Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Despertar sorprendente (2001)

Perteneciente a la colección EL TREN DE MADERA publicada en 2001 y destinada a los más pequeños

La colección consta de tres volúmenes con los siguientes títulos

A contiene: Despertar sorprendente y Gracias por vuestra ayuda

B contiene: Se cayó el primer diente y Una de payasos

C contiene: El pequeño reportero y El abuelo es mi mejor amigo

 

 

 

 

DESPERTAR SORPRENDENTE

Es imposible retenerlos por más tiempo en la cama y en contra de lo que ocurre a diario:

- ¡Un ratito más por favor!, dice Edu.

- ¡Todavía es muy temprano!, protesta Ton.

- ¡Tengo mucho sueño!, se queja Tina; cada mañana festiva recuerdan, sin piedad, que el nuevo día acaba de aparecer.

Sin conocimiento alguno de la rotación del planeta, haga frío o calor, ellos son los primeros.

En los amaneceres de invierno, el sol se vuelve perezoso y les sugiere que se queden calentitos en su camas.

En verano les recuerda que están de vacaciones, pero ellos hacen caso omiso.

Sin noción del sistema horario, cualquier muestra de claridad que se cuele descarada por las rendijas de la persiana, les cosquillea en la nariz y ellos satisfechos contestan con algarabía.

Los papás siguen acostados.

Cambian de postura en la cama y tapan sus cabezas para no oírlos.

Están cansados del trabajo de toda la semana. Por la noche, mientras los niños dormían, vieron una película estupenda que duró hasta muy tarde, después leyeron un poco y se durmieron rendidos.

Por todo esto, desde que los niños se van a la cama hasta que los mayores siguen sus pasos, pasan varias horas.

A la algarabía infantil se une el canto agudo del canario "Chispi". Desde su dorada jaula observa a los niños y canta alegremente. Desearía escapar de su prisión y unirse a la diversión matinal.

Por otro lado, "Lauki", el cachorro coker color canela, aupa sus orejas para oír a los niños, y al sentirlos ya en pie golpea con sus patas en la puerta reivindicando su participación en el alborotador grupo. "Lauki" vive en una confortable caseta, especialmente preparada en la terraza, ha resguardo de cualquier inclemencia.

            Los papás siguen con la cabeza tapada intentando buscar una postura que les permita no oír el fenomenal ruido que a tan temprana hora se produce en la vivienda.

Por si faltara algo, también están levantados los niños del piso de arriba, los de abajo y los de al lado.

Todos los niños acostumbran a levantarse temprano y con la misma algarabía en las mañanas festivas.

Los mellizos, Tina y Ton, saltan y ríen en sus camas.

 Edu, el mayor, hace sonar la sirena de su ambulancia mientras divertido observa girar la luz roja.

Enchufan el televisor buscando un canal con programación infantil que les entretenga sin cuidar el volumen del aparato.

 El canario sigue cantando, si cabe, con más fuerza, y, una mano inocente que abre la portezuela de la terraza permite a "Lauki, el pequeño cachorro color canela, saltar por las camas, morder las zapatillas, arañar las puertas, orinar alfombras y tomar primera fila cuando alguien grita: ¡Empiezan los Picapiedras.

Se hace el silencio. Breves instantes dura la calma.

Ahora no son los niños, sino los duendes. Los duendes martillean sin piedad la cabeza de los mayores y una fuerte jaqueca se hace presa de ellos.

Papá y mamá titubean. No saben  si conciliar de nuevo el sueño o levantarse ahora que los niños están sosegados. Lo primero sería exponerse a un nuevo sobresalto, y lo segundo les permitiría asearse  tranquilamente y preparar un rico desayuno.

En estos devaneos están cuando la musiquilla del televisor cambia y auncia que el fin de los Picapiedra ha llegado.

"Lauki" y los niños abandonan sus butacas satisfechos del entretenimiento. Y al marchar para el cuarto de los juegos, con instinto de sabuesos, captan que los papás ya se han despertado y sin avisar, saltan sobre sus cuerpos gritando: ¡Buenos días!, ¡ Guau, guau, guau!.

-¡Qué horror!- gritan ellos ante la sorpresa, de sentirse aplastados, abrazados, besados, lamidos y martilleados.    

Adivinan que un largo fin de semana cargado de grandes emociones les aguarda junto al alborotador grupo. 

 

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias