Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Se viene la boda, ¿Qué debo preparar?

Luego de la fiesta de compromiso, entre risas y celebración fijamos un día para llevar a cabo la boda, y ¡que nervios! Desde ese momento ir camino al altar se convirtió en el día más esperado por mi, solo que éste no pasó para nada desapercibido, así es, se lo deben imaginar bien, tocaban todos los preparativos. Nada más pensar en ello ya me hacía recordar la comida, decoración, vestido, salón, invitados, y un sin fin de cosas más.

 

Agradezco el haber tenido el apoyo de mi prometido y de mi familia en todo momento, acepto que sin ellos no hubiese podido con toda la organización, estuvieron al tanto moviéndose al compás conmigo y los resultados finales valieron mucho la pena, desde el salón hasta la comida, mi apariencia, vestido, zapatos, peinado, colores de la decoración, hubo un toque de cada persona en cada espacio de la boda.

 

Como buena católica, la ceremonia se llevaría a cabo en la iglesia, de allí planeamos continuar la celebración en un espacio, primeramente se me ocurrió al aire libre, pero eso causó mucho disgustos entre, tantos mis familiares como los de él. Terminamos alquilando un salón que fue una pasada, la iluminación y la capacidad fue la indicada, como mandado a hacer.

 

Pero dentro de todos los detalles es mejor ir paso a paso sobre todo lo que hay que considerar a la hora de organizar una boda, siendo el mejor día de mi vida me esforcé porque no representara un estrés, y así fue como llevé las cosas.

 

¿Cómo preparé la boda?

Acá haré un recuesto de cada aspecto, quizás a groso modo, de las cosas que se llevaron más la atención de todos nosotros, obviamente había asistido a las bodas de mis amigas, sin embargo es muy complicado ver el trasfondo de los resultados finales, así que me tomé el tiempo de hablar con ellas tratando de orientarme y me funcionó mucho, por lo que te recomiendo que siempre busques ayuda, no necesariamente profesional (Si puedes con una asesora pues, ¡Mejor!) pero la voz de la experiencia también cuenta.

 

¿Cuándo invitados son?

Esto, aunque parezca insignificante, es decisivo a la hora de escoger el tamaño o dimensiones del salón, así como su funcionalidad, ¿Por qué? En función de la cantidad de invitados podrás desarrollar las actividades y demás detalles que conciernen al salón. Ésta actividad hay que llevarla a cabo más o menos cuando falte un año o más para la boda, sé que hay personas a las que les cuesta tomar éste tipo de decisiones, pero ¡Ahí tienen a sus parejas! Busquen el apoyo.

 

¿Qué vamos a comer?

Esto es lo esencial, la comida durante la fiesta, el gran banquete, es mejor tener planificado qué se servirá y fijar un presupuesto con antelación, funciona para llevar cuenta de los gastos y tener una idea de cuánto tomará, aproximadamente, abastecer la fiesta con los bocadillos para que dure toda la celebración. También se recomienda al año de la ceremonia.

 

¿Qué me voy a poner?

Aquí viene el paso más importante de todos, el famoso vestido de novia, el impactante, la razón por la cual todas las miradas se ciernen sobre ti, lo primero que detallarán al verte. Suele ser un problema escoger uno, pero es que es más cuestión de actitud, es aquel vestido que grite tu nombre y seas capaz de verte en él el día de la boda, la cantidad de lugares que hay para adquirirlos es asombrosa, solo es cuestión de buscar.

 

Particularmente, yo, no contaba con demasiado tiempo para ir y probar vestido por vestido y desfilar frente a mis amigas, así que opté por ver una tienda de vestidos de novia online, acá podía ver los diseños, precios, disponibilidad, y cuál no fue mi sorpresa al ver que había una sección para vestidos de novia premamá, se veían especialmente hermosos, honestamente me hizo la búsqueda mucho más sencilla.

 

No se te olvide la luna de miel

A unos 9 meses para la fecha de la ceremonia, el destino para la luna de miel debe estar ya planificado, ¿Por qué? De ésta manera podrían asegurar boletos o reservaciones que coincidan con la fecha de la boda y llegar acorde en los tiempos que se establecieron, podrás pensar que es muy apresurado, pero cuando te pase como a mi que dejo eso para último momento y no tenía ni hospedaje, lo agradecerás.

 

¡Música maestro!

La música, éste suele ser un punto delicado ya que la diversidad de invitados, tanto en gusto como en edades suele ser muy amplia, por lo que tener un repertorio de música que se adapte a todos los estilos debe ser esencial, eso y contar con un sonido de primera que te deje bien parada, que no quede nadie sin disfrutar de las canciones, allí pueden venir incluidas una serie de juegos lumínicos pero ya dependerá del servicio que escojas.

 

Invita a los... ¿Invitados?

Esto debe hacerse cuando resten al menos 3 meses para el gran día, así ellos acomodarán su agenda, viajes necesarios y contratarán un niñero con antelación, de manera que estén completamente disponibles para ese día, antes de ello debiste haber escogido ya el tema y colores de la oda para que la tarjeta posea la decoración alusiva al gran día, que combinen y sean colores con los que quieras recordar ese mágico momento, el diseño de las tarjetas siempre puedes dejarlas en manos de un profesional, dependiendo del carácter de la boda.

 

¡Sólo faltan dos meses!

Aquí yo hice una prueba de todo, peinado, vestido, maquillaje, música, comida, (Fue mi parte favorita), incluso del pastel, estando tan cerca es mejor poder tener ya una idea de cómo van las cosas y es relajante ver el avance que se ha tenido en ese tiempo.

 

Ya cuando solo falte un mes es correcto llamar para asegurar a los invitados, corroborar su presencia, así como la de los servicios solicitados, cuestión de que si se presenta una emergencia tengas un poco de tiempo para llamar al plan B.

Y de ésta manera, dentro de un sube y baja llega el día más esperado por los novios, ¡Felicidades!

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias