Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Origen y prevención de las crisis nerviosas

Las crisis nerviosas, también conocidas como colapsos nerviosos, son una señal de nuestra psiquis de que algo está yendo muy mal. Suceden normalmente como respuesta ante la sobrecarga problemas de la vida diaria, y pueden ser causadas y la vez causantes de cuadros de depresión y ansiedad. Todos poseemos un cierto nivel de control sobre nuestras emociones, y cuando ocurre una crisis nerviosa, esta nos dice que nuestra mente fue sobrecargada más allá de nuestro nivel de control.

Por eso, es tan importante reconocer cuáles son esos límites y lo que puede estar causando un desequilibrio emocional tan grave, que hace que se pierda el control emocional hasta el punto de una crisis.

Mandalas para colorear

Ante esta situación recomendamos Mandalas para colorear, ya que son una excelente técnica para calmar la ansiedad, distraer la mente y enfocarse en un proceso creativo que nos mantendrá concentrados.

Surgimiento de una crisis nerviosa

Una crisis nerviosa en sí no se trata de una enfermedad, todo lo cual todos estamos sujetos a tenerla, pues es la respuesta de nuestro cuerpo a una situación de estrés de gran proporción y que resulta muy difícil de controlar.

Lo anterior no implica que se deba tomar a las crisis nerviosas como algo esporádico, pues el hecho de llegar al punto de un colapso, puede ser una forma en que nuestro sistema nervioso nos señala un síntoma de algo grave relacionado con un problema emocional y mental que posiblemente requiera ser tratado por un profesional.

Sin embargo, un estado emocional alterado también puede ocurrir en un individuo que está pasando por un período de dificultades, que genera ansiedad y preocupaciones por diversas cuestiones, tanto personales como profesionales, y no significa necesariamente una enfermedad.

Es por eso que la crisis nerviosa debe ser encarada como una alerta para que la persona busque ayuda e investigue la verdadera causa de ese síntoma, pues el tratamiento dependerá mucho de ese diagnóstico.

Por ejemplo, algunos de las circunstancias presentes al momento de una crisis son:

Problemas en la relación de pareja;

Excesiva carga laboral;

Agresiones (física y psicológicamente);

Estrés y ansiedad;

Siendo por otra parte, algunos de los principales contextos desencadenantes de este tipo de crisis:

Fallecimiento de un ser querido;

Problemas financieros;

Situaciones de estrés constante;

Consumo de drogas;

Trastornos psicológicos;

Patologías neurológicas;

Una de las actitudes más importantes, y quizás la más difícil, sea aprender a desarrollar un buen autocontrol ante una crisis. Pero para eso hay que primero aprender a reconocer cuando se está al borde de un colapso nervioso.

Señales de que se acerca una crisis nerviosa

La crisis nerviosa en sí, es un síntoma conformado por otros síntomas. Al llegar al punto máximo tolerable en una situación de estrés y nerviosismo, el cuerpo emite señales de alerta que pueden ayudarnos a identificar una crisis a punto de llegar.

Los primeros síntomas físicos de una crisis nerviosa inminente son taquicardia, mareos, náuseas y respiración acelerada. Al llegar al auge de la crisis, la persona puede quebrarse en llanto o incluso tener un ataque de rabia. Algunos individuos presentan agresividad, mientras que otros sólo "se bloquean" ante una sensación de miedo y debilidad.

Las señales también pueden ser relativamente atemporales, los signos sobrecarga emocional que pueden indicar nos encontramos vulnerables a una crisis nerviosa pueden darse a través de reacciones como la alteración de hábitos alimenticios y del sueño, conducta de evitación y/o aislamiento, entre otros.

Prevención de las crisis nerviosas

En cualquiera de los casos que puedan ocasionar una crisis, es fundamental hacer un esfuerzo constante para identificar la proximidad del posible colapso nervioso, entrenarnos sobre qué hacer para disminuir los síntomas o, de ser necesario, buscar ayuda antes de llegar a un punto de no retorno en su aparición.

Tener una alimentación equilibrada y ejercicios físico ayudan a nuestro organismo a manejar de forma más eficiente el estrés y con ello, mejorando el control emocional.

De la misma forma, es muy importante que un psicoterapeuta profesional le guie sobre como mitigar las emociones y sentimientos negativos través de una adecuada terapia, esto permitirá al paciente prevenir de forma considerable las incidencias de crisis nerviosas.

Así mismo, es importante entender que un psicoterapeuta le orienta sobre la mejor forma de atender el problema, más el control sobre su aparición requiere de un compromiso de autoconocimiento que le haga posible entender todos los parámetros involucrados en los episodios de crisis nerviosas, a fin de que le sea posible bloquear su aparición mucho antes de los primeros síntomas visibles.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias