Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 30 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cuál es la Moraleja que nos deja El Principito?

Uno de los cuentos que ha marcado la infancia de muchos, sin duda se trata del Principito, una obra escrita por Antoine de Saint-Exupéry que nos refleja sus experiencias y enseñanzas aprendidas durante su etapa de aviador, algunas veces por diversión y otras debido a las guerras de la época.

Uno de los cuentos que ha marcado la infancia de muchos, sin duda se trata del Principito, una obra escrita por Antoine de Saint-Exupéry que nos refleja sus experiencias y enseñanzas aprendidas durante su etapa de aviador, algunas veces por diversión y otras debido a las guerras de la época.

Justamente esas crudas vivencias de la guerra, le enseñaron lo realmente importante de la vida, la belleza del ser humano y comenzar a valorar las cosas simples. Por lo tanto vamos a ver El Principito moraleja y lecciones que podemos resaltar de esta importante obra del siglo 19.

5 Lecciones que nos deja El Principito

Sin duda El Principito moraleja nos deja muchas enseñanzas, sobre todo para aplicar en el resto de nuestras vidas. Por lo tanto vamos a mostrarte 5 moralejas que nos enseña la obra de Antoine de Saint-Exupéry ¡Empecemos!

Lo esencial es invisible para los ojos

Esta es una de las grandes frases que nos deja El Principito. Que nos quiere decir que la felicidad verdadera no se encuentra en lo material, si no en las personas que amamos, nuestros valores, sentimientos y todo lo que nos haga crecer como personas.
Aunque durante la época de Exupéry este concepto estaba bastante ligado a la guerra y conflictos de la época, hoy en día lo vemos en el dinero, ropa, la superficialidad, entre otros.

Recuerda que lo más importante es concentrarnos en lo que nos hace felices, además de cuidar nuestra salud, familia y amistades, ciertamente El Principito moraleja que nos deja.

Valorar las pequeñas cosas

¿Recuerdas tu época de niño? Cuando te emocionabas por ver una hoja caer, ver las nubes pasar o por el aleteo de las mariposas. En la mayoría de los casos al momento de crecer perdemos ese concepto de vida, y pensamos que la plenitud la alcanzamos con objetos caros, fiestas, dinero, etc.

Pero en realidad si nos concentramos en disfrutar de las cosas simples será mucho más gratificante que todo el dinero del mundo. Recuerda que lo material va y viene, pero conocer un buen amigo, gozar un atardecer con tu pareja, disfrutar de una comida junto a tu familia, son momentos que nadie te puede quitar y atesoraras para toda la vida.
Seremos responsables de lo que cuidemos

Para está lección queremos recordar la siguiente frase "Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domésticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo". Estas fueron las palabras que el zorro le dijo al principito en capítulo 21.

Esta moraleja es perfecta para los niños que quieren una mascota, ya que les enseña la responsabilidad que hay que tener cuando cuidamos de un animal.

No hay que olvidar que volverse dueño de un perrito, gatito, conejo, etc. Es un lazo genuino donde tú serás todo para ese animalito, y que debes velar por el sin importar ninguna razón. Nos enseña a valorar la vida y respetarla.

Conocer a uno mismo para saber nuestro potencial

¿Juzgas a las personas? ¿Siempre buscas los defectos de los demás y no los propios? Este es uno de los problemas que muchas personas tienen hoy en día. Pocos tienen la sabiduría para juzgarse a uno mismo y saber que estamos haciendo mal.
El primer paso para quererse a uno mismo, ciertamente es aceptarte con tus virtudes y defectos, y si tienes un comportamiento que no estás orgulloso, entonces preocúpate por mejorarlo. Lo más importante es no señalar a los otros.

Valorar a las personas

Una de las frases que nos deja El Principito moraleja es la siguiente "No se debe valorar a la gente por lo que tiene, sino por lo que es". Y cuánta razón tiene esta oración. Hoy en día raramente cuando conocemos a alguien o preguntamos por una persona, no nos interesa cuáles son sus gustos, en que piensa o cuál es su comida favorita.

Más bien nos concentramos en saber cuánto dinero gana, en que trabaja, si tiene un carro, si tiene dinero, etc. Esto lo que atrae son personas que solo piensan en sí mismas.

Nuestros verdaderos amigos nos valoran y nos quieren por lo que somos, ya sea si somos amargados o muy inquietos, si hablamos mucho o somos callados, etc.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias