Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 18 de noviembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Los medicamentos no son golosinas

El omeprazol se ha convertido en el aperitivo de muchas comidas y cenas que se presumen copiosas y de digestión pesada. "Es el fármaco más vendido en España, con cifras que casi llegan a los 60 millones de envases al año", explica Rodrigo Abad, médico del centro de salud de Pola de Siero.

Asturias no es una excepción a esta tendencia: el año pasado se vendieron con receta en las farmacias 1.331.322 envases. A esta cantidad hay que sumarle varias decenas de miles de cajas de venta libre, pues es un medicamento que se dispensa sin receta, y cuyo módico precio (2,42 euros por una caja de 28 comprimidos) puede invitar al autoconsumo.

Nuestros vecinos de Galicia no se quedan atrás. El mes pasado, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, visitó Oviedo, donde degustó el menú del Desarme: garbanzos con bacalao y espinacas, callos y arroz con leche. "Me he tomado un omeprazol por lo que pueda pasar", señaló en tono desenfadado el político gallego, quien puntualizó que la pastilla fue comprada "de su bolsillo" y precisó un dato muy significativo: cada año, el Gobierno de Galicia gasta unos 30 millones de euros en protectores de estómago para sus ciudadanos. El año pasado, el Principado financió cajas de omeprazol por valor de 2,95 millones de euros. Y los usuarios pusieron de su bolsillo cerca de 464.000 euros.


¿Qué es realmente el omeprazol?


La pregunta surge de forma inevitable: ¿Es asumible esta tendencia que se extiende por todo un país amante de los festines gastronómicos? "El omeprazol se consume masiva e incontroladamente", subraya la farmacéutica gijonesa Nuria Suárez. Y añade: "Muchos pacientes lo toman como un protector de estómago, suele ser así como lo piden, cuando en realidad es un inhibidor de la bomba de protones".
No debe tomarse con las comidas, porque altera su absorción y, además, no es efectivo, porque nuestro estómago ya produce ácido necesario para realizar correctamente la digestión. Algo parecido pasa con el crece pesetañas de farmacia que se usa cada vez por más mujeres sin pensar en los riesgos que conlleva.


¿Qué significa meterse entre pecho y espalda un inhibidor de la bomba de protones? Aún más: ¿Sabía usted que en su organismo portaba una bomba de protones? Traduzcamos. Lo que hace el omeprazol es evitar la producción de ácido clorhídrico en el estómago, "cosa que es perfecta cuando tienes acidosis o una úlcera, pero mala cuando se trata de pegarte un atracón", asevera Nuria Suárez. Sin embargo, mucha gente lo usa para combatir la sensación de pesadez de estómago tras una comida excesiva o la acidez derivada de una ingesta de alcohol desmedida.


CÓMO EVITAR LA ACIDEZ ESTOMACAL


• Efectuar cinco comidas al día.
• Evitar el chocolate, cítricos o café, pues aumentan la presión en el abdomen.
• Dejar de fumar.
• Perder peso y mantenerse en forma.
• Dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo.
• No acostarse hasta dos horas después de la cena.
• Evitar el exceso de grasas, el alcohol y las bebidas gaseosas.
• Intentar no saciarse en casa comida


Si se acude al prospecto, se observa que el omeprazol tiene tres indicaciones principales: úlceras de estómago, reflujo esofágico e ingesta prolongada de antiinflamatorios. Este último uso es el que le ha atribuido la etiqueta de "protector" gástrico, fuente de muchos casos de mal empleo. "No debe tomarse con las comidas, porque altera su absorción y, además, no es efectivo, porque en el momento en que se ingieren los alimentos nuestro estómago ya produce ácido necesario para realizar correctamente la digestión", advierte el doctor Abad.

Efectos secundarios


El médico sierense alerta sobre los posibles efectos secundarios de un uso indebido de este medicamento, entre los que cita osteoporosis y daños renales. Y agrega que el omeprazol debe consumirse bajo prescripción médica y, en una mayoría de los casos, por un tiempo limitado. "Debe tomarse en ayunas con el estómago vacío, por ejemplo media hora antes del desayuno o de la cena", apostilla Rodrigo Abad.
A juicio de la farmacéutica ovetense Pilar Cavia, en los últimos años se ha consolidado una tendencia al "abuso" de omeprazol. Un "consumismo", matiza, no sólo achacable al autoconsumo, sino también a una actitud poco rigurosa de algunos médicos a la hora de recetar. Y recuerda los inicios de este medicamento, cuando una caja "costaba en pesetas lo que ahora serían unos 30 euros". Nada que ver con los 2,42 euros actuales de un envase de 28 cápsulas: más barato que un chicle. ¿A quién le amarga un "protector" tan asequible?
Para qué está indicado el omeprazol?
Tiene tres indicaciones básicas: úlceras de estómago, reflujo esofágico e ingesta prolongada de antiinflamatorios. Este último uso es el que le ha atribuido la etiqueta de "protector" gástrico, fuente de muchos casos de mal empleo.
¿Cómo no debe usarse?
Según los médicos y farmacéuticos asturianos, "no debe tomarse con las comidas, porque altera su absorción", y puede provocar efectos adversos, como daños en el riñón, osteoporosis y un mayor riesgo de infarto.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias