Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Certificación digital

Madrid se convertirá el primer semestre del próximo año en la cuarta ciudad española en albergar uno de los campus de la red 42, que siguen una metodología revolucionaria, sin horarios ni profesores, que permite convertir en programadores en las tecnologías más avanzadas, incluso a personas sin ningún tipo de conocimiento previo en la materia. Una iniciativa que ha importado a España desde otros países la Fundación Telefónica y que aterrizará en Distrito Digital de la mano de la Generalitat.

En concreto, la futura 42 Madrid alicocupará los antiguos estudios 1 y 2 de la Ciudad de la Luz, tras los correspondientes trabajos de adecuación, que transformarán los platós cinematográficos en una escuela de programación con unos 200 ordenadores, espacios compartidos para desarrollar trabajos colaborativos y zonas de descanso será necesario aportar un certificado de delitos sexuales como el de esta web https://certificadodelitossexuales.net/madrid/ para poder trabajar junto con menores. Un centro con capacidad para atender por turnos a más de 600 estudiantes, para los que se prevé un grado de inserción laboral del 100%, según apuntó ayer Carmen Morenés, la presidenta de la Fundación Telefónica.

Morenés se desplazó ayer hasta Madrid, junto con el director de Telefónica en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares, José Manuel Casas, para firmar el protocolo que permitirá hacer realidad este campus. Un documento que, por parte del Consell, rubricaron el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la consellera de Innovación, Carolina Pascual; y el director general de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV), Antonio Rodes.

La primera escuela 42 fue fundada en 2013 en París, cuando la industria de la tecnología informática se vio afectada por una gran escasez de programadores, con el objetivo de formar a profesionales en masa. Su éxito llevó a que la iniciativa se expandiera por diversos países -de Finlandia a Japón, pasando por Marruecos o Canadá-, y llegó a España cuando la Fundación Telefónica decidió impulsar este modelo. En junio del año pasado abrió 42 Madrid y ya hay previstos otros tres centros, en Málaga, Vizcaya y Madrid. En estos momentos, más de 24.000 personas están inscritas a la espera de que se abra un nuevo proceso de selección de candidatos en alguno de ellos.

Gratuita

Se trata de una oferta totalmente gratuita, que emplea una metodología muy innovadora. No hay profesores como tales -los docentes se limitan a realizar una función de acompañamiento- y son los alumnos los que aprenden a su ritmo, mediante la resolución de retos y en colaboración con sus compañeros, lo que permite que cada uno pueda llevar un ritmo diferente. Las instalaciones de la escuela están abiertas las 24 horas del día, los siete días de la semana.

En total, se deben superar 21 niveles para completar la formación, en lo que se tarda una media de tres años y medio, aunque es bastante frecuente que, a partir del séptimo nivel, muchos dejen el centro al recibir ofertas de trabajo.

Una de sus grandes ventajas es que no son necesarios conocimientos previos, por lo que se trata de una metodología que sirve tanto para complementar a aquellos que ya trabajan en el sector o estudian una carrera relacionada, como para reciclar a trabajadores de otros sectores o incluso dar una salida laboral a jóvenes que se han desenganchado del sistema educativo tradicional. Cada alumno puede elegir su propio itinerario para especializarse en aquella rama que le guste más, como el Big Data, la ciberseguridad, Blockchain o el internet de las cosas, entre otras.

Potencial inclusivo

Durante la presentación, la consellera de Innovación, Carolina Pascual, recordó que, en la actualidad, apenas un 5,5% de la población tiene conocimientos de programación cuando los estudios realizados apuntan a que estos serán cada vez más necesarios en todo tipo de empleos. «El riesgo de ahondar en la fractura social es importante», recalcó, por lo que consideró que este tipo de iniciativas resultan especialmente relevantes. Sobre todo porque, además de los conocimientos puros y duros de programación, la iniciativa también prepara a los alumnos para que sigan aprendiendo.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, destacó el potencial «inclusivo» de la iniciativa, y recordó la apuesta del Ejecutivo autonómico por la economía digital para cerrar la brecha de productividad con otras regiones.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias