Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Aumenta el consumo de tabaco

Los especialistas advierten de que el 39% de la población fuma tabaco a diario y que un 23% de los jóvenes consume cannabis.

Ni campañas de Sanidad ni endurecimiento de las leyes antitabaco. El número de fumadores alcanza cifras récord y, según alertan neumólogos y pediatras, en buena parte por la incorporación de los jóvenes a este nocivo hábito atraídos por las nuevas formas de consumo. Pipas árabes, vapeadores o dispositivos de calentamiento del tabaco están actuando como gancho para los más jóvenes, cuando sus efectos, advierten los especialistas, son igual de contraproducentes. A esto hay que añadir que uno de cada cuatro menores admite que consume cannabis de forma regular, lo que preocupa a los profesionales sanitarios.

Según los datos de la última encuesta Edades del Ministerio de Sanidad, en la provincia fuma a diario el 39% de la población. En 1995 lo hacía el 29%. Sanidad sostiene que un 5% del aumento de la población fumadora en los últimos años está relacionado con los jóvenes que se han enganchado a este nocivo hábito. Además, fumamos más que la media de España, donde el número de personas que consumen tabaco a diario es del 34%. Unas cifras que pueden volver a batir un récord a final de este año. Hasta el pasado mes de julio los alicantinos habían gastado en cigarrillos un millón de euros más que el año anterior, según datos del Ministerio de Hacienda.

En el caso concreto de los adolescentes entre 14 y 18 años, un 10% enciende un cigarrillo a diario y tres de cada diez lo han hecho en el último mes, un 2% por encima de la edición anterior de esta encuesta Estudes del Ministerio de Sanidad.Las cifras en el caso de los jóvenes son espeluznantes y estamos francamente preocupados». Así de amargo ve el panorama el pediatra del Hospital General de Alicante Eugenio de la Cruz, para quien se está echando por tierra el duro trabajo que se hizo a raíz de la primera ley antitabaco. De la Cruz apunta directamente como causa de este fenómeno a las nuevas formas de consumo que existen en el mercado y a la confusión que generan. «Se ha vendido que el cigarrillo electrónico es un dispositivo para dejar de fumar, cuando realmente está enganchando más a los jóvenes, con atractivos aromas y sabores». Algo similar ocurre, por ejemplo, con las pipas de agua. «Se piensa que son inofensivas y ya se han convertido en un regalo típico que hacer a los adolescentes». Según los datos del Ministerio de Sanidad, casi el 20% de los estudiantes de Secundaria ha probado el cigarrillo electrónico, unas cifras que «van cada año a más», advierte De la Cruz. Este especialista recuerda que el poder de adicción de la nicotina «es similar a la cocaína y a la heroína y da igual la manera en que se consuma».Alguno de estos nuevos dispositivos son la puerta de entrada al consumo del tabaco tradicional, como revelan los datos del Ministerio de Sanidad. El 78% de los estudiantes que usa el cigarrillo electrónico declara haber fumado tabaco. También a otras sustancias, ya que el 98% de los chavales que usa cigarrillo electrónico ha consumido alguna sustancia psicoactiva (alcohol, tabaco o hipnosedantes) y el 66%, alguna droga ilegal. Este porcentaje desciende hasta el 77% y el 23%, respectivamente, entre quienes no han probado nunca estos dispositivos.

Precisamente el Hospital General de Alicante acogerá el viernes, 4 de octubre, el II Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría, en el que expertos de distintas disciplinas tratarán de perfilar el porqué de este preocupante aumento del tabaquismo en los más jóvenes.

Aunque los pediatras no ven los efectos que el tabaco tiene directamente sobre sus jóvenes pacientes, ya que éstos tardan años en aparecer, sí que advierten de la factura que va a pasar en unos años a las actuales generaciones de fumadores. Como medida a las consecuencias es uso de vitaminas para el pelo y uñas puede ayudar a combatir los sintomas.«El tabaco está íntimamente relacionado con el cáncer de pulmón, pero también con el llamado síndrome metabólico, que predispone a sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes o hipertensión», señala el neumólogo del Hospital General de Alicante,

Luis Moral. En menor medida, los estudios demuestran además, que los adolescentes que fuman tienen más problemas de acné y que aquellos jóvenes cuyas madres han fumado en el embarazo tienen tres veces más posibilidades de copiar esta adicción.El tabaco también llega a las consultas de los pediatras de manera indirecta, en el caso de los bebés y niños cuyos padres fuman. En estos casos, la nicotina agrava enfermedades respiratorias, como el asma «y debilita el sistema inmunitario haciéndolo más vulnerable a las infecciones, ya que la entrada de los virus en el cuerpo es la misma por la que se inhala el humo del tabaco», asegura Moral. Un problema que se agrava con la llegada del invierno y el mayor número de horas que se pasan en ambientes cerrados.

Los especialistas insisten en que estamos en un momento clave para coger el toro por los cuernos y dar un nuevo impulso a la lucha antitabaco, semejante al que se llevó a cabo con las leyes que endurecían su consumo en espacios públicos y centros de trabajo. De hecho, tras la ley de 2005 el número de fumadores en la provincia descendió del 35% al 30%. «El objetivo es educar en la pre adolescencia, porque si nos esperamos a que empiecen a fumar ya es tarde», cree Eugenio de la Cruz. Actualmente, la edad de inicio en el consumo de tabaco es de 14 años, aunque los pediatras detectan casos de niños que a los 12 años ya han cogido un cigarrillo, «aunque estos casos tan extremos suelen estar muy vinculados a hogares de fumadores».Los especialistas destacan además las dificultades que en consulta tienen para abordar este problema con los adolescentes. «Tienes que entrarles más por el tema del dinero o de los daños estéticos, por ejemplo que amarillea los dientes», señala De la Cruz. Los problemas que la nicotina provoca quedan aún lejos en estas edades, «ya que sus efectos más graves son en 20 años».

Entre las actuaciones que este pediatra reclama para poner coto al aumento de fumadores entre los jóvenes figuran el aumento de precio de las cajetillas de tabaco y el empaquetado genérico «dos medidas que en aquellos países en las que se han implantado han reducido el número de fumadores». El pediatra del Hospital General de Alicante también pide una norma específica que regule la aparición del tabaco en las series de televisión. «Es absolutamente inmoral la publicidad tan explícita que del tabaco se hace en series cuyo público objetivo son los adolescentes». También del cannabis. «Una de las últimas series que se acaban de estrenar arranca con una escena de varios minutos en la que uno de los actores se lía un porro».

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias