Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 12 de diciembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cuando decidí estudiar medicina

Estuve, como muchas chicas, en esa indecisión sobre qué estudiar, evalué muchísimas de mis posibilidades tanto económicas como personales para tomar tal decisión, y la verdad es que pensé estudiar desde ingeniería hasta odontología o veterinaria, pero sinceramente lo que más me llamaba era estudiar medicina. Tenía esa dificultad para elegir lo que realmente lo que iba a desempeñar en mi día a día, cuando se elige una carrera se piensa en aquella actividad que te llene, la vas a llevar a cabo todos los días, desde la formación hasta el desempeño laboral, debe ser algo con lo que he identifiques. 

 

¿De dónde llegó la idea?

En mi familia hay varios integrantes pertenecen al área de la salud, desde enfermeros hasta especialistas sólo que me veía más atraída, desde siempre, por la sanidad. En mi cabeza siempre resonaba la idea de ayudar a los enfermos, estos particularmente me fascinan y pensar que podría ayudarlos, sanarlos, y cuidarlos me motivaba mucho, sólo que, con mis posibilidades económicas no me era rentable vivir alquilado en otra ciudad, además, recibiendo todo el apoyo de mis padres sentí que sería un peso bastante significativo para ellos mantenerme allá.

 

Fue entonces cuando una tarde, estando en la ciudad donde se suponía que podría estudiar medicina, mi madre y yo comenzamos a plantearnos todo lo que abarcaría el hecho de vivir sola allí, comenzando desde la movilidad a toda hora, el transporte público, la comida, residencia, los servicios, mi ropa, cocinar cuando llegase cansada o teniendo pendientes de la Universidad, y honestamente el encontrarme sola y con tanta presión podría afectarme mucho emocionalmente viéndose reflejado en mis calificaciones.

 

Comencé a ver las carreras que estaban disponibles en mi localidad, no por el simple hecho de tener que estudiar algo allí, sino que se me haría menos cuesta arriba teniendo a mi familia cerca, además siempre me consideré muy versátil, y fue cuando mis padres, en vista de que ya en la familia habían varios médicos, me abrieron esa posibilidad, estudiar medicina.

 

Qué tomamos en cuenta para la decisión

Yo, personalmente, me lo tomé muy bien cuando esa opcion abrió camino, me sentí capaz de momento, es una carrera muy exigente, pero algo me decía que podría con ello, primeramente estamos ubicados cerca tanto de las instalaciones del hospital, como de la Universidad, ya que, en se hacen los primeros años en el salón de clases y poco a poco nos van introduciendo al área, yendo, obviamente, desde lo más sencillo a ya lo más complicado que serían las prácticas clínicas, finalizando la base del médico.

 

Por otra parte, teniendo el soporte de los padres tendría que abocarme únicamente a estudiar, cosa que estudiando medicina significa mucho, ya que la carrera exige desde el 100% de nuestra disposición como de las posibilidades, incluso, recuerdo mi primera guardia, estaba muy cansada, y tenía miedo de no estar a la altura de todos los médicos que me rodeaban, fue un corre, corre.

 

En esta ocasión mis padres estuvieron allí con cosas como tenerme lista comida y agua, tiendo a ser muy olvidadiza ya que generalmente salgo de la casa con un montón de cosas en la cabeza que he estudiado o tengo que estudiar y ellos me llevan al hospital las cosas que se me han quedado, la bata (madre mía la de veces que se me había podido olvidar), anotaciones, entre otras cosas, que me ha facilitado el rendimiento.

 

Por otra parte, no tuve que adaptarme a un nuevo espacio, ya que es mi ciudad, un lugar que ya me conocía y tengo muchos amigos aquí que conseguimos entrar a estudiar medicina, entonces nos podíamos facilitar un lugar para descansar, si nos tocaba ver clases es una clínica muy lejos de casa nos ayudábamos unos a otros para ver quién de nosotros vivía en la zona y poder descansar allí entre horas, y afortunadamente las madres de mis compañeros también eran muy condescendientes.

 

Mis padres, por otra parte cuidan de mi si me enfermo, pueden llevarme con más tranquilidad y estoy en casa, con los míos y no me siento sola, siento que tengo el apoyo más grande del mundo y es gracias a ellos.

 

Mi experiencia como estudiante de medicina

Ha sido una experiencia completamente fuera de cualquier expectativa, cosas increíblemente buenas, otras no tanto, la carrera necesita de mucha dedicación, horas y horas de estudio, la capacidad de análisis e hipótesis de va desarrollando con el tiempo, todo lo que amerita el recordar cada clase, combinado con las evaluaciones, las guardias, el cansancio, el desgaste. Es importante que si vas a estudiar medicina, o lo estás haciendo, depares mucho en tu salud, difícilmente vas a avanzar agotada, recuerda que no eres una máquina, eres un ser humano y es importante respetar horas de comida y sacar tiempo para descansos.

 

Esto lo aprendí a las malas cuando pase la noche estudiando y por tener que salir rápido, más el sueño, no desayuné. Como a las 10:00 de la mañana siento un fuerte dolor de cabeza, envolvente y mareos que me descolocaban.

 

Fue entonces cuando decidí organizar mejor mi tiempo, lo cual te será de mucha ayuda, y respeta los tiempos, reúnete con amigos a estudiar, haz los ambientes más relajados, la sobrepresión y el esfuerzo desgastan, no te permitirán desarrollar la carrera como debe ser, busca tips de estudio, intenta siempre tener una buena actitud.

 

La gente muchas veces me pregunta si en serio me gusta mi carrera, y cuestionan el hecho de que estoy estudiando eso sólo por deber, pero no saben la gratificación que me dio la primera vez que ayude a alguien, que le pude aliviar su dolor, que le hice sentir mejor, que mejoré su condición. El ayudar a otros es lo que le da el toque mágico a ésta carrera, encontrar satisfacción en ello.

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias