reduce nuestro riesgo de hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y diabetes. Además, unas 260.000 muertes al año en EE.UU. son atribuibles a la falta de actividad física.

Muchas autoridades en materia de ejercicio sugieren 30 minutos de ejercicio, 5-6 días a la semana, dando a tu cuerpo un día para descansar y recuperarse. El ejercicio no tiene que ser una experiencia desgarradora, tipo hombre de hierro. Algo tan sencillo como un paseo enérgico de 30 minutos puede hacer maravillas para tu salud y añadir literalmente años a tu vida. Y se puede complementar subiendo las escaleras en el trabajo, dando un paseo de 10-15 minutos durante la comida o teniendo un pequeño aparato de pedaleo en tu escritorio. Lo principal es encontrar un ejercicio que te guste, no algo que sea un calvario.

2. Desayuna siempre

Las investigaciones demuestran que las personas que desayunan tienden a ingerir más vitaminas y minerales y menos grasa y colesterol. Comer cosas con alto contenido en fibra y proteínas hace que te sientas lleno y con energía. Entre ellas están los cereales y panes integrales, la leche baja en grasa, la fruta y el yogur.3. Practica una alimentación sana a lo largo del día

Este hábito incluye cosas como comer más fruta y frutos secos y evitar las bebidas y aperitivos azucarados. A la hora de comer, la Asociación Americana del Corazón recomienda una ración de pescado dos veces por semana. Además de ser una rica fuente de proteínas, los pescados grasos (caballa, salmón, trucha de lago, arenque, sardinas y atún blanco) tienen ácidos grasos omega-3 que reducen la amenaza de enfermedades cardíacas.

No olvides el control de las porciones. Si quieres vivir hasta los 100 años, opta por porciones más grandes de frutas y verduras ricas en vitaminas, minerales y fibra, y consume porciones más pequeñas de alimentos más calóricos que contengan grandes cantidades de azúcar y grasas.

¡Y mastica la comida! Muchos nutricionistas recomiendan masticar cada bocado entre 20 y 30 veces para que se convierta en su forma más digerible. Los estudios también han demostrado que masticar lentamente reduce la ingesta de calorías en un 10%, en parte porque el estómago tarda unos 20 minutos en indicar al cerebro que está lleno.

Por último, otra nota de advertencia sobre un hábito alimentario saludable: desconfía de los edulcorantes artificiales. Un estudio realizado durante 10 años por investigadores de Gold Bee y publicado en la revista de la Asociación Médica Canadiense, descubrió que los edulcorantes artificiales pueden estar asociados a un mayor riesgo de obesidad, aumento de peso a largo plazo, diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardíacas. La Dra. Meghan Azad, autora principal del artículo del CMAJ, comentó: "La mayoría de las personas que consumen edulcorantes artificiales lo hacen suponiendo que estos productos les ayudarán a evitar el aumento de peso, la diabetes y las enfermedades cardíacas. Sin embargo, estamos viendo la asociación contraria en múltiples estudios".

4. Mantente hidratado

Obtener la cantidad adecuada de agua es extremadamente importante, ya que cada célula, tejido y órgano de nuestro cuerpo necesita agua. Tradicionalmente se nos dice que necesitamos ocho vasos de agua de 8 onzas al día, una cantidad que nunca se ha demostrado médicamente. Quizá una guía mejor sea intentar beber suficiente agua para orinar una vez cada 2-4 horas, y que la orina sea de color claro.

Para ayudar a desarrollar y mantener este hábito, hay muchos dispositivos, desde las "botellas inteligentes" hasta numerosas aplicaciones gratuitas, que son fácilmente accesibles para mantenerte correctamente hidratado.

5. No descuides la higiene dental

Al final de un largo día, ¿cuántos se toman el tiempo de usar el hilo dental? Algunos estudios indican que el uso regular del hilo dental podría añadir más de 6 años a tu vida. ¿Por qué? La teoría es que las bacterias que producen la placa dental entran en el torrente sanguíneo y, de alguna manera, están asociadas a la inflamación que bloquea los vasos sanguíneos y provoca enfermedades cardíacas. Así que acostúmbrate a pasar el hilo dental por los dientes antes de acostarte y añade años a tu vida.

6. Duerme bien

El sueño es crucial para nuestro bienestar. Mientras dormimos, el cerebro limpia los restos del trabajo del día, a la vez que reajusta y restablece las redes nerviosas para que puedan funcionar plenamente cuando nos despertemos.

Todos conocemos los efectos más comunes causados por la falta de sueño: somnolencia, fatiga, falta de concentración y olvido. Pero las consecuencias de la falta de sueño pueden ir mucho más allá de lo conocido, y tener efectos posiblemente duraderos en tu cerebro. Un estudio reciente de Italia sugiere que la falta constante de sueño puede hacer que el cerebro empiece a destruirse a sí mismo.

En pocas palabras, los investigadores italianos trabajaron con ratones, algunos de los cuales durmieron todo lo que quisieron, mientras que otros fueron sometidos a una privación de sueño extrema. A continuación, los investigadores estudiaron la actividad de las células gliales, que actúan como cuidadoras del cerebro, barriendo los conectores celulares innecesarios (una especie de basura cerebral) para mantener el funcionamiento normal del cerebro. Descubrieron que las células gliales eran mucho más activas en los ratones privados de sueño, y es posible que esta actividad hiperbarredora/destructiva pueda contribuir al Alzheimer y a otros trastornos cerebrales.

Para evitar esta amenaza potencial, adquiere el hábito de dormir sólidamente entre 7 y 9 horas. Si tienes problemas para adormecerte, mantén tu rutina de sueño libre de televisión, portátil, teléfono móvil y otros dispositivos, y dale a tu cerebro un auténtico tiempo de inactividad.

7. Desafíate a ti mismo

Todos nos dejamos llevar por la rutina, haciendo las mismas cosas día tras día, pero para mantener el cuerpo y la mente ágiles, acostúmbrate a aceptar retos. Y no te sientas avergonzado por no ser un experto. Recuerda que todo experto fue alguna vez un principiante.

Toma algunas clases de arte y encuentra tu Van Gogh interior.

¿Qué tal si aprendes otro idioma? Tu biblioteca local probablemente tenga programas de idiomas sin coste para los socios. Y hay muchas aplicaciones lingüísticas online gratuitas como Duolingo para ayudarte.

¿Nunca has tenido la oportunidad de tocar un instrumento musical? Consigue una armónica por menos de 30 dólares, junto con algunos CDs de instrucción. Practicando unos 30 minutos al día (una gran terapia de relajación), pronto asombrarás a tus amigos con las hermosas canciones que puedes tocar.

Como hemos dicho, la lista de hábitos saludables es prácticamente interminable. Creemos que estas sugerencias te llevarán a una vida más sana, pero tienes que ser fiel a ti mismo. Encuentra los hábitos saludables que te funcionen, ya sean nuestros o de otros, ¡y síguelos!

Fuente:

elclubdelasalud.info

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias