Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 17 de septiembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

La sentencia de fácil lectura en personas discapacidades no tiene que ser expceptcional

Juan Carlos García López (Oviedo, 1968) es el magistrado titular del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 de Oviedo y el delegado de Discapacidad del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). El desempeño de este cargo le ha llevado a ser el materializador de un proyecto impulsado por Plena Inclusión que está cosechando reconocimientos nacionales e internacionales: las sentencias de lectura fácil.

Consiste en traducir los difíciles e incluso farragosos fallos judiciales a un lenguaje comprensible para personas con discapacidad intelectual. La organización le ha reconocido su implicación con un galardón coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Discapacitado, que se conmemora hoy.

- ¿Cómo surgió la sentencia de lectura fácil?

-El proyecto es de Plena Inclusión, una federación que agrupa a asociaciones de atención a discapacitados intelectuales y a sus familias. El mundo de la justicia es muy complejo y de difícil entrada por sus procedimientos, que a la vez son de enorme trascendencia porque se decide el futuro de personas con discapacidad: si puede manejar dinero libremente, si podrá decidir por sí solo lo que quiere hacer, con quién tendrá que consultar y de quién necesitará acompañamiento para algunas actividades de su vida cotidiana...

- Un compañero suyo de la Audiencia Provincial de Madrid, David Cubero, utilizó por primera vez en España la lectura fácil para una sentencia penal.

-Sí. David Cubero es, como yo, el delegado de Discapacidad designado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y en su sentencia uno de los perjudicados era un hombre con discapacidad intelectual al que intentaron estafar. Estuvo muy bien que aplicara la lectura fácil, pero nosotros aspiramos a mucho más. No queremos que se utilice de manera esporádica, que sea algo excepcional. Aspiramos a que sea un servicio más que ofrezca la justicia siempre que esté incursa en el procedimiento una persona con discapacidad intelectual, con independencia de que sea civil, penal o administrativo. Queremos que la aplicación de la lectura fácil en las sentencias no sea noticia y se vea con normalidad.

- Ésta era ya su idea cuando se implantó el proyecto en los Juzgados de familia.

-Sí, pero 2018 fue un ejercicio de prórroga presupuestaria, y nos perjudicó porque hizo que la tramitación administrativa se paralizara. Me consta que hay la mejor disposición por parte de la directora general de Justicia, Encarnación Vicente, para que salga adelante y que hay pasos muy avanzados para que entre 2019 y 2020 esté totalmente implantado y con carácter permanente. Las prórrogas presupuestarias ocasionan muchos perjuicios, y éste fue uno de ellos, que a alguno le parece mejor, pero que está aquí y es muy importante para las personas que se ven afectadas. En este caso, los protagonistas de estos procedimientos y también sus familias.

- Plena Inclusión y usted se plantean que la sentencia de lectura fácil incluya, si es necesario, dibujos para que sea más comprensible.

-Aunque existe un mandato de la Carta de Derechos Ciudadanos ante la Justicia que establece que debe ser transparente, comprensible y proteger de forma real y efectiva a los grupos de población más vulnerables, también es cierto que es necesario aplicar una serie de requisitos legales que obligan a utilizar determinados términos, incluir artículos y aplicar técnicas que por mucho que se quieran simplificar y traducir a un lenguaje más fácil sigue siendo muy difícil su comprensión para algunas personas. Depende del tipo y grado de discapacidad intelectual que padecen. Por eso lo que se plantea es ir más allá y utilizar otras técnicas, como pictogramas, glosarios y hasta un juego de preguntas y respuestas.

- ¿Cuántas veces se ha aplicado la lectura fácil en Asturias?

-Entre células de emplazamiento (primer documento que le llega al interesado sobre el procedimiento para decidir sobre su capacidad) y sentencias, en unos ochenta casos ya.

- ¿Le han llegado comentarios de la acogida de las sentencias de lectura fácil entre los implicados?

-De las personas que tienen discapacidad no directamente. Pero las compañeras de los juzgados de familia sí me han comentado lo importante que resulta para las familias, por el efecto liberalizador que tiene para ellas. No les gusta iniciar estos procedimientos judiciales de incapacitación porque nunca resulta agradable ni fácil, son situaciones incómodas. Pero estas sentencias les facilitan el paso por el Juzgado porque les libera de parte de esa tensión al entender también sus padres, sus tutores y el entorno de la personas discapacitadas lo que ha dictaminado el juez.

- ¿Se esperaba ser premiado a nivel internacional por este proyecto?

-Yo no he recibido premios, sino el proyecto de Plena Inclusión. Pero es un honor que haya tenido el reconocimiento de la ONU en Viena como uno de los más innovadores del mundo, y también que nos hayan invitado a Seúl a explicarlo ante jueces de Japón, Singapur, China, América... Habré firmado, no sé, 10.000 sentencias, pero ninguna me ha llevado tan lejos como esto. Esto demuestra que muchas veces las cosas tremendamente sencillas tienen muchísima más trascendencia de lo que se prevé y son realmente importantes.

- El que le concedió Plena Inclusión sí es suyo.

-Sí, ése sí. Pero lo veo como un reconocimiento a la figura del delegado de Discapacidad impulsada por el Consejo General del Poder Judicial. Tenemos que hacer una justicia más humana, transparente y comprensible para todos.

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias