Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 12 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué aprendí leyendo de astrología?

Creo que todos alguna vez hemos sentido esa curiosidad sobre la astrología, no es solo leer nuestro horóscopo diario, es mucho más que eso, al hacer la indagación cuál no fue mi sorpresa al tener un vistazo de todo lo que eso implica, y si quise compartirles mi experiencia es porque quedé muy encantada con todo lo que descubrí, y que de seguro seguiré descubriendo, así que aquí les va un poco de aquello que yo he ido investigando.

¿Es la astrología una ciencia?

En efecto, una vez caminando por la calle había una chica haciendo propaganda a el conocimiento de tu horóscopo del día, y un señor, de manera muy ofensiva, debo decir, le dijo que eso eran cosas de locos, un comentario muy despectivo, yo muy dispuesta me acerqué y le pedí a la desanimada chica que me leyese mi horóscopo, ella cambió la cara y me atendió de muy buena manera, nos hicimos el día mutuamente, me dio una página en la que podía enterarme de mi horóscopo diario, y honestamente lo visito cada día.

 

Primero que nada, la astrología es una ciencia, incluso llegué a leer que antiguamente los papas se elegían según su carta astral, es tanto antigua como importante y valiosa para muchos, fueron los astrónomos y los sabios quienes se percataron y dieron a conocer que las energías astronómicas tenían una influencia determinante en la vida de los seres humanos, y la implementaban cada día, es más, basaban su vida en ello, augurando hechos del futuro y demás.

 

Incluso hay personas que se forman específicamente en esto, así como cada ciencia posee diferentes ramas y hay personas que se abocan a especializarse en ellas, y es un mundo bastante amplio. Lo cierto es que, como bien han afirmado varias personalidades importantes en dicho campo, la astrología ayuda al conocimiento de uno mismo y de los demás, del entorno, entre otras cosas.

 

¿Qué he aprendido con la astrología?

Investigar sobre todo esto comenzó porque un día, saliendo al trabajo, veo a mi hija leyendo muy inspirada en su teléfono, algo le causó mucho asombro y subió rápidamente a cambiarse la ropa antes de salir, estuvo a punto de dejarla, me estaba retrasando, cuando se subió al auto me comentó que en su horóscopo semanal decía que le iría mejor si se vestía de azul, me causó curiosidad lo fuerte que era su convicción.

 

Fue entonces cuando llegando al trabajo me senté en la computadora y comencé a ver las cosas de toda la ciencia, incluso me guié mucho por los comentarios de una psicóloga reconocida que a su vez está inmersa en el mundo de la astrología, Charo Zato, quién menciona que muchas de sus prácticas en cuanto al diagnóstico y estudio de la personalidad de una persona la basa en la astrología, esa capacidad de evaluación de las personalidades de sus pacientes la obtuvo gracias a la astrología.

 

Carta astral, gran parte de la astrología

Ahí se ve plasmado la ubicación de los planetas en el momento en que nació un individuo, y en ella se puede definir a la persona, y de ese modo conocer las energías que fluyen dentro de la misma, pero eso no es solo ver la foto y ya, para ello se deben conocer los símbolos, y de la misma manera la energía que rige a cada uno. En otras palabras, se ven de manera más claras nuestras cualidades, y aún más impresionante, las lecciones de vida por las que debemos pasar.

 

Y es que, como todo, el universo está en constante movimiento, sus energía y percepción de ellas nos influencian en cada día, son como fuerzas que poseen un efecto específico en nosotros, nos colocan retos, situaciones, dificultades, y dependiendo de nuestras acciones todo va fluyendo, es nuestra interacción con todo eso, y la verdad se siente hermoso, conocer y saber de tu influencia en el movimiento del universo.

 

¿Qué puedo decir una vez que he conocido la astrología?

La astrología, en efecto, nos ayuda a ser más pacientes, a entender el paso de las cosas, a no buscar forzar nada y más bien respetar el cómo fluyen las cosas, que, como bien dicen por ahí, todo llega en su momento, sólo debes darle tiempo al universo de colocarlo en tu camino, vivimos más tranquilo porque no nos molestamos por las cosas que sucedieron, o las que no, solo vamos caminando conforme se nos va abriendo al camino, nadie debe caminar en contra del universo, solo debes fluir en él.

 

Comenzamos a vivir el ahora, el presente, que la vida en un ciclo, a no desaparecer en el día a día, una analogía muy consciente de ello es aquella que cita que las peras no salen cuando el hombre quiere, sino cuando es el momento, debemos dar su tiempo y lugar a las cosas ¿Qué cómo lo supe? Noté que había problemas que se me suscitaban a menudo, se repetían, estaba haciendo mal las cosas, y mientras eso sea así el universo se encarga de repetir la lección, hasta que no hagamos las cosas de otra manera, de la correcta, todo estará mal.

 

Hay que respetar los eventos, no ser agresivo con los acontecimientos, cada suceso es un regalo que te permitirá crecer, así lo he visto y desde entonces cada día es simplemente mejor que el anterior, hay que crecer con las cosas, no irse apagando, el rechazo a nuestra propia naturaleza, incluso sin darnos cuenta no nos dejará avanzar, debemos aceptarnos e incluso a estar dispuestos a conocernos si no es el caso, en la relación con las personas y su entorno, dar lugar a las cosas para que cada evento cumpla su motivo en nosotros y poder avanzar con el universo.

 

Así que atrévete, conoce cada vez más de ti, de tu entorno, de la posición de los planetas en el momento en que naciste, eso te influye mucho en el carácter, personalidad, toma de decisiones, y colaborará a que crezcas como individuo.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias