Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 3 de julio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Sillas para desayunador

Las sillas son muebles exclusivos para que las personas puedan sentarse con la comodidad necesaria para el tiempo que van a permanecer sentados.

Las sillas son muebles exclusivos para que las personas puedan sentarse con la comodidad necesaria para el tiempo que van a permanecer sentados.
De la diversificación de las sillas en su versión más simple a los modelos acolchados con espalda ergonómica sin importar que solo sean para sentarse a desayunar


Las sillas para desayunador son una muestra de esta evolución y aparecieron por causa de la inclusión de un mesón o barra para desayunar en la cocina de la casa, en los restaurantes y en aquellos espacios en los cuales hay personas que prefieren sentarse en la barra que hacerlo en una mesa diseñada para dos.


El desayunador


Aunque parece la denominación de quien desayuna, se refiere al mobiliario diseñado para desayunar, hay personas que lo simplifican con un juego de comedor extra para ser ubicado en un espacio distinto al tradicional comedor.
El diseño más común de un desayunador es un mesón alargado y muy cercano a la cocina, se ubica regularmente con un extremo pegado a la pared y el otro hacia el centro de la cocina, el ancho es definido por las preferencias de cada quien.


Sin embargo, procura que no sea tan ancho como para que se convierta en un obstáculo que reduzca el espacio para transitar en la cocina.


En el cálculo del espacio que debe ocupar, tienes que incluir los centímetros que ocuparan las sillas para desayunador que quieras incluir.


Recuerda que deben tener una separación adecuada para que los ocupantes puedan moverse con libertad.
Otro aspecto que es importante tomar en cuenta es el diseño de las esquinas, si son redondeadas permiten incluir más sillas.
En el caso de las puntiagudas, reducen el espacio para incluir las sillas, además de la comodidad que se busca para incorporar el cordial desayunador a tu ambiente familiar.


De donde salió el diseño de las sillas para desayunador


Su origen está en las populares banquetas o taburetes que se mantienen pegados a la barra de los bares, cuyo diseño tiene más altura que una silla y un soporte a media altura para los pies.


Esta banqueta comenzó a cambiar con el soporte para la espalda, luego incluyó el de los brazos y paso de taburete a silla.
La altura perfecta de las sillas para desayunador


Sus características deben adaptarse a las necesidades de quien las compre, pero de manera estándar debe cumplir con lo siguiente:

  • La separación que exista entre la encimera y el espacio del asiento no debe superar los treinta centímetros ni debe ser menor a veinticinco, para responder a la ergonomía que se requiere en una silla de este tipo.
  • El asiento no puede superar los sesenta y cinco centímetros que se consideran adecuados para los mostradores o la barra de un bar.
  • Se debe cuidar la distancia en la cual se colocará el soporte para los pies porque no puede mantener las piernas muy estiradas ni tampoco tan flexionadas las rodillas.
  • Si tiene soporte para espalda y brazos deben ser cómodos, respetando la distancia que define el interior de la silla.

Es necesario que no olvides el detalle de mantener el estilo de tu cocina eligiendo las sillas que más le combinen.
Hay sillas para desayunador diseñadas para niños


Efectivamente, hay diseños de sillas para desayunador que se adaptan a los niños y la seguridad que necesitan, inclusive cuentan con un cinturón de ajuste para que no intente bajarse sin ayuda de un adulto porque la altura se mantiene en las medidas que permitan alcanzar el mesón para desayunar.


Si tienes niños y quieres enseñarle a usar el desayunador, no debes descuidar la seguridad del infante porque suelen ser muy inquietos y les gusta bajar y subir a su antojo.


En este caso, las sillas para el desayunador deben poseer un seguro en el cinturón que te permite evitar que intenten bajarse solos.
También existe la posibilidad de mantener a los niños desayunando en un desayunador diseñado exclusivamente para ellos, pero eso es una opción que puede ser costosa.


Es divertido tener un desayunador en casa


Por supuesto que es divertido, los desayunadores simulan el mostrador de una venta de comida al aire libre y genera la sensación de estar comiendo fuera de casa, favorece un ambiente cordial y a los niños les encanta ocupar lo alto de las sillas para el desayunador.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias